El relevo del capitán

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

Semana triste por el agur de Xabi Prieto. En un fútbol cada vez más superficial y sin valores, se echará mucho de menos al capitán donostiarra, el hombre que fue fiel a la Real Sociedad pese al descenso a Segunda. Persona elegante y buena, admirada por los aficionados de todos los equipos. Hasta políticos de los distintos partidos e instituciones han coincidido, por una vez, en el homenaje al 10 txuri-urdin, futbolista de clase. Si uno repasa los vídeos de los goles de la Real en la última década verá cómo Prieto aparece en la mayoría de ellos, marcando o asistiendo. Y eso que a un servidor le pone algo nervioso su sangre fría a la hora de ejecutar los penaltis.

Toca elegir la temporada que viene nuevo capitán y nuevo poseedor del dorsal 10, el de los buenos, el de Maradona, Platini o Messi. Respecto al brazalete, aunque no sea el más veterano, Asier Illarramendi debe ser el heredero. Conjuga experiencia, calidad e influencia en el juego. Y lleva el ADN txuri-urdin aunque no vaya a ser un 'one club man' por su salida dos años al Madrid, en un fichaje que el de Mutriku gestionó con elegancia y tras el que no dudó en volver. Agirretxe y Zuru pueden ser buenos escoltas.

Respecto al número 10, Mikel Oyarzabal podría ser un buen destinatario y un futuro proyecto de líder txuri-urdin. Ya lo es en el juego, de hecho, siendo un jugador decisivo y regular en su rendimiento, y con la cabeza bien amueblada.

Estas y otras muchas decisiones deberá adoptar el club en una primavera-verano que se prevé más intensa en los despachos que en el verde. La Liga española, que se vende como la mejor del mundo, está siendo este año muy aburrida, con casi todo decidido.

Tanto que el domingo pasado apetecía más ver la París-Roubaix que el derbi madrileño. Pero quedan algunos partidos trampa, como el de mañana ante el prácticamente descendido Las Palmas. Un 'marrón' con poco que ganar y mucho que perder en lo relativo al prestigio más que a los puntos. Esperemos que Imanol sea capaz de mantener en los jugadores el ardor guerrero que él exhibe en el banquillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos