Hockey

La Real, a por el triple salto con tirabuzón

Las jugadoras y técnicos de la Real levantan el puño en señal de victoria ayer en Zubieta antes de emprender viaje a Barcelona. / I. SÁNCHEZ
Las jugadoras y técnicos de la Real levantan el puño en señal de victoria ayer en Zubieta antes de emprender viaje a Barcelona. / I. SÁNCHEZ

Busca la sorpresa hoy en la semifinal de la liga de hockey en casa del Polo de Barcelona. Si gana, le espera el vencedor del Club de Campo-Junior

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Pase lo que pase hoy la Real ya ha ganado, porque ni en el escenario más optimista podía pensar en jugar la Final Four por el título, que se disputa hoy y mañana en la instalaciones que el Real Club Polo tiene en la Diagonal de Barcelona. Se planta en la gran fiesta del hockey español sin nada que perder, sin presión alguna. Por delante, dos días en los que se va a conocer el campeón de Liga de la División de Honor femenina y también el de la masculina.

La Real ya ha cumplido con nota cualquier objetivo que pudiera marcarse esta temporada alcanzando la Final Four, pero eso no significa que renuncie a dar la sorpresa. Con ese espíritu se montaron ayer en el autobús que llevó a la expedición desde San Sebastián al Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat, donde han pernoctado, junto al equipo infantil que también juega su particular Final Four de la categoría en el mismo club.

La Real se mide al conjunto anfitrión, hoy a partir de las 13.00 horas (Teledeporte). El ganador se enfrentará mañana al vencedor de la otra semifinal, la que juegan el Club de Campo y el Junior. En categoría masculina, Polo-Atlétic Terrassa (15.00 horas) y Junior-Club de Campo (17.00 horas) protagonizan las semifinales. Todos los partidos se podrán seguir en directo en la web laliga4sports.es, en diferido en Teledeporte y en Esport3.

A priori, el Polo y el Club de Campo son los principales candidatos a jugar la final en categoría femenina. Todo apunta a que el título será para el equipo de Madrid porque viene de cuajar una liga regular inmaculada -no ha perdido ningún partido- y se acaba de colgar el bronce en la Champions por clubes, pero de nada vale lo hecho antes. Las sorpresas son de lo más normal en los playoffs, no solo en hockey hierba sino también en otros deportes.

Por de pronto, la Real, a priori, tampoco estaba invitada a esta fiesta del hockey español después de coquetear toda la temporada en la zona baja de la tabla, y ahora los otros equipos le miran con recelo porque llega en su mejor momento.

El entrenador, ambicioso

Su técnico, Jorge Pérez, es ambicioso. Lo ha sido siempre desde que aterrizó en la Real y mantiene el mismo discurso que ha llevado a la Real a la semifinal por el título: «Lo afrontamos con la misma mentalidad con la que conseguimos eliminar a la Complutense en cuartos de final, con ilusión. No tenemos nada que perder. Llegamos con la ola hacia arriba, queremos competir y ver hasta dónde somos capaces de llegar».

Intuye un partido «igualado» ante el Polo porque así han sido los dos de liga regular tanto en Bera Bera, donde la Real perdió 0-1, como en Barcelona, también con victoria por la mínima para el equipo de Barcelona. «Serán los pequeños detalles los que desequilibren la balanza. En ambos partidos hubo pocas ocasiones, los dos equipos cometimos errores, hubo poco juego limpio, y no creo que cambie mucho el guion. Nosotras estamos convencidas de que les podemos hacer daño».

Una de esas armas es el penalti córner. Patricia Maraña y Maider Altuna han sacado rendimiento a estas situación de estrategia en los últimos tiempos y será fácil que la semifinal pueda decantarse de esta forma.

La capitana del Polo, Xantal Giné, también ve a la Real como un conjunto peligroso pero por otro aspecto distinto: «Es un equipo muy físico y seguro que va a ser un partido complicado».

El Polo ha terminado en la segunda plaza de la Liga. En dieciocho jornadas ha perdido tres partidos y ha empatado otros tres. Nunca antes había acabado tan arriba la liga regular. Todo está preparado para que levanten el trofeo en su casa. El campo Eduardo Dualde, en el que se juega la semifinal, se ha transformado para acoger esta Final Four. El Polo se ha volcado con la organización de esta cita. Por primera vez hay que pagar por las entradas y se calcula que habrá dos mil aficionados en las gradas. A eso también va a tener que hacer frente la Real. Gestionar esa presión ambiental será un reto más para una plantilla joven como ninguna otra de las aspirantes al título.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos