Real Sociedad

La Real Sociedad pasa por encima del Athletic

Derbi Real Athletic
Ignacio Pérez

Una Real muy superior gana con claridad a un Athletic sin necesidad de hacer un gran partido. Un gol de Oyarzabal y dos de San José en propia meta, uno con la ayuda de Iñigo, dejan el derbi aquí

MIGUEL GONZÁLEZ

Hay veces en esta vida en las que la razón no está de nuestra parte. Y esta es una de ellas. Confieso que fui de los que no entendí tu salida y menos la forma en que se produjo. Igual que muchos de tus compañeros, que se enteraron por internet cuando el sueño les vencía una fría noche de enero y se empezaron a cruzar whatsapps entre ellos para ver si era verdad que uno de sus capitanes se iba al eterno rival. Esto es un negocio en el que cada uno mira por sus intereses y faltaría más que no pudieses decidir tu futuro. Pero como te decía, confieso que estaba equivocado. Ahora estás en el sitio que te corresponde. Ahí donde verdaderamente vas a disfrutar de tu forma de entender el fútbol y de lo que es competir.

Porque ahora mismo me costaría encajarte con los Januzaj, Willian José, Oyarzabal, Illarramendi, Zurutuza -menudo partidazo del pelirrojo-, Navas, Llorente y compañía. Y es que juegan a otra cosa. No sé cómo habéis podido compartir tanto tiempo juntos. Habrás tenido que hacer de tripas corazón y sufrir mucho, porque se te ve bastante más a gusto con los Raúl García, Balenziaga, Muniain, San José y demás. Hasta para ir a protestar al árbitro al final del partido y ganarte la amarilla. ¡Que has palmado 3-1 y te han bailado en el campo, mi chico!

En fin, relleno estas líneas contigo porque el partido tampoco tuvo mucho más que contar de no haber estado tú presente y esta crónica se me puede hacer larga. La Real ganó un partido sin más a un rival que ahora mismo tiene los mismos puntos que el decimoséptimo clasificado, el primero que no desciende. Y os metisteis dos en propia meta, que ni eso nos dejasteis. Así que brillantez, poca. Ten en cuenta que, a pesar de que este año no lo hemos hecho nada bien, nos ha dado para ganar por cinco goles de diferencia al Girona y tres al Atlético, que están bastante más arriba en la tabla que vosotros, por lo que esta victoria tampoco nos saca de pobres.

Como mucho servirá para intentar quedar entre los diez primeros de la tabla en estas tres últimas jornadas y demostrar que has acertado en tu decisión. Sinceramente, ahora te entiendo.

Una Real bastante mejor

El cuadro txuri-urdin entró al derbi muy enchufado, consciente de que no era uno más. Había mucho más que tres puntos en juego: el orgullo y el honor. Y había que dejarlos a buen resguardo. Después de unos inicios de tanteo entre ambos contendientes, bastó un córner para tomar ventaja en el marcador. Aritz aprovechó que Januzaj le dejó el espacio libre para subir la banda y forzar un saque de esquina junto a la línea de fondo. Canales puso el balón muy tocado y San José, en su intento por despejar, lo introdujo en su propia portería.

El tanto permitió a los de Imanol jugar como más les gusta: a la contra. Replegaron líneas para permitir que el rival fuera a buscarle y castigarle después las espaldas tras recuperación. Ahí Zurutuza e Illarramendi hicieron un trabajo enorme. Antes de la media hora el primero de ellos tuvo en sus botas el segundo tanto. Fue una jugada en la que Canales superó la presión rojiblanca al girarse con precisión, lanzó a Januzaj por la derecha y el debarra no acertó a marcar por escasos centímetros en su remate cruzado.

La Real, como los equipos modernos, hacía daño en la estrategia y al contragolpe explotando su velocidad. Otro córner de Canales colgado por la derecha, como el del 1-0, fue cabeceado por Aritz al larguero tras ganarle la partida a Balenziaga. Kepa metió la mano lo justo para desviar el balón a la madera.

Pero no fue más que el anticipo del segundo tanto tras un ataque rapidísimo. Después de una recuperación, Illarramendi abrió a la derecha a Januzaj, este midió a Balenziaga y asistió para la llegada desde atrás de Oyarzabal. El Athletic era un guiñapo en manos de los realistas, que antes del descanso tuvieron una doble ocasión en una falta lateral botada por Canales, con remate el poste de Navas y disparo desviado por poco de Llorente tras el rechace. El Athletic daba gracias de ir perdiendo solo por dos goles al descanso.

Nadar y guardar la ropa

En la reanudación no cambiaron mucho las cosas, con una Real que siguió poniendo cerco a la portería de Kepa y un Athletic que fue incapaz de hacer una ocasión en jugada. Todos sus argumentos dependían del balón parado. Llorente, en el saque de una falta lateral de Canales, no marcó porque lo evitó Kepa en una gran parada. Pero el meta de Ondarroa no pudo impedir a continuación que llegase el tercero, en otro balón parado puesto con habilidad por el cántabro. Entre Iñigo y San José, el balón terminó dentro para alegría de Anoeta, que se venía abajo.

Con el 3-0 hubo quien pensó incluso en una reedición de aquella manita del 28 de mayo de 1995, en otra sonada victoria en el derbi del club sin ambición. Pero esta vez no fue así. Tampoco estamos para lanzar cohetes, la verdad. Que no ha sido nuestro año. El Athletic halló petróleo en un clarísimo penalti de Llorente que transformó Raúl García y que le permitió, al menos, que la Real estuviese más pendiente de mirar hacia atrás que hacia arriba.

Williams y Raúl García, en sendos cabezazos en acciones de estrategia, pudieron marcar, pero también Januzaj en un contragolpe cuyo remate desvió Kepa en fenomenal estirada -este sí que no entiendo que hace en el Athletic-. Pero como los unos no podían y los otros no querían -les bastaba con defender dos goles de renta-, el partido se fue consumiendo sin que hubiera nada destacado más allá de las típicas tanganas en las que estuvieron los de siempre, los Raúl García, Muniain, tú y compañía. Fíjate que malos somos compitiendo que a Rubén Pardo le pudo la pasión y acabó en la calle. Y es que en este arte de competir nunca hemos sido buenos. Se nos da bastante mejor jugar.

3 Real Sociedad

Moyá; Aritz (Odriozola, min. 82), Llorente, Navas, De la Bella; Illarramendi, Zurutuza, Canales (Rubén Pardo, min. 78); Oyarzabal, Januzaj (Zubeldia, min 89) y Willian José.

1 Athletic

Kepa; De Marcos, Nuñez, Iñigo Martínez, Balenziaga; San José, Iturraspe (Mikel Rico, min. 72); Córdoba (Muniain, min. 67), Raúl García, Lekue (Susaeta, min 49) y Willians.

Árbitro:
Sánchez Martínez (Murcia). Roja directa a Rubén Pardo en el minuto 85. Tarjetas amarillas a Illarra, Llorente, Willian José, Raúl García, Willians, Susaeta, Muniain y De Marcos.
Goles:
1-0, min. 15: San José (p.p.). 2-0, min. 36: Oyarzabal. 3-0, min. 53: San José (p.p.). 3-1, min. 59: Raúl García, de penalti.
Incidencias:
23.972 espectadores en el estadio de Anoeta, con una afición local que tuvo en su recuerdo durante los 90 minutos a Iñigo Martínez, constantemente pitado en cada acción de juego en la que intervino.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos