Real Sociedad

Salzburgo, más fútbol que nombre

El delantero noruego Fredrik Gulbrandsen trata de superar a Steve Mandanda en el Olympique de Marsella-Salzburgo del jueves en el Velodrome./AFP
El delantero noruego Fredrik Gulbrandsen trata de superar a Steve Mandanda en el Olympique de Marsella-Salzburgo del jueves en el Velodrome. / AFP

La Real sale bien parada del sorteo de dieciseisavos, pero la eliminatoria será complicada. El club blanquiazul evita a Arsenal y Milán, pero para batir a los austriacos y seguir en Europa tendrá que subir mucho su nivel actual

I. I.SAN SEBASTIÁN.

Sorteo favorable pero muy peligroso para la Real Sociedad en el cruce de dieciseisavos de final de la Europa League. Enfrente estará el Red Bull Salzburgo, el campeón austriaco, un equipo con mucho más fútbol que nombre. Ahí es donde se esconde la amenaza de la eliminatoria, en que el desconocimiento se traduzca en menosprecio e, inevitablemente, en una eliminación deshonrosa del torneo. El Salzburgo juega bien a fútbol, está acostumbrado a competir en Europa y sabe manejarse bien en los torneos de eliminatorias, virtudes estas dos últimas que no adornan precisamente a la Real. Por tanto, el equipo de Eusebio necesitará asirse al juego para seguir en la competición continental. El partido de ida se jugará en Anoeta el jueves 15 de febrero a las 19.00 horas y la vuelta, una semana más tarde, el jueves 22 a las 21.05. Entre medio, la Real recibirá al Levante en Anoeta, el domingo 18.

La mano inocente de Eric Abidal, embajador de la final del torneo, que se jugará en Lyon, fue generosa con la Real. Le abocó a una eliminatoria dura, igualada, incierta. ¿Dónde estriba la suerte, entonces? En que le evitó los cruces con Arsenal y Milán, sobre todo, dos transatlánticos del fútbol europeo que habrían comprometido mucho más la supervivencia del equipo de Eusebio en la competición. También esquivó a Lazio, Atalanta, Leipzig y Sporting de Lisboa.

A dos meses de la eliminatoria -con parón de la Liga austriaca desde la próxima semana hasta el 3 de febrero incluido-, cualquier pronóstico entra dentro del terreno de la ciencia ficción. Si el cruce se disputase la semana que viene, la Real no estaría en condiciones de reclamar el favoritismo. No ha ganado ningún partido de peso en lo que va de temporada (ha caído con Real Madrid, Valencia, Atlético y Zenit) y su juego languidece. Jugar primero en casa, algo que según la última moda parecen preferir los entrenadores, sería el golpe de gracia para los blanquiazules, débiles de locales. Sin embargo, en febrero -con el partido de Anoeta incluido en el abono europeo, por lo que los socios no tendrán que volver a pagar- todo puede ser muy distinto.

La ida se jugará en Anoeta el jueves 15 de febrero a las 19.00 horas y la vuelta, el jueves 22 a las 21.05

El partido se incluye en el abono europeo y los socios del club blanquiazul no tendrán que volver a pagar

La Real nunca ha jugado un partido oficial en Austria, pero ganó 7-2 al Rapid de Viena en Atotxa

No encaja goles

El Red Bull Salzburgo no es el líder de la Liga austriaca. Es segundo a dos puntos del Sturm Graz. Sin embargo, en la Europa League -a donde cayó de la previa de la Champions a manos del Rijeka croata- su trayectoria ha sido inmaculada. Ha ganado el grupo con solvencia por delante de un grande como el Olympique de Marsella. Solo ha concedido un gol en seis partidos, en su visita a Guimaraes (1-1). En casa no ha encajado ninguno y fuera marcó en Konya (0-2) y el citado tanto en Portugal. En su visita al Velodrome igualó a cero.

Esos números hablan de un equipo de perfil opuesto al de la Real, un festival de puertas abiertas: 16 goles a favor y seis en contra en Europa y 28 tanto a favor como en contra en Liga. En los duelos de eliminatorias la gestión de los goles encajados es vital y ahí el conjunto de Eusebio tiene ahora un problema muy serio.

Ayer, el entrenador del Salzburgo, Marco Rose, analizó el emparejamiento: «Conocemos a un oponente de larga tradición de una liga que es muy fuerte. Afrontamos un desafío emocionante, en el que podemos demostrar nuestra valía y ganar experiencia, pero no solo queremos ganar experiencia, también queremos progresar».

El director deportivo, Christoph Freund habló de un «emparejamiento atractivo» y un reto emocionante: «Jugar contra un club de la Liga siempre es interesante». La secretaría técnica de la Real maneja informes detallados del equipo austriaco, uno de los muchos que son sometidos a análisis rutinarios dentro de su sistema de seguimientos. Eusebio tendrá encima de la mesa todos los datos que requiera.

Enfrentamiento inédito

El Red Bull Salzburgo y la Real nunca se han enfrentado, tampoco con la denominación anterior del club, Austria Salzburgo. El conjunto blanquiazul ha disputado hasta la fecha 74 partidos europeos en todas las competiciones: Copa de Europa/Champions, Recopa y Copa de la UEFA/Europa League. Nunca se ha cruzado con un equipo austriaco.

Sin embargo, sí lo ha hecho en partidos amistosos. Constan enfrentamientos con el Rapid de Viena, el Wiener Sport Club, el First y el Wiener Amateur, que se hunden en lo más profundo de los tiempos. Se trata de partidos jugados en los años 20, tanto en Austria como en Atotxa. Por ejemplo, se produjo un 7-2 favorable a la Real frente a Rapid el día de Santo Tomás de 1923. Un año más tarde, en septiembre de 1924, hubo un espectacular 5-5 en Atotxa entre la Real y el Wiener Amateur. También la Real visitó Austria por aquellas fechas. La existencia de esos partidos está documentada, aunque no se puede descartar al cien por cien que se llegara a jugar alguno más.

Por entonces, los partidos amistosos tenían una relevancia inimaginable actualmente. Hasta la instauración de las competiciones europeas hace medio siglo, eran verdaderos acontecimientos. La Real, de hecho, hacía habitualmente giras por Centroeuropa, sobre todo por Checoslovaquia y Alemania.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos