Real Sociedad

Con el Valencia empezó el récord de la Real Sociedad y del Valencia depende

Real Sociedad del récord de imbatibilidadGráfico
Celayeta, Gajate, Arconada, Kortabarria, Alonso, Olaizola, Idígoras, Diego, Satrústegui, Zamora y López Ufarte, la alineación tipo de la Real Sociedad de la temporada 79/80, en Atocha, con Juan Mari Anza (masajista). / RS

El récord de imbatibilidad de la Real Sociedad se inició el 22 de abril de 1979 con un 1-0 a los ches en Atocha. El Valencia puede impedir, mañana en el Camp Nou, que el Barça supere las 38 jornadas sin perder de la Real Sociedad de Ormaetxea en las Ligas 78/79 y 79/80

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

Barcelona despertó ayer de mala leche. El aficionado culé lleva fatal la pérdida de estatus en Europa enfrentada a la soltura genética del Madrid en la Liga de Campeones. Un Barcelona irreconocible se hundió en el Olímpico de Roma esta semana para quedarse nuevamente en los cuartos de final de la Champions, mientras que su eterno rival ganó como tantas veces, de penalti (dudoso) y en el último minuto.

El Barcelona se convirtió en Roma en un equipo débil que se fue empequeñeciendo a un ritmo paulatinamente inesperado. No mostró señales de rebelión. Ni individuales ni colectivas. Pero en la Liga es otra cosa. Es Dorian Gray. Al menos hasta ahora. Su rostro en esta competición resiste el desgaste. El cuadro que dirige Ernesto Valverde está en disposición de superar mañana el récord de imbatibilidad de LaLiga que estableció la Real Sociedad de Ormaetxea entre las temporadas 78/79 y 79/80. El Barcelona suma 38 jornadas consecutivas sin conocer la derrota, tantas como logró la Real Sociedad. El empate podría romperse mañana, 38 años después, si el Barcelona consigue empatar como mínimo en su partido ante el Valencia en el Camp Nou a partir de las 16.15 horas.

Para llegar a esta racha, los azulgranas han logrado 31 triunfos y 7 empates, con 107 goles a favor y 25 en contra. De todos ellos, siete pertenecen a la campaña anterior con Luis Enrique en el banquillo y 31 al curso actual. Por su parte, la Real Sociedad, entrenada entonces por Alberto Ormaetxea, liderada por Arconada, López Ufarte, Zamora, Satrústegui y Periko Alonso, presentó un balance de seis partidos en la temporada 1978/79 y 32 en la 1979/80, con un total de 22 victorias y 16 empates, con 61 tantos a favor y 21 en contra. Hay una diferencia importante entre uno y otro: todos los realistas eran canteranos.

Un partido más sin hincar la rodilla es lo que necesita el Barcelona para demoler, como si fuera Atocha, uno de los pocos reductos que conservan los clubes como la Real Sociedad. Hace una semana se daba por hecho en Barcelona; hoy la decepción es mayúscula. Se pone en duda la inversión en fichajes (y renovaciones), se critica a Valverde por tardar demasiado en hacer los cambios y se pone el foco incluso en Messi por no haber visto puerta en los últimos diez partidos de cuartos de final de la Champions que ha jugado. Y por si fuera poco, Rakitic y Busquets - la pareja que ha jugado junta 33 de los 51 partidos que ha disputado el Barcelona esta temporada- están lesionados.

La Real Sociedad acumuló 22 victorias y 16 empates; el Barcelona suma 31 triunfos y 7 empates

Y en estas circunstancias nadie se fía del Valencia, un equipo que no ha perdido en las últimas nueve jornadas de Liga y que no sabe lo que es caer desde la semifinal de Copa ante el Barcelona por 0-2, el 8 de febrero. Los precedentes además dicen que hay dos victorias para cada equipo en los cuatro enfrentamientos más recientes. En la 2013/14 ganó el Valencia por 2-3, en la siguiente hubo un triunfo del Barcelona por 2-0, hace dos años repitió victoria el Valencia (1-2) y el año pasado se impuso el Barcelona por 4-2 en un partido jugado el 19 de marzo de 2017. El aficionado realista tendrá un ojo en el Camp Nou por si aparece otro Bertoni...

«No sé cómo pudo ocurrir»

Y es que todavía hoy retumba el nombre del jugador argentino que acabó con las ilusiones de los realistas. Como recordarán, desde el 22 de abril de 1979 hasta el 11 de mayo de 1980 la Real Sociedad estuvo 38 jornadas sin conocer la derrota, pero con esos números no pudo ganar el título de Liga. La única derrota de todo el campeonato, la sufrida en el Sánchez Pizjuán de Sevilla (2-1) en la jornada 33, en la penúltima del torneo. El título estaba en la mano. Dos partidos, solo dos partidos más y serían campeones. Valía con el empate ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán para coronarse en Atocha con una victoria ante el Atlético de Madrid... pero todo se truncó. «Llevábamos una temporada fantástica. Pero no solo por la racha o el liderato sino también porque hacíamos un gran fútbol y salimos aplaudidos de muchos estadios. Hasta que llegó aquel partido en Sevilla y todo se fastidió. Íbamos empatados (1-1) y ellos se quedaron con nueve los últimos 20 minutos del partido, pero aún así nos marcaron al final (Bertoni arruinó las ilusiones). No sé cómo pudo ocurrir», rememora Santi Idígoras a sus 64 años.

Todo había empezado en Atocha contra el Valencia. La Real Sociedad venía de perder en Santander (1-0) en la jornada 28 de la campaña 1978/79. Una semana más tarde, el equipo che visitó Atocha y claudicó por un gol, obra de Amiano -el único que anotaría esa campaña. Esa victoria sirvió para iniciar lo que nadie podía imaginar: 38 partidos consecutivos sin perder.

Esa primera temporada la Real Sociedad ganó a Salamanca, Barcelona y Las Palmas y empató con Real Madrid y Athletic. Fueron las seis primeras jornadas sin perder de una racha que adquiriría su dimensión histórica en la siguiente, la 1979/80, la primera de la «santísima trinidad realista» con la imbatibilidad y los dos títulos de Liga.

La Real empezó ganando en casa al Las Palmas (1-0) y en San Mamés (0-1). Entonces, la Liga estaba formada por 18 equipos. Pasó el otoño. Pasó el invierno. La Real se colocó líder superando al Madrid en el primer partido de la segunda vuelta, gracias a un empate en Las Palmas. Llegó el Athletic a Atocha y perdió 4-0. Todo era felicidad para los aficionados de la Real Sociedad. Pasó el invierno, avanzó la primavera y todo siguió igual. Los de Ormaetxea no perdían.

Pero el 11 de mayo de 1980, la Real Sociedad visitaba al Sevilla y todo cambió de un plumazo. Un gol del Bertoni dio al traste con las ilusiones realistas. Una derrota bastó para que la Real no pudiera ganar la Liga. El triunfo en Atocha en la última jornada no sirvió para nada. Entonces era difícil imaginarlo, pero aquella temporada fue el preludio de los dos títulos de Liga.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos