El Sanse también gana con Zulaika

Aitor Zulaika, animando a sus jugadores, ayer en Leioa. / MANU CECILIO
Aitor Zulaika, animando a sus jugadores, ayer en Leioa. / MANU CECILIO

Capilla, en la primera parte, y Calvillo, en la recta final, permiten al filial de la Real seguir en puestos de playoffs | El estreno en el banquillo del sustituto de Imanol se salda con triunfo en Leioa

OPTA LEIOA.

El Sanse sigue imparable, también con Aitor Zulaika en el banquillo tras el ascenso de Imanol Alguacil al primer equipo de la Real. No hay quien tosa a los potrillos, que siguen instalados en lo alto de la tabla tras imponerse ayer 0-2 al Leioa.

0 LEIOA

Unai, Morcillo, Córdoba, Iriondo, Alain (Dani, min. 64), Iosu Villar (Izaro, min. 81), Nico, Goti, Ascas, Óscar García y Leandro.

2 SANSE

Zubiaurre, Sola, Le Normand, Lapeña, Muñoz, Guevara, Sanz, Muguruza (Gorostidi, min. 85), Capilla, Olaizola (Calvillo, min. 46) y Celorrio (Dávila, min. 81).

Goles:
0-1: Capilla, min. 17; 0-2: Calvillo, min. 80.
Árbitro:
López Parra. Ha amonestado a los locales Alain, Iosu Villar y Leandro y al visitante Calvillo.

El filial blanquiazul dio toda una lección de buen manejo del esférico y de control de los tiempos en la primera parte, frente a un Leioa inédito en ataque. En la segunda mitad, los locales recuperaron el buen tono de anteriores citas ligueras y se volcaron en ataque, pero en una buena combinación culminada por Calvillo en el minuto 80 vieron esfumarse sus opciones de salvar un punto.

Tras su merecida victoria, el Sanse acumula ya ocho partidos sin perder (seis victorias y dos empates) y esta noche ha dormido en el segundo puesto de la clasificación, a dos puntos del líder. Además de desplegar un fútbol vistoso y práctico, demostró también porqué es uno de los equipos que menos goles encaja en la competición, ya que solo le han marcado un tanto en esos últimos ocho compromisos ligueros. Y eso que también el Leioa lo intentó, pero sin suerte. Unas veces la defensa, otras Zubiaurre y los palos, hicieron que los de Lambea, tres meses después, volvieran a caer en su feudo.

Zulaika introdujo tres novedades respecto al equipo de Imanol vencedor en la jornada anterior: Sola, Le Normand y Celorrio. Los blanquiazules tuvieron más el esférico en su poder desde los primeros compases de la contienda ante un conjunto vizcaíno que difícilmente superaba el centro del campo realista. El pivote Guevara imponía un férreo control y los balones que recuperaba llegaba con fluidez a sus compañeros más adelantados. Muguruza dispararía cruzado, lejos de la portería, y posteriormente Sola obligaría a Unai, de falta directa, a una gran estirada.

En una de esas llegadas, Celorrio luchó el cuero con la defensa y le cedió a Capilla para que éste lograra su quinto tanto de la temporada. Tras el gol, los blanquiazules perdonaron varias ocasiones muy claras para sentenciar el choque.

Los vizcaínos espabilaron tras el descanso. Salieron con muchas ganas y empuje para obligar a los de Zubieta a un esfuerzo en defensa que no les había hecho falta en la primera mitad. Nada más comenzar, Nico enviaba una vaselina que obligaba a estirarse a Zubiarrue en complicada postura. Poco después, el propio Nico, ahora de cabeza, enviaba a la cruceta un precioso centro al área.

La Real estaba cómoda y sus rápidas contras podían tener reflejo en el marcador en cualquier momento. Las fuerzas estaban más igualadas. La pelota rondaba una y otra área con el Leioa más en campo blanquiazul. Los cambios hicieron que el peligro volviera a estar en los contragolpes del filial realista. Sanz rozaría el larguero desde unos 25 metros y luego el rápido Muguruza, un puñal en la segunda mitad, dejaría al incorporado Calvillo para que éste, por bajo, cruzara el cuero lejos del alcance de Unai y dejara el partido sentenciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos