Real Sociedad

El tirón del futuro Anoeta acerca a la Real Sociedad a su récord de socios

Cayo Sanz y Mireia Berrocal. /Michelena
Cayo Sanz y Mireia Berrocal. / Michelena
Socios de la Real Sociedad

El club prevé cerrar este mes el proceso de asignación de asientos con 27.718 abonados, cerca de los 28.000 que solo se han alcanzado en 2003 y 2014. Con el fondo norte en construcción, para la próxima temporada se ha fijado un tope de 28.600 socios y ya se ha completado el 97%

Raúl Melero
RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

El renovado atractivo que para los aficionados al fútbol supondrá el nuevo Anoeta, con más comodidades y, sobre todo, una mejor visión de los partidos al desaparecer las pistas de atletismo, está provocando en la Real Sociedad un repunte de solicitudes de nuevos socios que tiene dos consecuencias: la primera, que cuando la próxima semana concluya el proceso de asignación de asientos en el nuevo estadio, se hayan ocupado ya el 97% de las localidades reservadas a abonados para la próxima temporada y el 95,8% del aforo del campo, que estará limitado dado que el fondo norte estará inutilizable al encontrarse en plena remodelación. Estas obras han obligado a la Real Sociedad a establecer un tope de 28.600 abonados para la campaña 2018-2019. Una cifra que está cerca de alcanzarse. Para el inicio de la temporada 19/20, con las obras ya concluidas, el total de asientos rondará los 39.500.

Según los datos aportados por la propia Real, el proceso de asignación de asientos para el nuevo Anoeta ha revelado que entre socios activos y nuevas peticiones hay en estos momentos un total de 27.718 personas interesadas en formar parte de la familia txuri-urdin, dado que el club se ha encontrado con cerca de 3.000 solicitudes de alta.

Precios más asequibles

Y la segunda, que esos casi 28.000 socios suponen para el club acercarse a una cifra solo rebasada en los años 2003 (la del subcampeonato con Denoueix en el banquillo) y 2014 (la temporada de la Champions y en la que se incluyeron los abonados corporativos, de firmas y patrocinadores que obtienen el carné no a título personal, sino empresarial). Entonces la Real Sociedad registró 28.533 socios (el máximo de socios individuales alcanzado) y 28.978 (máximo absoluto), respectivamente.

Desde 2014, la cifra de socios se ha ido reduciendo y en estos cuatro años se han perdido 4.147 abonados, a un ritmo de mil por temporada, hasta los 24.831 que había en abril.

Una racha negativa que ya se ha cortado gracias al efecto del nuevo Anoeta, que ha impulsado a antiguos socios a volver al campo animados por la desaparición de las pistas. También ha surtido efecto la decisión del consejo que preside Jokin Aperribay de favorecer la entrada de jóvenes y familias con precios más asequibles y la creación de la grada de animación Aitor Zabaleta.

La campaña 2019/2020 se iniciará con casi 3.000 socios más que en abril de este año

Los responsables de la nave blanquiazul siempre han considerado que las entradas en la zona baja de los fondos no eran las óptimas y no se podía ofrecer algo atractivo a quienes querían sumarse a la familia de la Real Sociedad con un presupuesto limitado. Pero en el nuevo estadio todos los aficionados estarán mucho más cerca del equipo. De hecho, como aseguró el presidente Aperribay «los aficionados de los fondos van a tener una visibilidad extraordinaria», algo que no ha existido desde la creación del campo en 1993.

Zabaleta y norte alta completas

De hecho, la grada de animación Aitor Zabaleta ya está completa, con una media de edad de 24 años, y la zona alta de la tribuna norte, que se ocupará ya en la temporada 19/20, también. Por ello los responsables del trasvase de socios y de captación de nuevos abonados se sienten muy satisfechos por el trabajo realizado.

El cambio de aspecto de Anoeta elevará el número de asientos y por ende los socios, como sucedió en el trasvase hace 25 años de Atotxa al actual estadio situado en el barrio de Amara. En aquella ocasión se pasó de 12.543 fieles a 16.130. Esa es la primera cifra oficial del estadio de Anoeta, aunque bien es cierto que no existía la entreplanta de los fondos, con lo que la capacidad no llegaba a los 30.000 espectadores.

Las primeras temporadas en el nuevo campo tuvieron como común denominador un incremento anual en el número de fieles que asistían cada quince días al campo. Se fueron igualando las cifras de socios de la provincia y de Donostialdea y la presencia de la mujer fue cada vez más notable. El primer aumento importante fue entre los años 97 y 99. Cuando se pasó de 23.161 socios a 27.011 con Bernd Krauss en el banquillo y la vuelta a Europa. El subcampeonato de 2003 provocó otro estirón, hasta el récord de socios individuales (28.533). La crisis del club y el descenso a Segunda provocaron un descenso de socios por debajo delos 25.000, cifra que volvió a superarse con el retorno a Primera en 2010.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos