Real Sociedad

¿Dónde está el techo de la plantilla de la Real Sociedad?

Los jugadores de la Real corren en uno de los últimos entrenamientos celebrados en Zubieta. Gráfico
Los jugadores de la Real corren en uno de los últimos entrenamientos celebrados en Zubieta. / ARIZMENDI

La Real Sociedad consigue mantener el bloque compensado y versátil que tan buen resultado viene ofreciendo. Eusebio, como era su deseo, dispondrá de 23 jugadores, dos al menos por puesto, para afrontar las tres competiciones

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

La Real ha sido un espectador más en el cierre del mercado. Solo el Atlético de Madrid, sancionado sin poder fichar en esta última ventana de fichajes, y el Athletic, han incorporado menos jugadores que la Real este verano. Diego Llorente (Real Madrid), Adnan Januzaj (Manchester United) y Alberto De la Bella (Olympiacos) es todo lo que ha llegado a la Real. No ha hecho falta más. El saldo económico ha quedado prácticamente a la par porque se han ingresado entre trece y dieciséis millones por Yuri y se ha gastado trece para fichar a Llorente y Januzaj.

Eusebio se ha quedado con 23 efectivos, más el portero Sisniega, aunque entre ellos hay dos lesionados de larga duración, Carlos Martínez y Guridi, que se recuperan de sendas operaciones en la rodilla. La Real, con la estabilidad que da la continuidad de dos años con el mismo entrenador y prácticamente el mismo bloque, vuelve a estar en disposición de ganar cada partido de los que va a jugar en Anoeta y a domicilio. Por delante, después de los dos partidos jugados en Liga, 44 más como mínimo (36 de Liga, seis de Europa League y dos de Copa) para una plantilla que sigue creciendo, que ojalá no haya tocado techo, y que sabe porque así lo ha demostrado que puede jugar a fútbol a las mil maravillas. Así es como quedan las tres líneas de la plantilla:

Rulli, el intocable

Rulli, después del enésimo culebrón de verano con el Nápoles en el cogote, volverá a ser el defensor de la portería. En la última temporada jugó 44 partidos completos, 3.960 minutos, en los que demostró que sigue evolucionando. Hoy es un portero con un juego de pies mucho que mejor del que llegó a la Real y también ha dado un paso adelante en el juego aéreo.

La pregunta en la portería es saber cuándo va a tener Toño su oportunidad. La Real lo recuperó del AEK Larnaca para cubrir las espaldas de Rulli en caso de necesidad, pero se quedó en blanco en la pasada temporada, ni siquiera en la Copa tuvo una oportunidad, un hecho éste que no ha sido bien digerido en el vestuario. Lo normal es que en esta temporada con tres competiciones Toño tenga su momento.

La tercera plaza de la portería es para Álvaro Sisniega, que se entrenará con el primer equipo y competirá con el Sanse, toda vez que el club se ha desprendido de Giralt (Oviedo B), Tena (Amorebieta) y Bardají (Huesca).

Iñigo, el líder en la defensa

La zaga ha sido una línea en los últimos años basada en los jugadores de cantera (Ansotegi, Mikel González, Yuri y Carlos Martínez, entre otros), pero dos de las apuestas recientes (Navas y Llorente) se han realizado para dar consistencia a esa zona del campo. Iñigo es el hombre llamado a liderar la defensa realista tras su no fichaje por el Barcelona. Navas se erigió en su socio ideal en la última temporada en buena medida por la calma que ofrece al jugar el balón en la zona de iniciación, ya no tiene nada que demostrar, pero por suerte para los dos y para la Real, Llorente y el reconvertido Aritz pueden cubrir cualquier contratiempo como ha quedado demostrado en este arranque de Liga. Los cuatro ofrecen garantías en el centro de la zaga. En los laterales, la Real apuesta por la juventud. Odriozola es indiscutible en la derecha por su velocidad, profundidad y capacidad de desborde y el problema es quién es su sustituto hasta que Carlos Martínez consiga alcanzar el nivel de juego de sus compañeros tras pasar por el quirófano. Llegado el caso, Eusebio podría tirar de Ujía o Gorosabel.

En la izquierda, la apuesta es Kevin, respaldado por la experiencia de De la Bella. Eusebio tiene mucha confianza en el joven zurdo. Kevin no es Yuri, necesita partidos, cogerle el punto a la categoría, pero tiene unas características que se adaptan bien al fútbol que propugna el técnico.

Illarramendi marca el estilo

Illarramendi ha sido el mejor mediocentro organizador de la pasada Liga, con unas prestaciones altísimas tanto en la fase ofensiva como defensiva, así que sobra decir que el estilo reconocible de la Real lo va a seguir marcando él. Zurutuza seguirá siendo el jugador que da equilibrio a este equipo. Nunca en sus diez temporadas como profesional había superado los 3.000 minutos de juego entre Liga y Copa y él también necesitará descanso.

Pardo, en su séptima campaña tras su estreno en Primera y al haber decidido quedarse en la Real, tiene todos los boletos para ser quien cubra esas ausencias de Zurutuza en el puesto de ocho ya que Eusebio prefiere a Zubeldia como pivote por delante de la defensa.

Mención aparte para Xabi Prieto. Ha vuelto a su mejor posición, por dentro detrás del nueve, y ahí ha destapado el tarro de las esencias. Solo él sabe si ésta será su última temporada así que cada partido que juegue será un regalo para la vista. Viene de marcar más goles que nunca en jugada -siete más uno de penalti- y de dar seis asistencias.

Mucha pólvora arriba

La marcha de Vela en enero condicionará el futuro de la línea atacante y del equipo. Es cierto que ha perdido capacidad de desequilibrio, pero lo normal es que su marcha se note. Habrá que esperar a enero para ver si la Real decide fichar para cubrir su ficha. La principal característica del ataque realista volverá a ser la calidad invididual de muchos de sus componentes, futbolistas especialmente hábiles en acciones de uno contra uno y verticales, a los que se ha sumado Januzaj. Una de las grandes virtudes de la Real será la movilidad de sus jugadores en campo contrario. A Eusebio le gustan los delanteros que crean confusión en el adversario, los que dejan espacios libres para la incorporación de los volantes o los laterales, y por eso no le gustan los jugadores que tienden a actuar en una zona concreta porque cree que se convierten en demasiado previsibles. Hoy es difícil adivinar la posición concreta de Juanmi, Canales, Oyarzabal o Januzaj.

Solo Willian José y Agirretxe parecen fijos en la posición de nueve porque a Bautista ya le ha empezado a mover a la banda. El ariete brasileño, con catorce dianas en la última campaña, será el que marque el estilo por su capacidad para jugar lejos de la portería rival. La Real tiene un diamante con él porque lo mismo realiza funciones organizativas como cuarto centrocampista que es el mejor terminador en el área.

Más

Fotos

Vídeos