Real Sociedad

El Sanse seguirá en Segunda B

El Sanse seguirá en Segunda B
Juantxo Lusa

Celorrio empató en el minuto 109 y Sangalli tuvo la gran ocasión de clasificar al equipo para la siguiente ronda con un disparo en el 122

IMANOL LIZASOAIN

A veces el destino es cruel con quien menos lo merece. El Sanse se despidió ayer del playoff de ascenso a Segunda División tras empatar en Zubieta ante el Fuenlabrada en un partido lleno de emociones que tuvo que resolverse en la prórroga.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y ver a los jugadores del Sanse arrodillados y abatidos tras el pitido final es una buena muestra de lo injusto que puede ser en ocasiones el fútbol.

Los de Jon Ansotegi, que ayer se estrenó en el banquillo a raíz de la expulsión de Aitor Zulaika en Fuenlabrada, fueron infinitamente superiores al conjunto madrileño, pero no aprovecharon las claras ocasiones de las que dispusieron en los 90 minutos reglamentarios y el encuentro tuvo que resolverse en la prórroga. Fue ahí donde el Fuenlabrada logró perforar la portería de Zubiaurre cuando estaba a punto de cumplirse el final de la primera parte del tiempo extra. En una jugada aislada por banda izquierda, Dioni llegó hasta la línea de fondo para, con un recorte, deshacerse de Le Normand y ceder en boca de gol a Cristian, que solo tuvo que empujar el esférico. El tanto de los visitantes obligó al Sanse a marcar dos goles en quince minutos para acceder a la siguiente eliminatoria, tarea complicada pero no imposible.

Con un Zubieta lleno hasta los topes y con personalidades de fama mundial como Steve Nash (exjugador de la NBA), el Sanse no bajó los brazos en la segunda parte de la prórroga y logró el empate en el 108 gracias a un remate de Celorrio tras el saque de un córner. Todavía quedaban doce minutos por delante y los potrillos pedían la ayuda de sus aficionados en cada jugada a balón parado. A falta de cinco minutos para el final llegó la única jugada polémica del encuentro. Capilla caracoleó dentro del área del Fuenlabrada y logró zafarse de un defensor que trató de cortar el avance del extremo txuri-urdin con una clarísima patada que el árbitro decidió obviar. Recordar que en el partido de ida, en el estadio Fernando Torres, el '10' del Sanse también fue objeto de pena máxima que el colegiado no consideró como tal.

Con Ansotegi dejándose la garganta desde el banquillo y los once jugadores al límite de sus fuerzas, el Sanse dispuso de una última falta para lograr la machada. Capilla sorprendió a todos los allí presentes y en lugar de colgar el esférico optó por ceder al borde del área para que Sangalli, en carrera, rompiera la bola. Si el disparo de Luca fue espléndido, la estirada de Fraixanet no se quedó atrás. El guardameta madrileño voló para enviar el esférico a córner y, a la postre, para dar por finiquitada la eliminatoria.

Como habrán podido comprobar, las líneas que han leído están centradas únicamente en los treinta minutos de la prórroga, pero antes ocurrieron muchas otras cosas.

El Sanse saltó al campo con el claro objetivo de marcar un tanto que le diera el pase a la siguiente ronda del playoff, pero el Fuenlabrada no le iba a poner las cosas nada fáciles. Presionó la salida de balón txuri-urdin con hasta tres hombres que impidió a Capilla y a Sanz encontrar con facilidad a los hombres de arriba. Pero ni por esas los hombres de Eloy Jimenez frenaron el ímpetu realista. Sola tuvo la primera ocasión clara del partido en el 37 con un disparo que conectó a media altura y terminó estrellándose en el larguero. Olaizola también tuvo el primero en sus pies, o mejor dicho, en su cabeza. Freixanet realizó la parada de la eliminatoria sacando un pie majestuosos cuando todos en Zubieta cantaban el gol del '11' realista mientras que en el segundo remate, Olaizola peinó demasiado el esférico y se marchó muy desviado. Con Gorosabel y Arrieta volcados al ataque por sus respectivas bandas, el Fuenlabrada encontró ahí un filón por donde poder hacerle daño al Sanse en la segunda mitad. Vicente se plantó solo ante Zubiaurre tras una gran cabalgada por banda izquierda. El delantero del Fuenlabra llegó algo extasiado al uno contra uno y mandó el balón al lateral de la red.

Con el cronómetro acercándose al minuto noventa, el partido entró en una vorágine de ocasiones para ambos equipos. Gorostidí mandó el esférico al palo en el 81 tras un potentísimo disparo desde fuera del área ante el que Freixanet hizo la estatua. Pero fueron los madrileños quienes tuvieron la última en el tiempo añadido. El árbitro señaló una inexsitente falta lateral y tras el saque de la misma el balón quedó huérfano en el área pequeña. Cristobal, autor del gol en la prórroga, optó por la colocación con el interior, pero su disparó se marchó lamiendo la escuadra izquierda de Zubiaurre.

Termina así una temporada memorable del Sanse, en la que no lograba meterse en el playoff de ascenso desde la temporada 2005/06. Cabeza bien alta y a pensar en las alegrías que nos dara Imanol Alguacil y los suyos la próxima temporada. Ahora tocan unas bien merecidas vacaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos