Real Sociedad

La Real tropieza en Holanda

El canterano Ujía trara de zafarse de un oponente del Venlo. / Stanley Gontha

El equipo txuri urdin cae por 2-0 ante el Venlo en el segundo amistoso de su stage en Ermelo

MIGUEL GONZÁLEZ

Los aficionados al ciclismo recordarán cómo en los ochenta y los noventa era costumbre que los corredores que aspiraban al triunfo en las grandes vueltas fueran a las primeras carreras del año a tomar el sol y acumular kilómetros, llegando a meta a veinte minutos. En el fútbol actual pasa algo parecido con estos primeros bolos veraniegos en los que, aparte de para sumar minutos en las piernas, de poco más sirven. Porque qué trabajo táctico vas a realizar cuando en el once inicial solo Toño y Concha estaban en la plantilla hace dos meses. Ellos, junto a Pardo, Gaztañaga y Llorente, y un puñado de chavales del Sanse formaron el equipo que se enfrentó a un VVV Venlo bastante justito pero que, en su presentación ante 3.000 aficionados, impuso su mayor interés para ganar con claridad.

Pocas conclusiones se pueden sacar de un partido así, aunque hace un año este tipo de amistosos caían del lado blanquiazul jugando lo mismo. Ayer tampoco era un día para florituras, con un campo de hierba artificial que estaba demasiado lento para el habitual fútbol combinativo de los blanquiazules, que siguen acusando serios errores de ajuste defensivos en estos primeros enfrentamientos. El sábado ante el Feyenoord es de esperar que cambie algo la situación, por el rival y el escenario. Y porque a nadie le gusta acumular cuatro partidos sin ganar. Aunque sea pretemporada.

Otro mal arranque

De salida Eusebio formó con un equipo que nada tiene que ver con el que pondrá en liza dentro de tres semanas en el arranque liguero en Balaídos. Tan solo Llorente y Kevin tendrían opciones de ser titulares ante el Celta. Toño jugó bajo los palos, con Ujía, Llorente, Gaztañaga y Merquelanz en defensa. Este tuvo que dejar pronto el campo, ya que nada más empezar cayó desequilibrado en la línea de fondo y se dañó el hombro izquierdo. Kevin tomó su relevo en el minuto 20. En el centro del campo jugaron Pardo, Guevara y Capilla, con Sangalli como cuarto centrocampista escorado a la izquierda, Concha moviéndose a pierna cambiada por la derecha y Muguruza de hombre más adelantado.

Como viene siendo la tónica general de este verano, la Real volvió a recibir el primer gol del partido. Es cierto que contra el Girondins (0-1) lo hizo al final, pero ayer se repitió la historia del sábado pasado en Biarritz. Entonces el Saint-Étienne tardó veinte segundos en batir a Rulli por un desajuste defensivo en el flanco izquierdo del equipo. Esta vez apenas fueron tres minutos los que necesitó el Venlo para superar a Toño. Bastó que Van Crooij, un habilidoso extremo zurdo que jugó a pierna cambiada, hiciera una diagonal contraria para que la defensa temblara como un flan. Thy cortó por medio de los centrales y batió a Toño. Cierto es que tampoco se le puede pedir a la zaga que formaba en ese momento, que estaba compuesta por un chaval que hace un año jugaba en el juvenil –Ujía–, un recién llegado como Llorente, Gaztañaga –que hace años que no juega de central– y el extremo del Sanse, Merquelanz.

Así que tocaba hacer propósito de enmienda y arrear. Sangalli lo intentó desde la frontal del área un minuto después pero se encontró con Unnerstall. El modesto Venlo se manejaba en un anárquico 1-4-4-2, con movimientos tácticos bastante desincronizados, pero juntaba líneas en su campo y se hacía difícil penetrar. Capilla era el único que encendía la luz en terreno contrario con sus acciones. Así, lo intentó con un disparo intencionado que no salió demasiado desviado y devolvió una buena pared a Kevin, que le dejó solo ante el meta holandés. Al francés le faltó concretar el remate.

Por lo general, la Real sufrió bastante en defensa en dos situaciones colectivas. La primera, cuando Van Crooij jugaba a pierna cambiada por la derecha y se metía hacia adentro. Había dudas en la línea de atrás entre achicar o recular. Eso era aprovechado para la incorporación de jugadores de segunda línea, como Tissoudali o Leemans, para romper desde atrás. El primero pudo marcar el segundo gol pero Toño lo salvó con una buena intervención.

El segundo problema lo creaba el corpulento ariete Seuntjens cuando se descolgaba entre líneas. Ahí hizo sufrir a Llorente y Gaztañaga de espaldas para habilitar posteriormente a sus compañeros de banda. Con todo, en la última acción del primer tiempo Gaztañaga estuvo a punto de empatar con un potente disparo desde media distancia que Unnerstall envió a córner con la yema de los dedos.

El 2-0, de saque de banda

Si el panorama no era nada alentador, en la reanudación empeoró con el segundo tanto local. Aritz forzó un saque de banda al hacer una ayuda al lateral –pudo ser objeto de falta incluso– y se durmió. Entregó el balón al rival, que lo puso rápido en juego y, en un visto y no visto, Seuntjens había batido a Sisniega tras asistencia de Van Crooij.

En la última media hora salieron Gorosabel, Zurutuza, Prieto, Canales, Juanmi y Januzaj, que junto con Aritz, Gaztañaga, Kevin y Pardo, formaban un once más reconocible. Pero salvo una falta de Januzaj y dos buenas acciones de Juanmi, tampoco cambió mucho la situación, porque Unnerstall no pasó agobios.

2 VVV Venlo

Unnerstall, Rutten, Roseler, Promes, Janssen (Labylle, min. 72), Leemans (Antonis, min. 46), Sarpei (Post, min. 46), Van Crooij, Tissoudali (Hunte, min. 67), Seuntjens, Thy.

0 Real Sociedad

T. Ramírez (Sisniega, min. 46), Ujía (Gorosabel, min. 61), Llorente R. (Aritz, min. 46), Gaztañaga, Merquelanz (Rodrigues, min. 21), Guevara (Zurutuza, min. 61), R. Pardo, Sangalli (X. Prieto, min. 61), D. Concha (Januzaj, min. 61), Capilla (Canales, min. 61), Muguruza (Juanmi, min. 61).

Goles
1-0: Thy, min. 3; 2-0: Seuntjens, min. 55.
árbitro
Van der Graaf. Sin amonestaciones.

Más noticias

Fotos

Vídeos