Real Sociedad

Roberto Olabe: «Necesitábamos un electroshock»

Roberto Olabe, durante el último entrenamiento de la Real Sociedad./LUSA
Roberto Olabe, durante el último entrenamiento de la Real Sociedad. / LUSA

Olabe defiende los cambios realizados en el organigrama para darle un «impulso a Zubieta». Es «optimista» con el fichaje de Merino y confirma que el club busca dos jugadores para apuntalar la plantilla, un extremo y un lateral izquierdo

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Roberto Olabe huye de términos grandilocuentes como revolución para definir los cambios que ha hecho en la estructura técnica de Zubieta desde su llegada al club en marzo. El director deportivo de la Real Sociedad prefiere decir que estos cambios -la plantilla técnica ha incrementado en cuatro personas respeto a la anterior-, son un «paso adelante» con el reto de conseguir que los jugadores de la cantera lleguen al primer equipo mejor preparados de lo que lo están haciendo en los últimos tiempos y defiende que todo lo que se ha tocado en Zubieta se ha hecho con el convencimiento de que «cada jugador debe ser un proyecto en sí. Se busca generar una estructura que asegure contenidos de trabajo para llegar al rendimiento y a los puntos».

Olabe explicó esta nueva etapa que se abre en el club en un encuentro distendido, sin micrófonos, con medios de comunicación ayer en Zubieta, que se fue por encima de los noventa minutos. Apoyado en archivos informáticos que fue descubriendo en pantalla grande, Olabe quiso poner en valor a las personas que han decidido unirse a la familia de la Real Sociedad, «muchos de ellos aun teniendo contratos en vigor en sus respectivos clubes», y una vez terminada su exposición se sometió a preguntas, en las que confirmó que la Real tiene atado a Merino y busca reforzarse con dos jugadores más, un extremo y, sin llegar a especificarlo, un lateral izquierdo. También desveló que el canterano Gorosabel pasa a ser jugador del primer equipo.

Especialistas y con experiencia. Buena parte de la exposición de Olabe se centró en explicar por qué y para qué se han introducido cambios en el organigrama de Zubieta. El director deportivo quiso subrayar que no se ha eliminado a nadie sino que se ha reordenado la estructura y se ha intentado encontrar «gente especialista, con experiencia, con una visión transversal e integral» para darle un impulso al trabajo que se venía realizando con el propósito de afrontar con mayores garantías un contexto cambiante, el del fútbol, cada vez más competitivo, con cuatro equipos vascos en Primera, y con el Real Madrid y el Barcelona tocando ya a jugadores en categorías inferiores. «La Real se prepara para este escenario, para hacernos más fuertes, porque si queremos mejorar no se puede hacer siempre lo mismo. Necesitábamos un electroshock», advierte Olabe.

En este escenario, «pensando en hacer un trabajo transversal más allá del primer equipo», el director de fútbol ha apostado por contratar a técnicos especialistas que ofrezcan una «visión diferente» del fútbol en una Real Sociedad que «en algunos momentos ha tenido un cierto rasgo endogámico». Todos han firmado por un periodo de dos años «ajustándose al presupuesto previsto hace un año». Las incorporaciones de Rubén de la Barrera (ayudante de Garitano), Luis Llopis (entrenador de porteros), Imanol Ibarrondo (coach mental) y la última confirmada ayer de Alain Sola (especialista en trabajo preventivo) llegan para liderar las diferentes unidades en las que Olabe ha dividido la estructura para, «entre todos plantar las bases para poder estar más cerca de llegar al máximo rendimiento. Llegan con el desafío de construir algo chulo entre todos». La Real, calcula Olabe, tiene en torno a treinta jugadores en la base susceptibles de llegar en un futuro al primer equipo.

Merino y dos fichajes más. Olabe confirmó que a Mikel Merino se le espera «más pronto que tarde» en la Real Sociedad aunque todavía habrá que esperar a que las voluntades de todas las partes coincidan. «Las operaciones se pueden hacer rápido o no, las puede dirigir sola una parte o no. Soy optimista». A esta primera incorporación -se podría cerrar en los últimos días de esta semana- se sumarán dos más que llegarán para «hacernos mejores» y «dar rendimiento», siempre teniendo presente lo que hay en la base, «en la línea de sucesión». Se espera cerrar un jugador que aporte «profundidad por fuera en la última línea», un jugador «con piernas y espacio para hacernos más profundos», y otro que ofrezca más competencia, que se da por hecho será en el lateral izquierdo. Olabe confesó que en el club están «tranquilos», no hay prisa por cerrar jugadores, porque todavía el mercado avanza al ralentí a la espera de que se produzcan los dos movimientos «gordos» -podrían ser Cristiano Ronaldo y Neymar- y acabe el Mundial. También hay que tener en cuenta, según Olabe, que este año el mercado de jugadores en Inglaterra e Italia se cierra el 9 de agosto «y a partir de ahí el contexto puede ser diferente para todos». Más allá de los fichajes que puedan llegar, Olabe se mostró convencido de que la Real va a «tener un buen equipo».

Gusta Monreal. El lateral del Arsenal Nacho Monreal (Pamplona, 1986) es un jugador que encajaría en el perfil que está buscando la Real. «Nos gusta, pero no nos podemos centrar solo en un jugador», confesó Olabe. Más allá de sus características, la Real Sociedad entiende que podría aportar la experiencia que se ha perdido en el vestuario con la marcha en los últimos tiempos de Carlos Martínez, Vela, Markel y Xabi Prieto. «La juventud que tenemos en el equipo es más una oportunidad que una amenaza, pero no quita para que a la hora de incorporar nuevos jugadores podamos buscar requerimientos como la experiencia que nos pueden ayudar». Monreal tiene un año más de contrato con el Arsenal y comparte agencia de representación con Merino.

El desafío del portero guipuzcoano. La Real Sociedad tiene depositadas muchas esperanzas en el trabajo de la unidad de porteros liderada por Iñaki Ulloa en los despachos, con Luis Llopis a pie de campo. El club tiene «el desafío de contar en el primer equipo con un portero hecho en Zubieta» después de que por hache o por be ninguno haya terminado de ser titular en los últimos años. Riesgo fue el último que apareció con éxito en la 2004/05. «No sé qué ha podido pasar porque no estaba aquí los últimos años, pero lo que ha ocurrido estos años se convierte en un desafío para que esas personas que forman la unidad de porteros se pongan las pilas y podamos mejorar el rendimiento de nuestros porteros para que lleguen, jueguen y se consoliden». Olabe se mostró encantado de tener hoy «dos buenos porteros» como Moyá y Rulli y otro, Zubiaurre, «que no ha parado de crecer en los dos últimos años». «Estoy tranquilo con lo que tenemos. La portería está cubierta», confesó el máximo responsable de Zubieta. En relación a la posibilidad de que Rulli salga en dirección a Boca Juniors, negó que haya runrún y subrayó la buena disposición del portero argentino al haberse casado hace una semana y estar aquí para entrenarse con el grupo desde el primer día, «con ganas de competir, que es lo que necesitamos».

Salidas y el ascenso de Gorosabel. No especificó Olabe con qué futbolistas se está negociando para buscarles una salida. «Hay jugadores que saben que lo van a tener complicado para jugar», advirtió. Confirmada la marcha de Toño y a la espera de que se concrete la salida de Markel al Getafe, Héctor podría ser el siguiente en salir. El que seguro se quedará será el canterano Gorosabel (Arrasate, 1996), quien, a juicio de Olabe, «se ha ganado por mérito propio» ser jugador de la primera plantilla. «En su día salió cedido al Beasain, luego al Real Unión, le tocó jugar en Europa y en Liga con el primero... Es un chico que persevera y se lo ha ganado». Tuvo también un momento para poner en valor las renovaciones de Illarramendi y Zubeldia: «No vamos a parar ahí».

Futuro de Willian José. Olabe no quiso incidir demasiado en la posibilidad de que algún club grande venga a por Willian José en este mercado de verano. Se sabe que el Borussia Dortmund preguntó por él hace unos meses y que es un delantero que por sus características gusta en el fútbol inglés. Al director deportivo lo que le importa es ver la voluntad del jugador. «Hoy no hay temor por él. Hay cláusulas, posibles intereses... pero hay algo más importante: la voluntad del jugador».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos