Europa, ocasión para que la Real Sociedad levante el vuelo

Los realistas se ejercitaron bajo la lluvia en el campo número dos de Zubieta para preparar el encuentro de hoy ante el Salzburgo. Moreno, que será titular, y Zurutuza, ayer en Zubieta./ARIZMENDI ARIZMENDI
Los realistas se ejercitaron bajo la lluvia en el campo número dos de Zubieta para preparar el encuentro de hoy ante el Salzburgo. Moreno, que será titular, y Zurutuza, ayer en Zubieta. / ARIZMENDI ARIZMENDI

La Real Sociedad afronta el partido de ida ante el Salzburgo con el debut de Héctor y la presencia arriba de Jon Bautista

MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN

Anoeta se vestirá de gala para vivir un nuevo desafío de la Real Sociedad en Europa en el que será su partido número 75 en competición continental desde su estreno en 1974. La eliminatoria ante el Salzburgo no le llega en un buen momento dada su delicada situación liguera, pero históricamente cuando ha avanzado lejos en competición internacional siempre lo ha hecho mal en el torneo de la regularidad.

En la 82/83, cuando se quedó a las puertas de la final de la Copa de Europa, acabó séptimo y sin billete continental cuando venía de ser campeón de Liga dos años seguidos. Más tarde, en la 88/89 firmó su mejor trayectoria en la UEFA tras dejar en la cuneta al Dukla de Praga, Sporting de Portugal y Colonia y caer en cuartos a penaltis frente al Stuttgart cuando tenía el pase a semifinales en la mano. Pero acabada su aventura continental y cuando quedaban ocho jornadas de Liga, aquella Real de Toshack era decimocuarta en la Liga, como ahora, con solo seis puntos de renta sobre la zona de descenso. Es más, el galés fue sustituido en el banquillo por Boronat cinco semanas después.

Más recientemente, en la 03/04, aquel equipo de Denoueix que casi gana la Liga un año antes alcanzó los octavos de Champions contra el Lyon en febrero siendo decimoquinto a cuatro puntos del descenso. Y eso que tenía a los Kovacevic, Nihat, Karpin, Xabi Alonso y compañía. Como verán, la situación de ahora no es nueva, por desgracia.

La Real fue el segundo más goleador en la fase de grupos y el que tuvo más posesión y ocasiones

La importancia de no encajar

La Real se aferra a la vía europea para salvar una temporada que no está respondiendo a las expectativas. Por eso esta eliminatoria ante el Salzburgo es tan importante, porque en caso de ganarla puede invertir la dinámica negativa que arrastra y ayudarle a superar la crisis de confianza que atraviesa.

El objetivo en el encuentro de ida es doble. Por un lado, coger alguna ventaja por mínima que sea. Por otro, dejar la portería a cero, ya que en enfrentamientos a doble partido suele ser un factor casi determinante. Si repasamos las seis eliminatorias europeas en las que disputó el partido de ida en casa y dejó la puerta imbatida, se comprueba que superó cuatro de ellas y en una quinta ocasión alcanzó la tanda de penaltis en la vuelta.

En la 82/83 ganó 2-0 al Celtic de Glasgow en octavos de la Copa de Europa y en la vuelta pasó sin apuros gracias al tanto inicial de Uralde, por mucho que los escoceses ganaron 2-1. En la 87/88 la Real empató en casa sin goles contra el Slask Wroclaw en dieciseisavos de la Recopa pero en la vuelta se impuso por 0-2 con los tantos de Loren y Begiristain. Un año más tarde, en la UEFA, tomó una mínima ventaja por 1-0 en octavos ante el Colonia merced a un gol de Loinaz que le valió para pasar en Alemania, donde empató a dos.

La primera vez que ganar en casa en la ida con la puerta a cero no le sirvió para clasificarse fue en la 90/91, en la ronda de dieciseisavos de la UEFA ante el Partizán. Larrañaga dio ventaja en Atocha a la Real pero en Belgrado se registró el mismo resultado, siendo eliminada en los fatídicos penaltis.

Hace tres temporadas el triunfo en Anoeta por 2-0 ante el Aberdeen dejó encarrilada la tercera ronda de la Europa League, aunque por si acaso también ganó en Escocia por 2-3. En el play-off posterior no sirvió el 1-0 de renta del primer partido en casa porque en Krasnodar la Real cayó con estrépito por 3-0. Ha sido la única vez de las seis en las que dejó la puerta a cero en la ida y no le valió para clasificarse o llegar al menos a los penaltis.

En el terreno deportivo Eusebio introducirá varias novedades en la alineación con respecto a la que saltó al campo en el Bernabéu. La gran novedad será el debut oficial del último fichaje blanquiazul, Héctor Moreno, que después de ver los partidos ante el Deportivo y el Real Madrid en la grada tendrá la oportunidad de estrenarse de corto. Todo apunta a que formará pareja en el eje de la zaga con Diego Llorente, la otra incorporación en esa línea de esta temporada. Raúl Navas se ha quedado fuera de la convocatoria y Aritz Elustondo se quedaría en el banquillo después de dos partidos seguidos como titular. En el lateral derecho estará Odriozola y en el izquierdo podría regresar Kevin.

En el centro del campo son fijos Illarramendi y Xabi Prieto, y todo indica que Zubeldia será el tercer hombre en la medular. Zurutuza ha entrado en la lista pero acabó el partido del Bernabéu bastante cargado y quizás se quede de inicio en el banco. No hay que perder de vista que el domingo la Real recibe al Levante en un partido vital para escapar de la zona de peligro.

Arriba la gran novedad será la presencia como referente de Jon Bautista, que se encargará de cubrir el hueco dejado por Willian José. El errenteriarra lleva seis goles desde su debut en el primer equipo, a pesar de que no ha tenido continuidad, y llega después de marcarle al Real Madrid nada más saltar al campo. A su lado estarán Oyarzabal y Juanmi o Canales. Januzaj, que vuelve al equipo, no parece que esté en condiciones aún de ser titular.

El partido enfrentará a una Real que ha brillado en ataque en la fase de grupos -ha sido el segundo más goleador y el que más posesión y ocasiones ha tenido- contra un Salzburgo que solo encajó un gol y que viene de encadenar cinco partidos imbatido en Europa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos