«Más que reciclarme, tengo que adaptarme»

Gonzalo Arconada, durante el entrenamiento de ayer en el z4. / P. MARTÍNEZ
Gonzalo Arconada, durante el entrenamiento de ayer en el z4. / P. MARTÍNEZ

Asume un «nuevo reto» tras una dilatada trayectoria y es el primer técnico que entrena en Primera División masculina y femeninaGonzalo Arconada está «ilusionado» tras hacerse cargo del equipo femenino de la Real

AXEL GUERRA SAN SEBASTIÁN

. Gonzalo Arconada (Donostia, 1961) se muestra «ilusionado» con su llegada al banquillo del equipo femenino de la Real y asume el «reto» dispuesto a ayudar al club «a consolidarse en una competición que en los últimos años ha tenido un gran impulso y que en los próximos dos o tres va a tener un crecimiento importante».

Arconada explica que cuando el club txuri-urdin se puso en contacto con él para ofrecerle el puesto, valoró la propuesta «igual que cuando te llaman para ir a China o cualquier otro sitio. Lo que tienes que hacer es escuchar y tomar decisiones y es lo que hice». Entre los aspectos que apreció positivamente, estuvo la estabilidad que encontró en el ofrecimiento realista. «Valoré cuál era la idea que se me proponía. Más allá de andar de la Ceca a la Meca que me presentasen un proyecto a largo fue lo que me convenció».

El donostiarra llega al fútbol femenino después de haber pasado por todas las categorías del masculino, desde las más bajas, pasando por las regionales hasta la Primera división. «Es lo que me faltaba por conocer y estoy muy ilusionado y con ganas».

«Más allá de andar de la Ceca a la Meca valoré que me presentasen un proyecto a largo plazo»

Dice que no tener experiencia en el fútbol femenino le obligará a «adaptarme más que a reciclarme» porque el paso que ha dado «sería lo mismo que si comenzase a dirigir a un equipo juvenil o pasase de entrenar a un equipo de la máxima categoría a uno de Segunda».

El salto al fútbol femenino lo toma como «otro reto» dentro de su extensa carrera, tras entrenar a Real, Burgos, Numancia, Almería, Tenerife, Mirandés, Jaén o Palencia, entre otros. «Cada proyecto que emprendes es diferente. Vayas a donde vayas, tienes que ir adaptándote a las circunstancias que se te presentan».

Ha firmado un contrato por tres años para trabajar «a medio plazo dentro de lo que está evolucionando el fútbol femenino hacia la profesionalización». Consciente de que la liga femenina ha tenido un crecimiento rápido en los últimos años y que en los próximos «va a tener un empuje importante», su objetivo es «ayudar a que el equipo se consolide en la máxima categoría y vaya adquiriendo mayor relevancia».

Se ha convertido en el primer técnico que entrena en la máxima categoría, tanto masculina como femenina, y lo toma como una anécdota porque cuando se lo comentaron «siempre tiene que haber una primera vez» y cree que el club realista apuesta por él porque «aúna el fútbol formativo y el profesional».

«Ganas de crecer»

Se hizo cargo del equipo hace once días, después de que la Real cesara a Juanjo Arregi y le sustituyera interinamente por Gorka Álvarez durante tres partidos. La impresión que ha percibido en los primeros entrenamientos ha sido «buena» tras dedicarlos a «ir conociendo» a sus jugadoras. Además, le han servido para corroborar que «hay un buen grupo de trabajo que ya estaba haciendo una buena labor con el equipo».

«Después de haber pasado por todas las categorías del fútbol masculino era lo que me faltaba»

Ha encontrado con un plantilla que «tiene ganas de crecer, de progresar y nuestro trabajo va a ir en esa línea». En los primeros días de trabajo ha comprobado que los aspectos tácticos «los manejan bien y son buenos» y ha aprovechado para «ir metiendo poco a poco los matices que tiene cada entrenador».

Dice que a su cargo tiene «una buena plantilla» y que el próximo paso es «demostrarlo sobre el terreno de juego».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos