Real Sociedad

El reto de confirmar que es tan fácil

La plantilla blanquiazul se ejercita ayer por la mañana en las instalaciones de Zubieta en el último entrenamiento antes de medirse al Vardar. /FOTOS MICHELENA
La plantilla blanquiazul se ejercita ayer por la mañana en las instalaciones de Zubieta en el último entrenamiento antes de medirse al Vardar. / FOTOS MICHELENA

La Real quiere certificar el pase virtual para dieciseisavos ante un Vardar al que ya goleó allí por 0-6

MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

El de hoy es uno de esos partidos en los que apenas hay nada que ganar y sí mucho perder. Porque cuando vienes de meterle seis goles al Vardar allí, el triunfo se da por descontado. Pero hay que lograrlo, claro. Esta noche saldremos de dudas acerca del verdadero potencial del conjunto macedonio, que no es el Bayern de Munich pero tampoco puede ser tan flojo como demostró en el Filip II Arena. Aquel día se juntaron dos factores: que un equipo lo hizo muy mal y que el otro jugó muy bien.

Eusebio y sus jugadores llegaron escarmentados tras la derrota en San Petersburgo en la segunda jornada y afrontaron el choque como si de una final se tratara. Ahora la actitud será bien distinta -es lógico después de semejante paliza-, pero andando se gana a muy pocos equipos y hay que conseguir un nivel de activación mínimo para dejar encarrilado el pase a dieciseisavos. Algo que dependerá principalmente de lo que ocurra en el Rosenborg-Zenit. Una victoria del conjunto ruso dejaría a los realistas con el billete en la mano, porque les bastaría con perder por menos de 4-0 en Noruega para obtener la clasificación.

Actualmente es segunda con seis puntos, por detrás de un Zenit que tiene nueve y por delante del Rosenborg, con tres. Cierra el grupo el Vardar, que cuenta sus tres partidos por derrotas. Si tanto Zenit como Real ganan hoy, la distancia con los noruegos se iría a los seis puntos, los que quedarían por jugarse. Hay que tener en cuenta que el primer criterio de desempate es el enfrentamiento directo entre los equipos empatados y que el txuri-urdin venció al Rosenborg por 4-0 en la primera jornada disputada en Anoeta.

Si gana y el Rosenborg pierde, le bastaría con perder por menos de cuatro goles en Noruega

Para entender la diferencia existente entre los dos contendientes de hoy basta recordar que la Real es el máximo goleador de los 48 conjuntos que toman parte en la competición con once goles -los mismos que el Zenit, dos más que el Niza y tres más que Lazio, Arsenal y Milan, entre otros-, mientras que el Vardar es el más goleado, con catorce tantos. Y solo lleva uno a favor, el que marcó el brasileño Juan Felipe en el descuento en Trondheim.

El Vardar tampoco atraviesa un buen momento en la competición doméstica. En la última jornada empató sin goles contra el Sileks, lo que le ha hecho caer hasta la tercera posición y quedar descolgado en once puntos del líder, el KF Shkendija, aunque ha jugado, eso sí, dos partidos menos que el resto.

El técnico macedonio Cedomir Janevski recordó hace dos semanas que la actual es la primera participación en una fase de grupos europea de su equipo y que el objetivo es aprender de cara al futuro. Por eso, llevar cero puntos no supone ningún contratiempo para un conjunto que no quiere despedirse del torneo con el casillero vacío.

El Vardar es el primer equipo macedonio que visita San Sebastián en competición oficial y el segundo de la antigua Yugoslavia que lo hace, después del Partizán de Belgrado, con el que quedó emparejada la Real en la ronda de dieciseisavos de la UEFA de la temporada 90/91, en la que cayó allí en la tanda de penaltis.

Eusebio deja fuera de la lista a Pardo y Vela, y reserva a Llorente y Kevin para el domingo

Ganar y convencer

A la Real le viene bien este partido para recuperar la moral tras el último tropiezo en Getafe, en donde echó por tierra en un mal cuarto de hora final los merecimientos que había acumulado en el resto del encuentro. Caer después de ir por delante en el marcador, desaprovechar buenas opciones ante el marco contrario y encajar dos goles tras dos acciones a balón parado favorables, es como para comer cerillas.

Además, ya tiene necesidad de darse una alegría en Anoeta, donde no celebra un triunfo desde la visita del Rosenborg al estadio el 14 de septiembre. En este mes y medio han pasado por aquí el Real Madrid, Valencia, Betis y Espanyol. Los dos primeros se llevaron la victoria y los dos últimos, sendos empates que hicieron daño en la confianza de los blanquiazules. La de hoy no es una prueba fiable para medir las prestaciones de la Real en casa, pero un triunfo le ayudaría a espantar los fantasmas que le acechan como local de cara al siguiente compromiso liguero este domingo ante el Eibar.

Conociendo a Eusebio, pondrá en liza a un once muy competitivo por más que la mayoría de los aficionados demos por hecha la victoria después de lo sucedido en Macedonia. Un repaso a la convocatoria ya transmite el mensaje de que aquí no se regala nada, con Pardo y Vela fuera de ella por decisión técnica.

También son bajas, por razones médicas, Agirretxe, Carlos Martínez, Llorente y Kevin. Este se entrenó en solitario ayer en el José Luis Orbegozo de Zubieta, ya que arrastra unas molestias en la cadera tras el partido contra el Espanyol que espera superar para medirse al Eibar.

Respecto al once, lo normal es que Rulli esté bajo palos -Eusebio anunció la presencia de Toño en la Copa-, con una defensa formada por Gorosabel, Aritz, Navas y De la Bella. Odriozola arrastra molestias en la rodilla desde la visita al Alavés e Iñigo viene de jugar tres partidos en una semana después de permanecer casi tres meses alejado de los terrenos. En el centro del campo se da por descontada la vuelta de Illarramendi, tras perderse los partidos ante Lleida y Getafe, y también es probable la presencia de Canales, que lo ha jugado todo en la Europa League. Arriba podría entrar Juanmi de inicio, que se ha quedado en el banquillo ante Espanyol y Getafe.

Fotos

Vídeos