Real Sociedad

Jugar con Illarramendi, una de las motivaciones de Mikel Merino

Mikel Merino./REUTERS
Mikel Merino. / REUTERS

Merino ve que las renovaciones de Illarramendi y Zubeldia dibujan un proyecto ambicioso en el que considera que encaja

I. I.

Mikel Merino decidió que la próxima temporada jugará en la Real Sociedad hace un par de meses, y uno de los motivos que le llevaron a decantarse por esa opción fue la posibilidad de formar pareja en el centro del campo con Asier Illarramendi, a quien considera un futbolista de primer nivel mundial junto al que su fútbol puede alcanzar altas cotas. En su decisión ha pesado su experiencia en Dortmund y Newcastle, donde ha visto que no solo vale con las condiciones individuales, sino que para construir una carrera en la élite es de vital importancia elegir bien un entorno donde poder desarrollarlas. En ese sentido, opina que la Real Sociedad gobernada por Illarramendi puede ser la plaza ideal.

Merino y sus asesores, entre los que se cuenta su padre, el exjugador Miguel Merino, buen conocedor de la entidad de la Real Sociedad, no quieren equivocarse en el que será su primer contrato profesional importante, ya que abarcará desde que el jugador tenga 22 años hasta los 27. La Real Sociedad le ha presentado un proyecto deportivo en el que encaja, ya que va a renovar a Illarramendi hasta 2023 y hará lo propio con Igor Zubeldia, por un plazo similar, justo la duración del contrato que firmará Merino. La continuidad de Zurutuza también le seduce, por su solidez y creatividad. Se ha sentido protagonista de ese proyecto y de ahí que haya tenido claro que, entre las distintas ofertas que ha manejado, la mejor era la de la Real.

12 millones
pagará la Real al Newcastle United por hacerse con los servicios de Mikel Merino, que firmará por cinco temporadas, hasta 2023.
Tiene 22 años
Está convencido de que la oferta le llega en el momento justo para iniciar una carrera estable en la élite tras dos años en Alemania e Inglaterra.
Oferta
Tendrá un contrato alto y una cláusula proporcional al coste de la operación.
Cláusula
En Inglaterra no existen, como tal, las cláusulas de rescisión, pero Merino y el Newcastle pactaron que podría desvincularse por 12 millones.

Además, se da la circunstancia de que el centro del campo blanquiazul necesita en este momento una renovación, tras las salidas en poco tiempo de Xabi Prieto, Canales, Markel Bergara, Granero y compañía.

Tras volver de vacaciones, Merino está en Pamplona ultimando los detalles de su traspaso a la Real Sociedad. El acuerdo, como ya informó ayer este periódico, es total, pero faltan los habituales detalles burocráticos, que en contratos de esta envergadura requieren su tiempo. No será esta semana cuando se cierren esos flecos, con lo que el fichaje pasará a julio, con el inicio oficial del ejercicio 2018/19.

Más

Merino ha obtenido un buen contrato en la Real Sociedad, acorde a su fama y que ahora necesitará refrendar con su juego. En el club están convencidos de su potencial y es un diagnóstico extendido en el mundo del fútbol. Es un fichaje caro, pero el nuevo contrato de derechos televisivos supone otro repunte de ingresos para los clubes y, con él, de la inflación. La carrera alcista del mercado es complicada de controlar y los jugadores, y sus agentes, lo saben.

El mánager del Newcastle United, Rafa Benítez, puso punto final a sus vacaciones y ayer se pasó por las oficinas de St. James' Park, donde mantuvo una reunión con el dueño del club, Mike Ashley. Sobre la mesa, el traspaso de Mikel Merino a la Real, entre otros asuntos.

La presencia de Benítez en las oficinas del club no responde a ningún intento de retener a Merino, ya que la cláusula que el navarro incluyó en su contrato para desvincularse por 12 millones de euros provoca que el Newcastle no pueda hacer nada si un tercero está dispuesto a poner sobre la mesa el dinero y el jugador, decidido a marcharse.

De hecho, el Newcastle da por buena la operación, que aunque todavía no está cerrada de forma oficial ya es de dominio público también en Inglaterra. El equipo blanquinegro recupera lo que pagó por Merino y Benítez -que tiene una oferta de renovación sobre la mesa- no parece tenerle entre sus favoritos. En los últimos cuatro meses le dio 33 minutos, y siempre se encontró por delante a Jonjo Shelvey y a Mo Diame, que siguen en el club.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos