Real Sociedad

La Real Sociedad se juega ante Betis y Alavés seis puntos con los que levantar el vuelo

Zubeldia, Aritz, Odriozola, Juanmi, Zurutuza e Illarramendi felicitan a Oyarzabal tras su gol en Mestalla. /MIGUEL ANGEL ACERO
Zubeldia, Aritz, Odriozola, Juanmi, Zurutuza e Illarramendi felicitan a Oyarzabal tras su gol en Mestalla. / MIGUEL ANGEL ACERO

La buena imagen que dio en Mestalla debe reforzar la moral txuri-urdin en el intento de reengancharse a la Liga y escalar puestos en la recta final

MIGUEL GONZÁLEZ SAN SEBASTIÁN.

Con la derrota en Mestalla aún reciente, la Real Sociedad empieza a preparar hoy una semana que puede determinar su futuro. El jueves visita al Betis en el Villamarín y el domingo recibe al Alavés en Anoeta. Seis puntos que suponen un goloso botín al que los blanquiazules no puede renunciar si quieren estar enganchados al campeonato en las trece jornadas que restan. Al fin y al cabo la séptima plaza está a siete puntos, aunque es verdad que hay seis equipos por medio y remontar a todos será complicado. Pero si encadena dos resultados positivos, quién sabe qué puede ocurrir en una Liga tan igualada.

Lo cierto es que la imagen mostrada en Mestalla ha arrojado algo de luz en el sombrío panorama txuri-urdin, aunque los males siguen ahí. El equipo se sobrepuso a las bajas, el cansancio y el varapalo europeo para superar por momentos a la revelación del campeonato y demostrar que no está muerto. La cuestión es que ahora tiene que demostrarlo con resultados esta semana y el margen de maniobra es mínimo.

Un centro del campo más sólido. La presencia de Zubeldia, Illarramendi y Zurutuza en la parcela ancha dio más sobriedad y equilibrio al juego colectivo. Lo demuestra el hecho de que el Valencia, que es el tercer goleador de la competición, apenas sí hizo tres ocasiones jugando en casa a una Real que llegó el viernes por la tarde de Austria y el sábado ya estaba viajando de nuevo a la capital del Turia.

Zubeldia es un pivote la mar de interesante por su empaque físico en los duelos, su buena colocación y fácil lectura del juego. Sin embargo, la mala trayectoria del equipo ha ensombrecido el rendimiento que, con 20 años, ha dado en los 1.360 minutos que ha disputado esta temporada. A ver dónde encuentran un centrocampista de su generación que se haya hecho un sitio en Primera tan pronto. Quizás el bético Fabián, pero es un año mayor.

La del domingo fue la segunda vez que formó con Illarramendi y Zurutuza, y a pesar de que ninguno de los tres se salió, se bastaron para dominar el juego. Con un fútbol-control antes del descanso y con un acento más ofensivo después. La anterior ocasión fue en el Wanda Metropolitano y la Real también cuajó un buen partido en una cancha difícil. La pena es que Eusebio no haya querido juntarles más veces esta temporada. Sobre todo fuera de casa, donde el equipo solo ha sumado dos puntos de 24 desde octubre. No estaría mal que en Villamarín volvieran a repetir juntos.

Canales da más verticalidad. Desde que Prieto cayó lesionado ante el Deportivo, el cántabro ha tomado el testigo como organizador en el último tercio del campo. El capitán lo hacía juntando adversarios y dividiendo siempre un pase limpio y en ventaja al compañero. Canales, con un estilo diferente, aporta dinamismo y verticalidad, y está aprovechando su oportunidad en el sitio en el que mejor puede rendir. Aunque sea como en Valencia, partiendo de una posición inicial exterior como hacía Vela.

En cuatro jornadas de Liga lleva dos goles y tres asistencias, la última la que dio a Oyarzabal ante el Valencia. Y a punto estuvo de marcar el tanto del empate en ese lanzamiento de falta al que respondió de forma magistral Neto.

Formando por delante de Zubeldia, Illarramendi y Zurutuza desempeña ese papel de cuarto centrocampista que equilibra las fuerzas en la zona ancha pero que también aporta llegada para que los dos delanteros no se sientan tan solos arriba peleando ante la defensa contraria.

Oyarzabal se hace mayor. Sucede como con Zubeldia, que la mala trayectoria colectiva hace que olvidemos que este chaval de 20 años lleva nueve goles y siete asistencias en los 30 partidos que ha jugado esta temporada. Pero como cumple su tercera temporada en Primera da la sensación de que ya es un veterano. Verle tirar del carro en Mestalla ante un rival que tiene a tiro la Champions resultó reconfortante, porque se movió como delantero centro con bastantes tablas. En la primera parte le costó encontrar el sitio porque el balón estuvo lejos de él -no tuvo más que un remate de cabeza desviado-, pero en la reanudación se movió muy bien entre líneas, se asoció con el centro del campo, definió con frialdad ante Neto en el 1-1 y tiró un desmarque de ruptura que le fue anulado injustamente cuando se plantaba solo ante el meta ché. Por muy mal que lo esté haciendo la Real este año, hay detalles como este que no pueden caer en saco roto.

De la Bella aporta experiencia atrás. No alcanza el nivel de Yuri la pasada campaña, pero es un futbolista que lleva ocho años en Primera, ha jugado Champions con la Real y el Olympiacos, y conoce el oficio en el lateral izquierdo. Ha jugado quince partidos completos este año, en los que el equipo ha dejado la portería a cero en ocho, marcando además dos goles en Europa.

En ausencia de Prieto, fue el más veterano en Mestalla y asumió la responsabilidad en los malos momentos para tirar hacia adelante. Su presencia puede ayudar a sujetar algo más la débil línea defensiva en este tramo final de Liga y dar tranquilidad a Kevin mientras se va haciendo a la categoría.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos