Real Sociedad

Demasiados regalos para sacar provecho

Juanmi celebra su gol.
Juanmi celebra su gol. / Real Sociedad

Un error en un balón retrasado de Illarramendi y otro que se le escapó a Rulli impiden ganar el último ensayo

MIGUEL GONZÁLEZ Palencia

Preocupa que la Real se haya complicado la vida en los dos últimos amistosos ante rivales de inferior categoría y a los que acabó dando vida merced a errores graves atrás. Pasó en Burgos el miércoles, con aquella cesión de Llorente y un córner mal defendido, y volvió a suceder en Palencia. En esta ocasión había enfrente un rival de mayor entidad que el burgalés, un Sporting con muchos de los hombres con los que jugó el año pasado en Primera y que tiene pinta en este de pelear por el ascenso. Pero un pase atrás comprometido de Illarramendi a Navas y un balón que se le escurrió a Rulli en el remate de Castro evitó el triunfo guipuzcoano. Y eso, cuando faltan siete días para el debut liguero, no es lo más indicado, aunque sabido es que estos ensayos veraniegos valen para lo que valen: para rodarse y poco más.

Porque cuando uno es superior al contrario tiene que ganar. En pretemporada el resultado no es definitivo pero en siete días sí lo será y conviene ajustar hasta el último detalle para evitar cualquier sorpresa en el arranque liguero. La Real hizo dos buenos goles para que Juanmi y Prieto los empujaran casi a placer, ejemplo del poder combinativo de los realistas cuando logran asociar a sus mejores elementos. Por mucho que su juego ayer no tuviese el ritmo ni la frescura de otros días. Pero ese esfuerzo y precisión que requiere semejante fútbol no se puede tirar por la borda con errores que quizás son propios del verano, pero que hay que atajar cuanto antes. Porque, por lo demás, este equipo sigue pintando bastante bien.

Un once totalmente diferente

Eusebio presentó una alineación totalmente distinta a la del miércoles en Burgos con once hombres nuevos, en la que únicamente faltarían como teóricos titulares Iñigo, Oyarzabal y Januzaj, que salieron después. De salida jugaron Rulli en la portería, Odriozola, Aritz, Navas y Kevin en defensa; Illarramendi, Zurutuza y Prieto en el centro del campo; con Canales, Willian José y Juanmi en la línea de ataque.

El Sporting sorprendió al comienzo con una presión adelantada que nadie le había realizado a la Real en esa pretemporada. Con Lora y Carmona llevó peligro por la derecha el cuadro asturiano, pero pasado el cuarto de hora inicial el cuadro blanquiazul se hizo con la pelota y cruzó al campo contrario. Tras un excelente golpeo de Rulli en largo hacia Willian José se gestó la acción del primer tanto, porque habilitó al brasileño en ventaja para alcanzar la línea de fondo y dar el gol hecho a Juanmi, que se estrenó este verano.

El tanto hizo daño al Sporting y dio alas a una Real que debió marcar poco después si no llega a ser porque el árbitro anuló un tanto que pareció legal al malagueño. Canales había amortiguado un balón de espaldas para que Prieto rompiese en conducción por dentro y habilitase en profundidad a la espalda de la defensa rival. El asistente levantó muy rápido el banderín cuando el de Coín ya la había clavado por el palo largo.

El viento soplaba a favor del cuadro txuri-urdin, que era dueño del balón y de la situación. Pero como ocurrió el miércoles, un error propio metió al contrario en el partido. Illarramendi retrasó un balón de forma comprometida a Navas que tenía a Carmona encima. Este, con la ayuda de la mano, le robó la pelota para definir por encima de Rulli. En El Plantío fue un fallo en la cesión de Llorente a Toño el que permitió al rival venirse arriba. Podemos recurrir al error arbitral por la mano de Carmona, pero hay que hacer autocrítica para evitar fallos así dentro de una semana cuando arranque la competición oficial. Y los dos han sido por jugar hacia atrás.

En la segunda parte la Real acusó el sofocante calor que castigó Palencia, porque fue el que llevaba la iniciativa y tuvo más desgaste que un Sporting replegado a la espera de salir a la contra. Ahí, en un zarpazo de esos que acostumbra cuando dos o tres futbolistas de enorme talento se asocian, se adelantó de nuevo en el marcador. Zurutuza dibujó un pase al espacio de tiralíneas para que Canales ganase la acción por la izquierda, su banda, y asistiese al primer toque a Prieto. Al capitán no le tembló el pulso para batir a Mariño. Un golazo que mereció tener continuidad.

Pero un nuevo error volvió a condenar a la Real cuando Carlos Castro ganó la espalda al flanco izquierda de la defensa para rematar en posición algo esquinada. El disparo no era complicado de atajar pero a Rulli se le escurrió y ahí quedó firmado el empate definitivo. Eusebio dio entrada a Januzaj, Iñigo y Oyarzabal, entre otros, pero ni por esas. El exjugador del Manchester United dejó detalles del enorme talento que atesora pero le faltó concretar. Eso sí, en un sutil lanzamiento de falta puso el balón en la cabeza de Iñigo pero el remate de este lo sacó de milagro Mariño. Hubiera sido más justo una victoria guipuzcoana pero cuando eres tan condescendiente atrás ganar resulta complicado. Incluso en verano.

Fotos

Vídeos