Real Sociedad

Arteaga: «En Rusia no hay problemas con los aficionados, pero cuando viajan...»

Arteaga, en una visita a Ipurua en su etapa en el Málaga. / MORQUECHO
Arteaga, en una visita a Ipurua en su etapa en el Málaga. / MORQUECHO

Iñigo Arteaga, que ejerció de técnico de porteros en el Rubin Kazan, anuncia que los hinchas del Zenit son calientes y animarán mucho en Anoeta

I. I. SAN SEBASTIÁN.

Iñigo Arteaga (Donostia, 1972) fue entrenador de porteros en el Rubin Kazan ruso, en la época en que otro exrealista, Javi Gracia, dirigió al equipo. Por eso, el añorgatarra es una voz autorizada para opinar sobre el Zenit de San Petersburgo -que se mide a la Real el jueves a las 21.05 horas (beIN)- y sobre los temidos aficionados radicales del equipo de la ciudad de los zares, que ya causaron problemas serios en su visita a Trondheim en esta misma Europa League. Desembarcarán a partir de mañana en Donostia y alrededores, y hay cierta preocupación sobre su comportamiento.

El técnico guipuzcoano destaca un matiz importante a la hora de hablar del sector duro de la hinchada del Zenit. «Allí es imposible que haya problemas, porque la Policía les controla de forma férrea. Nosotros pasamos un año en Rusia y no solo no sufrimos ningún incidente sino que no oímos nunca que se produjeran. Otra cosa es cuando salen fuera... Las montan gordas. Pero allí, en casa, la seguridad es absoluta».

Arteaga destaca que la del Zenit es una afición caliente. «Son muy numerosos y se pasan todo el partido cantando y animando. Les gusta mucho quitarse la camiseta y ver todo el partido así, incluso a muchos grados bajo cero. No creo que el frío que hace estos días en Gipuzkoa les haga modificar esa costumbre. Lo hacen siempre».

El exportero añorgatarra explica que «en la Liga rusa las medidas de seguridad son extremas y se dedican a cantar y animar. Lo que más puede llamar la atención es que allí se permite consumir alcohol en el interior de los estadios, pero no se producen incidentes».

En su opinión, «el motivo es el control que ejerce la Policía y el hecho de que ellos son conscientes de las sanciones a las que se exponen, que son muy duras. Todo ello explica esa calma en la Liga rusa, pero es cierto que cuando salen al extranjero son problemáticos».

«La Real es favorita»

Al margen de lo extradeportivo, Iñigo Arteaga es un perfecto conocedor de las virtudes futbolísticas del Zenit de San Petersburgo. «Es un equipo muy bueno, pero en casa, y viendo cómo juega la Real, los de Eusebio son favoritos. No apostaría mucho dinero por esa victoria, porque el Zenit seguro que tiene sus opciones, pero creo que la Real puede ganar el partido».

Confirma que «es un equipo con nivel, el más potente de Rusia en este momento. Empezaron la temporada muy bien, aunque poco a poco han empeorado algo. El Lokomotiv les ha adelantado y ellos han bajado un poco. Pero con los jugadores y el presupuesto que tienen, son un equipo muy fuerte».

Destaca «entre los rusos a Kokorin, que ya metió dos goles a la Real en Rusia. En el medio campo destaco a Paredes y atrás, al ex del Chelsea Ivanovic. El portero, Lunev, es bastante bueno. Está yendo a la selección. En general, son un equipo equilibrado».

Arteaga, que actualmente está esperando la llamada para incorporarse a un nuevo banquillo como asistente de Gracia, avisa de que de la mano de Mancini el Zenit ha cambiado algo su estilo de juego. «Antes les gustaba tener el balón, pero este año prefieren entregarlo y buscar las contras. Dejan jugar para robar y salir. Jugar contra ellos es difícil, se lo pondrán complicado a la Real».

El técnico donostiarra explica que «el Zenit es un equipo con historia en Rusia, pero se ha convertido en un grande en los últimos tiempos, desde la entrada en el club de Gazprom. Ha salido a Europa a hacer fichajes importantes, como en su día Hulk y Witsel. Pueden aspirar a nombres importantes. Ya ganaron una Europa League y dominan la Liga. En Rusia sin un equipo muy importante. Sin duda, ahora mismo se le puede considerar un grande».

Arteaga llegó a la cantera de la Real con 17 años, en edad juvenil. Estuvo cuatro temporadas en el Sanse y una en el primer equipo, pero no llegó a debutar. Después pasó por el Racing de Ferrol, el Chaves portugués y el Burgos, antes de colgar los guantes en el Real Unión, donde coincidió con Luis Llopis, actual entrenador de porteros del Real Madrid, que fue el que le metió el veneno de dedicarse a los banquillos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos