Real Sociedad

«Es buen momento para ir al Bernabéu»

Los jugadores de la Real celebran uno de los goles del Real Madrid 1 - Real 4 de la temporada 2003-2004. / AFP

Boris, Larrea, Prieto y Alkiza fueron cuatro de los protagonistas del último triunfo de la Real Sociedad en el campo del Madrid en 2004

MIGUEL GONZÁLEZ SAN SEBASTIÁN.

Ganar en el Bernabéu es difícil para cualquiera pero mucho más para la Real. Tradicionalmente ha sido su feudo maldito. A pesar de que el txuri-urdin es uno de los conjuntos históricos de la competición, no logró su primera victoria en Liga allí hasta el 10 de marzo de 1991, cuando hacía 63 años que había echado a andar el campeonato. Para entonces ya ha había sido campeón de Liga dos veces en los ochenta y subcampeón otras dos, pero ni en sus mejores momentos pudo tomar el recinto merengue. Unas veces por la entidad del rival y otras por culpa del árbitro, siempre ocurría algo que le hacía volverse con las orejas gachas.

Después de aquel triunfo en el ejercicio 90/91, la Real ha saboreado la victoria en otras dos ocasiones, en la 93/94 y en la 03/04. La última se produjo el 23 de mayo de 2004 y también fue la más abultada, ya que los entonces entrenados por Denoueix firmaron un rotundo 1-4 que incluso pudo ser más amplio en los minutos finales ante la efectividad del contragolpe guipuzcoano.

Ha sido la última alegría en Chamartín, donde en las diez visitas posteriores hasta hoy solo ha podido empatar en una ocasión, en la 05/06, sufriendo nueve derrotas por el camino. Siete de ellas, consecutivas tras el último ascenso a Primera División ocurrido en 2010.

Echamos la vista atrás para conocer la opinión de varios de los protagonistas que aquella tarde estuvieron sobre el césped del Bernabéu. Coinciden en que ganar en un campo así no se olvida y apuntan que ahora es un buen momento para tratar de sorprender a un Real Madrid que, sin opciones al título de Liga, estará pensando más en la eliminatoria de la Champions contra el PSG.

Sergio Boris «La Real juega muy bien al fútbol; la veo con opciones»

Sergio Boris (Avilés, 1980) cuajó ese día uno de sus mejores partidos en los tres años que militó en la Real. Sigue en activo en el Colunga de la Tercera asturiana y es uno de los dos supervivientes de aquella plantilla que sigue jugando al fútbol. El otro es Mikel Alonso.

«Recuerdo que nos salió un partidazo tremendo. Aranburu estaba sancionado y jugué yo de pivote único por delante de la defensa, con Alkiza algo más adelantado. Xabi Prieto, con el que me llevo muy bien, marcó dos goles. Con el Oviedo ya había empatado allí anteriormente, pero ganar en el Bernabéu es algo único para un futbolista», afirma.

Cree que fue importante acudir sin presión a aquel partido. «Era el último de la temporada y no nos jugábamos nada, aunque es de esos escenarios que nos motivan a todos. Pero pudimos disfrutar de esa tranquilidad que siempre es necesaria para jugar bien. Es uno de mis mejores recuerdos como profesional, haber ganado allí con la Real».

Entiende que la situación que vivieron entonces podría repetirse ahora para pescar en río revuelto. «El Madrid no había hecho una buena temporada y necesitaba ganar para ir directo a la Champions. Ahora tiene imposible ganar la Liga con la distancia que le lleva el Barcelona y estará pensando más en la eliminatoria ante el PSG. La Real juega muy bien al fútbol y, aunque no está haciendo una buena temporada, llega de meterle cinco al Dépor. Si consigue hacer su juego y acierta arriba en el remate, la veo con opciones de dar la sorpresa, aunque a nadie se le escapa que el Real Madrid es un equipazo y que ganar en su casa sigue siendo igual de complicado que siempre».

Gorka Larrea «Si han ganado allí Villarreal y Betis, ¿por qué no la Real»

Para este donostiarra de 33 años aquel partido supuso su debut en Primera División. Su carrera le llevaría después por el Almería, Levante y Numancia, antes de probar suerte en el fútbol norteamericano en el Montreal Impact y el Indy Eleven, entre otros. Ahora realiza en Las Rozas el curso para obtener la licencia de entrenador UEFA Pro.

Con una memoria privilegiada, no tiene problemas para hablar como si fuera ayer de esa última victoria txuri-urdin en terreno blanco. «El Madrid estaba entrenado por Queiroz y atravesaba por un mal momento. Tenía que ganar para ir directo a la Champions, pero como perdió acabó cuarto en vez de segundo. Denoueix hizo un planteamiento fantástico. Nos dijo que ellos jugarían en el lateral derecho con Mejía, un central que estaba empezando y que no tenía confianza para subir mucho. Así que jugamos sin nadie en la banda izquierda, solo con Aranzabal de lateral. Y cargamos todo el juego por la derecha, con Prieto abierto en banda y Karpin por dentro, más De Paula y Kovacevic de delanteros. En esa zona estaba Roberto Carlos, así que no paramos de buscarle la espalda en todo momento. Nos salió todo a pedir de boca, porque hicimos cuatro goles y pudimos meter alguno más».

Gorka entró al campo en la segunda parte en sustitución de su amigo Xabi Prieto. «Fue algo tremendo. Debutar y ganar en el Bernabéu al mismo tiempo. ¿Si tenía miedo? Tendría mucho más ahora si tuviera que jugar. Entonces éramos unos chavales y llegábamos muy preparados del Sanse, porque entrenábamos mucho y muy duro. Recuerdo que tuve un mano a mano con César tras un pase de Gabilondo que no metí por poco. Al final del partido Solari me dio su camiseta. Con el paso del tiempo coincidí en Estados Unidos con Raúl, con el que hice amistad, y se acordaba perfectamente del partido».

Cree que la Real puede repetir esa gesta el sábado. «Algún día tiene que volver a ganar allí. Le puede quitar el balón al Real Madrid y si eso ocurre el Bernabéu se puede volver en contra de los suyos. La clave es tenerlo para hacer daño en ataque, no solo para moverlo de un lado a otro. El Betis, el Villarreal y el Leganés ya han ganado esta temporada allí, ¿por qué no la Real?».

Xabi Prieto «Metí mis primeros goles y me llevé la camiseta de Ronaldo»

El capitán era un imberbe que lucía dorsal del Sanse. El año pasado, antes de ir al Bernabéu, recordaba así el partido. «El Madrid se jugaba ser segundo e ir directo a Europa, pero eso no motivó a un club que solo aspira a ser campeón. Denoueix hizo un gran planteamiento. Jugamos sin interior izquierdo y todo nos salió rodado. Fueron mis primeros goles con la Real. Recuerdo que me llevé la camiseta de Ronaldo a casa».

Si bien entonces salió todo redondo, advierte de la dificultad que siempre entraña superar al conjunto blanco. «Nunca es fácil ganarle. Da igual las circunstancias que sean, porque es un equipo de lo mejor del mundo. En aquella ocasión jugaron Raúl, Ronaldo, Roberto Carlos, Figo, Helguera... pero no tuvieron su día».

Cuando se le pregunta qué hay que hacer para ganar allí, afirma que «nunca sabes muy bien cuál puede ser la clave del partido. Para ganar está claro que debemos ser sólidos atrás, sacrificarnos todos en defensa, porque siempre hay fases complicadas durante los 90 minutos, y luego aprovechar nuestro momento. El Madrid sale muy rápido a la contra y hay que tratar de evitar pérdidas tontas en el centro del campo».

Bittor Alkiza «Impresiona más que el Camp Nou; hay que ser valientes»

Bittor Alkiza sabe lo que es ganar cuatro veces en el Bernabéu, dos con la Real y otras dos con el Athletic. El segundo entrenador del Numancia explicaba así en estas mismas páginas antes de una visita al Real Madrid cómo salir airoso del envite. «Es cierto que gané cuatro veces, pero la mayoría perdí y en alguna nos fuimos con un saco de goles. Eso sí, aquel 1-4 todo nos salió perfecto», aclaraba.

Entiende que lo primero es «contrarrestar su juego. Que no se encuentren cómodos. Correr más y mejor. El Real Madrid moderno no necesita hacer tantas ocasiones para marcar. Tiene más pegada. Crees que tienes el partido controlado y en varios contragolpes te machaca. Luego hay que salir rápido al contragolpe tras recuperar el balón. También hay que ser valientes, porque el Bernabéu impresiona más que el Camp Nou».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos