Real Sociedad

«Claro que para la Real Sociedad es posible remontar»

Bakero se abraza con Diego tras el gol de este que dejaba a la Real a un paso de la final de la Copa de Europa. El meta Stein aparece desolado en primer plano./JAUNSAR
Bakero se abraza con Diego tras el gol de este que dejaba a la Real a un paso de la final de la Copa de Europa. El meta Stein aparece desolado en primer plano. / JAUNSAR

López Ufarte, Larrañaga y Gorriz, que vivieron situaciones parecidas, respaldan las opciones de la Real Sociedad. Hay tres precedentes con empate de la Real Sociedad en casa en la ida en Europa; pasó en una ocasión y tuvo opciones hasta el final en las dos restantes

MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

No es la primera vez que la Real Sociedad afronta el partido de vuelta de una eliminatoria europea después de haber empatado en la ida en casa. Aunque nunca lo había hecho a dos goles. En su larga historia en competición continental esta situación se ha producido en tres ocasiones anteriores y en todas ellas ha tenido opciones de clasificarse hasta el pitido final. En una lo consiguió, en la 87/88 contra el Slask Wroclaw, y en las otras dos se quedó a un gol de conseguirlo, contra el Hamburgo en la 82/83 y frente al Dinamo de Minsk en la 87/88. Recurrimos a tres históricos realistas que vivieron aquellos partidos para que nos cuenten cómo los afrontaron entonces y cuáles son sus sensaciones respecto al duelo de mañana en el Red Bull Arena ante el Salzburgo.

López Ufarte, Larrañaga y Gorriz coinciden en que la clave es mantenerse fieles a sí mismos y salir convencidos al campo de sus posibilidades. El partido de ida les dejó la sensación de que la Real es superior al Salzburgo y de que le penalizaron en exceso los errores defensivos. Por eso creen que si se muestra sólida atrás, estará en condiciones de acceder a los octavos de final de la Europa League y dar una alegría a los dos mil aficionados que le acompañarán.

López Ufarte | Hamburgo (2-1) «Es mejor que el Salzburgo y puede ganar a cualquiera»

La primera vez que la Real abrió una eliminatoria con un empate en casa fue en las semifinales de la Copa de Europa contra el Hamburgo en 1983. Era la sexta participación continental y todo el mundo daba favorito al conjunto alemán, como recuerda López Ufarte. «Tenían un delantero que se llamaba Hrubesch del que decían que le daba más fuerte con la cabeza que con el pie».

2 Hamburgo

Stein, Kaltz, Wehmeyer, Harlwig, Jakobs, Groh, Von Heesen, Magath, Hrubesh, Rolf y Bastrup.

1 Real

Arconada; Celayeta, Gorriz, Murillo, Olaizola; Larrañaga; Diego, Zubillaga, Orbegozo; Uralde (Bakero, m.69) y López Ufarte.

Goles
1-0, min. 76: Jakobs. 1-1, min. 80: Diego. 2-1, min. 84: Von Heesen.
Árbitro
Bruno Galler, suizo. En el descanso se lesionó uno de sus asistentes y ocupó el puesto uno alemán que terminó dando validez al tanto de Von Heesen, logrado en fuera de juego. Tarjetas a Uralde, Celayeta y Larrañaga.
Incidencias
partido de vuelta de las semifinales de Copa de Europa disputado en el Volkparkstadion el 20 de abril de 1983. En la ida se registró un 1-1.

En Atocha, un gol de Gajate en los últimos minutos hizo el empate (1-1) que dio esperanzas para la vuelta. «No hicimos un buen partido, pero recuerdo que después del empate en el vestuario pensábamos que en la vuelta íbamos a tener opciones», apunta el pequeño diablo.

El 20 de abril de 1983 la Real se plantó en el Volkparkstadion convencida de sus posibilidades de acceder a la gran final. Y eso, a pesar de que arrastraba bajas importantes como las de Kortabarria, Zamora y Satrústegui, entre otras. «Siempre jugábamos de la misma manera, partiendo de estar bien ordenados en defensa. A los rivales les costaba mucho hacernos goles y sabíamos que tendríamos ocasiones al contragolpe. Hicimos un partido muy táctico», apunta.

Al descanso se llegó con empate a cero pero uno de los asistentes del colegiado suizo Bruno Galler se había lesionado y fue sustituido por uno... ¡alemán! Hoy sería impensable que ocurriese algo así, pero entonces no. Jakobs adelantó a los alemanes en el minuto 76 pero cuatro después Diego batió a Stein de un derechazo que se coló por la escuadra. La eliminatoria estaba igualada y se encaminaba hacia la prórroga. Al Hamburgo se le veía tocado ante una Real que se le había subido a las barbas y que contragolpeaba con peligro. Pero entonces ese asistente alemán no quiso ver un claro fuera de juego de Von Heesen y concedió el gol a sus paisanos.

El histórico dorsal '11' blanquiazul cree que los de Eusebio tienen muchas opciones de pasar. «Nosotros entonces no éramos favoritos y teníamos muchas lesiones, y lo tuvimos en la mano. La Real puede ganar a cualquiera y es mejor equipo que el Salzburgo. Claro que es posible remontar. La clave es que no cometa errores en defensa y que salga convencida de que va a ganar. Hoy en día no hay tanta diferencia entre jugar en casa y hacerlo fuera, porque los campos están muy bien y los arbitrajes los ve todo el mundo».

Larrañaga | Slask Wroclaw (0-2) «Hay que evitar pérdidas en el centro del campo»

La siguiente ocasión en la que se registró una igualada en la ida en casa fue en los dieciseisavos de la Recopa contra el Slask Wroclaw, en la 87/88, un partido que se jugó en San Mamés porque Atocha tenía pendiente de acometer unas obras para superar el examen de la UEFA. Los de Toshack fueron muy superiores a los polacos pero no pudieron batir al meta Jedynak. Estrellaron dos balones en los postes y Gajate vio cómo le anularon un gol que parecía legal. Así que todo quedó pendiente de la vuelta en Polonia.

Begiristain, en la imagen ante un jugador del Slask Wroclaw, marcó uno de los goles en Polonia
Begiristain, en la imagen ante un jugador del Slask Wroclaw, marcó uno de los goles en Polonia / DV

0 Slask Wroclaw

Jedynak, Tesiorowski, Krol, Machaj, Gora, Mandziejewicz, Tarasiewicz, Prusik, Gil, Marciniak (Luszczynski, m.80) y Mikolajewicz (Socha, m.70).

2 Real

Arconada; Mujika, Gorriz, Larrañaga, Gajate, Rekarte; Shanti Bakero; Zamora, José Mari Bakero, Begiristain; Loren (Fuentes, m.85).

Goles
0-1, min. 77: Loren. 0-2, min. 82: Begiristain.
Árbitro
Jan Keizer. Holandés.
Incidencias
partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Recopa de Europa, competición entonces destinada para los campeones de Copa de cada país. Se disputó el 30 de septiembre de 1987 en el Estadio Olímpico de Wroclaw. El encuentro de ida se celebró en San Mamés, porque la UEFA no dio permiso a que se jugara en Atocha, y acabó con 0-0 después de que la Real estrellara dos balones en la madera y se le anulase un gol a Gajate.

El cuadro txuri-urdin se plantó en el Estadio Olímpico de Wroclaw el 30 de septiembre de 1987 y Juanan Larrañaga lució el número 4 a la espalda. El azpeitiarra es el segundo jugador con más partidos (589) en la historia de la Real y cuenta a sus espaldas con una amplia experiencia europea. «Nos costó algo adaptarnos el cambio de Atocha a San Mamés en el primer partido, pero teníamos la sensación de que éramos mejores y de que les podíamos ganar allí. Eso fue muy importante para lograrlo».

No obstante, el partido tardó en decantarse, porque como había ocurrido en Hamburgo cinco años atrás los goles se resistieron. Loren abrió el marcador en el minuto 77 y Begiristain sentenció poco después. «No resultó sencillo, porque en Europa no hay enemigo pequeño, como sucede ahora con el Salzburgo, pero sí recuerdo que conforme avanzaba el partido nos sentíamos cada vez más fuertes. Defensivamente estuvimos muy concentrados y se trataba de aprovechar algunas de las ocasiones que creamos», explica.

Larrañaga tiene muchas esperanzas depositadas en la clasificación blanquiazul para los octavos de final. «No le vi tan mal a la Real en el partido de ida en Anoeta. En la segunda parte le hizo mucho daño al Salzburgo. Yo no les vi tan fuertes defensivamente a los austriacos como decían, aunque sí me parecieron rápidos y agresivos en la presión. Pero cuando la Real fue a buscarles más arriba en la segunda parte y les jugó de una manera más directa, les creó muchos problemas. Hubo momentos en que los vi desbordados. El 2-2 es un buen resultado para ellos pero tienen que jugar con esa presión de tener la eliminatoria en ventaja».

Considera que es importante afrontar la vuelta con las mismas ideas de siempre. «No creo que la Real vaya a cambiar sus principios de juego. Tratará de controlar el partido a través del dominio del balón pero debe ser fuerte físicamente y no cometer pérdidas en el centro del campo que alimenten el contragolpe contrario. Si lo hace, estará cerca de pasar».

Bixio Górriz | Dinamo Minsk (0-0) «No les vi en defensa tan bien; podemos hacer daño»

Curiosamente, la tercera vez que la Real se plantó en la vuelta con un empate traído de casa fue en la siguiente eliminatoria de aquel mismo año. El Ayuntamiento ya había acometido las obras necesarias para que Atocha acogiese el primer partido. Le tocó en suerte el Dinamo de Minsk bielorruso. No tenía el renombre de otros posibles rivales que había en el bombo, como el Hamburgo, el Ajax, el Sporting Portugal o el Olympique de Marsella, pero a Toshack no le gustó porque tres años antes ya le había eliminado a penaltis cuando dirigía al Sporting de Lisboa. Se repitió la maldición.

Bixio Gorriz y Gajate aparecen entre dos jugadores del Dinamo Minsk
Bixio Gorriz y Gajate aparecen entre dos jugadores del Dinamo Minsk / DV

0 Dinamo Minsk

Satsunkevich, Goronov (Rodnenok, m.87), Borovski, Zygmantovich, Yanuzevski, Shiroki, Gotsmanov, Aleinikov, Derkach (Kisten, m.24), Konratiev y Sokol.

0 Real

Arconada; Mujika (Uria, m.59), Gorriz, Larrañaga, Gajate, Rekarte; Shanti Bakero; Zamora (Iturrino, m.68), Bakero, Begiristain; Loren.

Árbitro
Yusuf Namoglu, de Turquía. Amonestó con tarjeta amarilla a Gostmanov y Zygmantovich del Dinamo de Minsk, y a Gajate, Arconada y Loren de la Real.
Incidencias
encuentro correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Recopa de Europa disputado el 4 de noviembre de 1987 en el Dynamo Stadion. En Atocha el resultado fue de 1-1, marcador que a la postre eliminaría a aquella Real que esa temporada fue subcampeona de Liga y de Copa. El torneo lo ganó el Malinas belga tras superar en la final al Ajax por 1-0. El Olympique de Marsella y el Atalanta fueron los otros dos semifinalistas.

El encuentro de ida comenzó bien con un disparo de Zamora al poste pero el Dinamo de Minsk se adelantó con un tanto de Kondratov y defendió muy bien su ventaja. Gajate, como sucedió ante el Hamburgo, hizo el empate casi al final tras resolver un barullo en el área. Recurrimos a Bixio Gorriz para que recuerde aquella eliminatoria. «Éramos mejores pero ese día no hicimos un buen partido y lo pagamos caro. Nos hicieron un gol pronto y nos costó jugar a remolque».

La vuelta se disputó en el Dynamo Stadion el 4 de noviembre de 1987. «Estábamos convencidos de que podíamos pasar, pero todo se nos puso en contra. Hacía mucho frío, jugamos a varios grados bajo cero, y el campo estaba muy mal. Hoy eso no ocurre, porque todos los estadios tienen muy buen césped. Ellos plantearon un partido muy cerrado, con constantes faltas y pérdidas de tiempo. Y no pudimos pasar. Nos quedamos a un gol de hacerlo. Tuvimos ocasiones pero no entraron», recuerda.

Con el paso del tiempo se dio cuenta de la gran oportunidad que perdieron entonces. «El disgusto fue muy grande y con los años comprendimos que de haber superado aquella eliminatoria, podíamos haber llegado muy lejos. Fue la temporada que quedamos subcampeones de Liga y de Copa y aquella Recopa la ganó el Malinas. Quizás nos pilló demasiado pronto», admite.

Para mañana tiene claro que las opciones de pasar siguen intactas. «El partido de ida fue extraño. La Real no jugó bien pero me dio la impresión de que es superior. Al Salzburgo no le vi tan bien en defensa y creo que se le puede hacer daño. Tampoco será fácil para ellos gestionar un partido así, porque les puede pesar ese cartel de favoritos tras el 2-2 de Anoeta. No hay que salir a lo loco, porque un gol se puede hacer en cualquier momento, y sí hay que mantenerse fuertes defensivamente para tener la puerta a cero».

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos