Real Sociedad

Un partido para poner pie y medio en la siguiente fase

Vídeo: Análisis del partido de Miguel González / ENVIADO ESPECIAL GRÁFICO ARIZMENDI

La Real busca ante el Vardar un triunfo que le catapulte hacia los dieciseisavos de la Europa League

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZEnviado especial a Skopje

La Real Sociedad se juega hoy en el Arena Filip II Makedonski buena parte de sus opciones de estar presente en dieciseisavos de final de la Europa League. La derrota contra el Zenit en San Petersburgo en la segunda jornada ha reducido su margen de error en este torneo de forma considerable y ganar al Vardar, que ha perdido los dos partidos disputados ante Zenit y Rosenborg, se presenta como una obligación si quiere llegar lejos en la competición continental.

El cuadro blanquiazul llega avalado por el triunfo conseguido el sábado en Vitoria ante el Alavés, que cerró una racha de malos resultados y refuerza la moral de una plantilla que siempre ha creído en sus posibilidades. Más que por los tres puntos sumados, la imagen de fortalece ofrecida en Mendizorroza es la mejor forma de afrontar este compromiso europeo en el que tanto se juega. Los de Eusebio volvieron a dejar la portería a cero un mes después de hacerlo ante el Rosenborg, un dato muy significativo cuando venían de encajar dieciséis tantos en cinco partidos.

Aquella aventura de 1981

La de ahora es la primera vez que la Real Sociedad visita a un equipo de Macedonia. De hecho, ningún conjunto de LaLiga lo ha hecho en una fase de grupos europea. Pero muy cerca de aquí, en Sofía, a apenas tres horas en coche, vivió hace 36 años su primera experiencia en la Copa de Europa, la actual Champions League. Venía de ganar la Liga de Gijón y le tocó medirse al CSKA búlgaro. Hoy en día no habría color en una eliminatoria entre el campeón de uno y otro país, pero entonces las cosas eran diferentes. Con el telón de acero aún vigente, las referencias eran mínimas y el fútbol aún no se había globalizado. Los equipos apenas tenían extranjeros y todo era más igualado. En los ochenta, el Steaua rumano fue campeón de una Copa de Europa y subcampeón de otra, y en 1991 el Estrella Roja yugoslavo ganó la final al Marsella. Los equipos del Este eran competitivos.

Aquel bautismo de fuego en la máxima competición continental sucedió el 16 de septiembre de 1981 y no fue de gran recuerdo, ya que la Real cayó apeada a las primeras de cambio. La ida se jugó en Sofía y el equipo de Ormaetxea acudió con dos hándicaps importantes. El primero es que la Liga había retrasado su comienzo por una huelga de futbolistas, por lo que llegó sin rodaje a aquel partido. El segundo es que faltaban dos hombres titulares, como Diego y López Ufarte, que arrastraban una sanción de la eliminatoria ante el Lokeren de la temporada anterior. Un gol de Jontchev en el minuto 89 sería irremontable en Atocha, donde el marcador no se movería y Bakero sufriría una grave lesión de rodilla que puso en peligro su carrera. El CSKA eliminó luego al Liverpool y cayó en semifinales ante al Bayern. Aquella experiencia sirvió de mucho para el año siguiente, en el que la Real eliminó en la Copa de Europa al Vikingur islandés, Glasgow Rangers, Sporting de Lisboa y se quedó a las puertas de la final tras caer en Hamburgo.

Gorosabel y Januzaj podrían ser las únicas novedades respecto al once de Vitoria

Fortaleza como visitante

Hoy, uno de los puntos fuertes que debe explotar la Real, es su solvencia como visitante con Eusebio. Desde la llegada del técnico en noviembre de 2015, ha disputado 41 encuentros oficiales lejos de Anoeta, con un bagaje de 17 victorias, 18 derrotas y seis empates. Esta misma temporada, sin ir más lejos, ya ha sido capaz de ganar a domicilio al Celta, Deportivo y Alavés, lo que habla muy bien de sus prestaciones en los desplazamientos.

Sin embargo, estos números contrastan con los que ha conseguido el club en sus últimas salidas europeas. Desde aquella victoria en Lyon en agosto de 2013, acumula un preocupante balance de cinco derrotas y un solo triunfo, el conseguido en Escocia ante el Aberdeen en la primera previa de la Europa League 14/15. Por el camino perdió en los campos del Bayer Leverkusen (2-1), Manchester United (1-0), Shakhtar Donetsk (4-0), Krasnodar (3-0) y Zenit (3-1). El Vardar no tiene la misma entidad que estos equipos, pero cuidado, porque el Copenhague y el Fenerbahçe ya han perdido en Skopje en el presente curso y cualquier exceso de confianza se puede pagar caro.

Sin embargo, nada debería asustar a una Real que ha ganado nueve partidos fuera a lo largo de su aventura europea. Vikingur, Slask Wroclaw, Sporting de Lisboa, Sparta de Praga, Dinamo de Moscú, Galatasaray, Olympique de Lyon y Aberdeen fueron sus víctimas. Hoy, en Skopje, buscará la décima.

Con el mejor equipo posible

Eusebio pondrá en liza para este importante partido a su mejor equipo, que no tendrá nada que ver con el que jugó en San Petersburgo, cuando motivado por la cercanía con el encuentro del Betis tiró de rotaciones. Ahora hay cuatro días para preparar el encuentro ante el Espanyol del lunes y no se andará con bromas.

Esto significa que no habrá muchos cambios en la alineación respecto a la que jugó el sábado pasado contra el Alavés. Rulli estará bajo los palos y en defensa la única novedad podría ser la entrada en el lateral derecho de Andoni Gorosabel por el lesionado Álvaro Odriozola. Aritz y Llorente se mantendrían en el eje de la zaga, a la espera de la vuelta de Iñigo, mientras que en la izquierda parece que seguirá Kevin, aunque tampoco es descartable la opción de De la Bella.

En el centro del campo no hay muchas dudas, ya que Zubeldia, Illarramendi y Xabi Prieto formarán de inicio, mientras que arriba se mantienen Oyarzabal, que jugó a gran nivel en Mendizorroza, y Willian José. La baja de Juanmi podría ser cubierta por Januzaj, que está con muchas ganas de cuajar un buen partido.

Más noticias

Fotos

Vídeos