Real Sociedad

«Por supuesto que se puede ganar en Salzburgo, nosotros sí confiamos»

Los primeros de Salzburgo. Javier Illarregui y Arantzazu Arruti se disponen a subirse al autobús que les llevó al aeropuerto de Loiu para volar a Múnich. Son la avanzadilla de aficionados de la Real. /ARIZMENDI
Los primeros de Salzburgo. Javier Illarregui y Arantzazu Arruti se disponen a subirse al autobús que les llevó al aeropuerto de Loiu para volar a Múnich. Son la avanzadilla de aficionados de la Real. / ARIZMENDI

El desplazamiento ha comenzado. Los socios Arantzazu Arruti y Javier Illarregui, punta de lanza de los dos mil que se desplazarán a Austria

A. VICENTE

La movilización de aficionados txuri-urdin que empujarán al equipo en Salzburgo, el jueves que viene, ya ha comenzado. Arantzazu Arruti y Javier Illarregui, ambos socios de la Real e integrantes de la tamborrada Goazen Erreala, emprendieron ayer el viaje con el objetivo de volver con el pase a los octavos de final en sus maletas. «Claro que confiamos en ganar. La esperanza es lo último que se pierde. Entre todos empujaremos al equipo», advertían ayer a mediodía antes de subirse al autobús que les llevó desde San Sebastián al aeropuerto de Loiu, desde donde volaron a Múnich.

Se alojarán en Ingolstadt, donde reside desde hace años la hermana de ella. Estarán a dos horas por carretera de Salzburgo, ciudad a la que se trasladarán el mismo día del partido para juntarse con los cerca de dos mil aficionados que se movilizarán para arropar al equipo en el Red Bull Arena. «El equipo nos dejó chafados al encajar el gol del empate en los últimos segundos del partido ante el Salzburgo en Anoeta, pero la Real Sociedad es capaz de ganar fuera. ¿Por qué no? Nosotros confiamos», reflexiona Illarregui. Los dos coinciden en ver el vaso medio lleno: «En principio, solo vale ganar, salvo empates raros a tres, a cuatro goles... así que, mucho mejor porque no hay posibilidad de especular. La Real sabe que tiene que ir a por la victoria desde el principio. No vale salir a medio gas».

Conocen Salzburgo de otros viajes anteriores. «Es una ciudad preciosa en la que suele hacer mucho frío, pero en la que seguro disfrutaremos mucho por la invasión de camisetas txuri-urdin que se podrán ver por sus calles. El Salzburgo que conocemos va a ser muy distinto en esta ocasión. Los austriacos, que son gente tranquila, van a alucinar», advierte Arruti.

En los días que restan hasta el partido, la pareja prevé hacer turismo por Alemania y también van a asistir a un partido de fútbol, el que jugarán hoy el Ingolstadt y el St. Pauli de la Segunda división alemana.

Como ellos, otros muchos seguidores de la Real Sociedad irán llegando en los próximos días a las ciudades próximas a Salzburgo. La mayoría volará a Múnich. Otros llegarán por carretera. En las gradas del campo del Salzburgo, la Real estará arropada por más de 1.500 aficionados. «Ojalá podamos volver con el pase de la eliminatoria. El Salzburgo es un equipo ordenado, que tiene buenas individualidades, pero si la Real es capaz de dar su mejor versión, si consigue no encajar goles, tenemos todas las opciones del mundo», auguran. Antes, desde Alemania, seguirán el partido de mañana por televisión. «No podemos dejar escapar más puntos de Anoeta», advierten.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos