Real Sociedad

La remodelación de Anoeta, a toda máquina

Estado actual del fondo sur de Anoeta en el que se han empezado las labores de excavación. / MIKEL FRAILE

Anoeta solo conservará las tribunas principales altas. El resto del estadio será completamente nuevo. Todos los espectadores estarán a cubierto en una instalación sin pistas de atletismo que estará lista para el inicio de la Liga 2019/20

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

La fotografía principal que acompaña estas líneas muestra el estado actual de las obras de remodelación del Estadio de Anoeta. Nada queda de la tribuna sur. No se aprecia ni el escombro. Y se ha entrado en una nueva fase: la excavación del terreno en el que se ubicará el aparcamiento subterráneo y sobre el que se levantará después la nueva grada. El cronograma de obra avanza y no habrá quien lo pare hasta que la remodelación sea una realidad en agosto de 2019. Anoeta pasará de las 32.000 localidades que tiene ahora a 43.000. Las siguientes líneas tratan de aportar luz al maremagnun de cifras y fechas en el que se mueve esta obra que tendrá un coste de 47 millones de euros. El Gobierno Vasco aportará diez, la Diputación pondrá cuatro y el resto lo abonará la Real.

Qué se renueva y qué no . Se renueva el estadio al completo salvo las dos tribunas principales altas, o lo que es lo mismo, se remodelarán los dos fondos que quedan detrás de las dos porterías y las dos tribunas principales bajas.

A qué distancia estará el césped. Sin las pistas de atletismo, el aficionado que está ahora detrás de una portería va a pasar de ver el fútbol a una distancia más próxima de 44 metros a hacerlo a 8,5, como es necesario para la celebración de partidos de rugby. Los espectadores de las gradas laterales bajas de Anoeta verán también mejorada su situación en el campo de forma notable. La primera fila quedará a 8,5 metros del césped por los 25 actuales. Los aficionados de los fondos y las tribunas centrales bajas tendrán la sensación de estar prácticamente encima del césped, según se desprende del proyecto que llevará adelante Anoeta Kiroldegia. Este efecto será posible porque la inclinación de la grada será la misma que en San Mamés y Cornellá.

Se elimina la curvatura de la inferior. Existe un cierto temor en los abonados que hoy tienen su localidad en las tribunas principales altas a que el césped les quede más lejos que hoy en día en el momento que se rebaje la cota del terreno en 2,5 metros. Quienes han tenido oportunidad de ver recreaciones en 3D apuntan que apenas habrá variación entre el viejo y el nuevo Anoeta porque los metros de más quedarán compensados al eliminarse la curvatura que tiene hoy la grada inferior.

¿Se mojarán los espectadores? Los dos fondos y las tribunas laterales bajas se acercarán al césped y el equipo se sentirá más arropado por la forma rectangular que adquirirá la grada, similar a los estadios ingleses. La estructura la formarán dos anillos por los que se podrá circular sin interrupciones, más allá de las barreras puntuales que se puedan establecer para separar las diferentes zonas de abono. El anillo superior tendrá 15.000 asientos y el inferior, nuevo por completo, una capacidad de 27.000 espectadores. Todos estarán a cubierto, aunque como es lógico al ser ésta una instalación abierta puede que algunos espectadores se mojen en días determinados cuando la lluvia y el viento entren en acción.

¿Cuándo se actúa en el terreno? En la primavera de 2018, una vez que acabe la competición de Liga, se iniciará una de las partes de la obra que no permite despiste alguno, ni tampoco dilación, como es la excavación para bajar la cota del terreno de juego. En agosto deberá estar terminado para que el equipo pueda arrancar la competición en Anoeta aunque la Real ya trabaja para poder retardar su estreno en casa hasta la tercera jornada de Liga por lo que deberá jugar las primeras jornadas fuera. En este periodo también se realizará la aproximación de las tribunas laterales bajas hacia el terreno de juego hasta una distancia desde la primera fila al césped de 8,5 metros. El fútbol en Anoeta será otra cosa.

La cubierta, lo más complejo. A finales de mayo de 2018 se ejecutará uno de los momentos más delicados de la obra: el del izado de la cercha para la sujeción de la cubierta en el fondo sur. El montaje de la cercha se realizará fuera del estadio y luego se alzará a su ubicación definitiva. La mega estructura estará apoyada en ocho pilares exteriores de hormigón, que son los que se están ejecutando ya hoy tanto en el fondo sur como en el norte, en las proximidades de la tienda de la Real.

Gran hall bajo la grada. Uno de los aspectos que más ilusión despierta en los rectores de la Real y en quienes han desarrollado el proyecto es el gran hall que se generará bajo la grada. El aficionado accederá al campo a una zona seca, ya no tendrá que esperar bajo la lluvia para pasar los tornos, y desde allí por las escaleras interiores accederá a su localidad. La previsión es que, de acuerdo a la experiencia adquirida en otros estadios antes de dar forma al proyecto de remodelación, los aficionados de la Real acudan con más tiempo al campo de lo que lo hacen hoy en día. Las cuadrillas podrán matar los minutos previos al inicio de los partidos en los bares que habrá en esta amplia zona desde la que se tendrá una panorámica del exterior, ya que la membrana que envolverá el estadio será traslúcida. Quien camine por los alrededores de Anoeta podrá ver también que algo está pasando dentro del estadio. Desde el hall se accederá directamente al anillo inferior del campo sin subir una escalera. A través de esa atalaya, el terreno de juego quedará a los pies del aficionado, como en Illunbe. En esa zona estarán los palcos, más confortables que los actuales, y el palco presidencial, con más metros y asientos. Moverse por dentro de Anoeta será más sencillo.

Parking subterráneo. Anoeta ganará 400 plazas de aparcamiento en el subsuelo. El parking, dividido, estará ubicado en los dos fondos. Se accederá por dos rampas, una ubicada en la zona más próxima al velódromo, y otra, cerca de la estación de Euskotren. En el aparcamiento, cumpliendo con las exigencias de la UEFA, estacionarán los autobuses de los equipos, las dotaciones de la Ertzaintza y sanitarios, hoy aparcados en el entorno, con los problemas de seguridad que conlleva. Los jugadores no tendrán roce con los aficionados porque desde los autobuses podrán acceder directamente a los vestuarios. En la grada principal, la más próxima al frontón Atano III, se ubicará también la renovada zona de prensa y los vestuarios de los equipos, además de las oficinas de la Real.

47 millones
El Gobierno Vasco aportará diez, la Diputación pondrá cuatro y el resto la Real Sociedad.
Fases de la obra
:
Tribuna sur
Estará acabada para finales de mayo de 2018. Se procederá al izado de la cercha para la sujeción de la cubierta.
Terreno de juego
Entre mayo y agosto de 2018, cuando no hay competición, se bajará la cota del terreno de juego y se acercarán las tribunas bajas al césped por encima de las pistas de atletismo.
Tribuna norte
Con tres cuartas partes del estadio remodelado, se procederá al derribo y construcción de la tribuna norte desde septiembre de 2018 a agosto de 2019. El nuevo campo será una realidad.

Más

Fotos

Vídeos