Real Sociedad

Real Sociedad: Januzaj, de Molenbeek a Anoeta

Jugó cuatro años en el Racing White Daring, fue fichado por el Anderlecht con diez años y a los dieciséis firmó por el Manchester United El fichaje de la Real se crió en el barrio de Bruselas escapando de la crisis de los Balcanes

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

El nuevo jugador de la Real Sociedad Adnan Januzaj (Bruselas, 1995) y el balón siempre se han llevado bien. Lo mismo amanecía con el cuero a los pies de la cama que almorzaba con él debajo de la mesa. Han sido (son) inseparables desde que pegaba sus primeras patadas en los alrededores de su domicilio cerca de la basílica de Bruselas en el distrito de Molenbeek. Etiquetado como una de las bases del extremismo islamista en Europa por el notable número de milicianos que desde allí se dirigen a Siria a combatir en las filas del Daesh, en el punto de mira desde los atentados de París el año pasado, Molenbeek es también cuna de jugadores de fútbol. Sonck (Lierse), Boyata (Celtic Glasgow) y Lukaku (Manchester United) salieron de allí. También el nuevo fichaje de la Real.

Hijo de padres kosovares-albaneses que huyeron de la crisis de los Balcanes en 1992 para escapar de la pobreza y la persecución sufridas por otros miembros de su familia, a Januzaj le recuerdan marcando goles a puñados cuando no levantaba dos palmos, según detalla su agente y ex jugador del Molenbeek, Dirk De Vriese, presente en San Sebastián en la negociación del nuevo contrato de su representado por cinco temporadas.

Más información

Como cualquier chaval de barrio al que le apasiona el fútbol, Januzaj se inscribió con seis años en la escuela que más cerca quedaba de su domicilio. Su madre Ganimete Sadikaj y su padre Abedin Januzaj optaron por el Racing White Daring de Molenbeek (RWDM) por lo bien que estaban comunicados por el metro sus campos de fútbol. Desde bien pronto, Januzaj jugó en categorías superiores a la que le correspondía. «Sabíamos que no iba a permanecer mucho tiempo en Bruselas», aseguraba no hace mucho uno de sus entrenadores, Didier De Broyer, en declaraciones a un periódico belga.

Pudo elegir entre cinco selecciones pero se decantó por la belga por haber nacido en Bruselas

Januzaj iba y venía por las calles de Molenbeek, el undécimo municipio más poblado de Bélgica (95.000 habitantes), con una de las tasas más altas de inmigración, cerca del 30% de su población es de origen extranjero, y una tasa de paro del 28%, llegando al 50% entre los menores de 26 años.

De Broyer recuerda el marcaje estrecho que le sometía su padre, trabajador contable en un concesionario Chevrolet-Opel. «Un día se me ocurrió ponerle en la posición de 'diez' y su padre Abedin se enfadó muchísimo porque entendía que su hijo era demasiado bueno como para estar tan lejos del área. Pronto se dio cuenta de que el número de goles que hacía su hijo no cambiaba, seguía marcando en todos los partidos. Aceptó el cambio». En esa etapa su padre no se perdía un entrenamiento.

Tanto destacaba este joven espigado que el Anderlecht se interesó por él, le quería con nueve años, pero De Broyer convenció a su padre para que se quedara un año más en el Molenbeek y para que no frenará sus estudios en la Athenee Royal De Jette en Koekelbergl. «Era inútil mantenerlo mucho más porque su progresión se podía frenar», apunta.

El RWDM no recibió ni un céntimo del Anderlecht cuando fichó con diez años, pero todavía hoy siguen alardeando de que Januzaj se formó allí, de que uno de los jugadores con más talento que ha dado Bélgica, defendiera la camiseta de un club fundado en 1932 y hoy desaparecido tras quebrar en 2002.

En cada torneo que participó Januzaj con el Anderlecht fue elegido como el mejor jugador. Pero, más allá de sus facultades, cada vez que a Yannick Ferrera, uno de sus técnicos en esa etapa, le han preguntado por Januzaj siempre ha dicho lo mismo: «Le gustaba entrenar y jugar. Siempre se presentaba en los entrenamientos voluntarios, no fallaba a ninguno».

Jugó seis años en las categorías inferiores de uno de los grandes de Bélgica hasta que el Manchester United le echó el lazo. Ferguson se quedó impresionado al descubrirle en un partido de juveniles. No se lo pensó dos veces.

En su primer partido como titular en el Manchester United en octubre de 2013 anotó dos goles

Se dice que el multimillonario United pagó 200.000 euros adicionales a la familia Januzaj y le puso una casa en una de las zonas más exclusivas de Manchester. El Anderlecht lo perdió por este motivo y principalmente porque en Bélgica en ese momento estaba prohibido contratar a jugadores menores. El portavoz de Anderlecht, David Steegen, sigue teniendo buen recuerdo de Januzaj: «Nació en Bruselas, se educó en nuestro club y es uno de los nuestros. Es un buen chico».

Mejor jugador reserva

Los Januzaj se mudaron a Inglaterra. El hoy jugador de la Real firmó un contrato largo con Moyes a su vera. En la 2012/13, el entrenador Ferguson le ofreció el dorsal 44 del primer equipo, aunque no disputó ningún partido oficial y solo fue suplente en la última jornada, contra el West Bromwich Albion. El United se alzó con el título. Ese mismo año, Januzaj recibió el premio 'Denzil Haroun' a mejor jugador del equipo reserva.

Se estrenó con el primer equipo el 11 de agosto de 2013 sustituyendo a Robin van Persie en la Community Shield. Un mes después debutó como suplente en la Premier League ante el Crystal Palace. En su primer partido como titular, el 5 de octubre, anotó dos goles en la victoria de su equipo frente al Sunderland. Todo eran elogios en ese momento. Llamó la atención su estreno tan joven en un club de semejante envergadura, pero Moyes no dudó en darle confianza y hacerle debutar a esa edad, a los 18. Además había algo que añadió cierto atractivo a la nueva 'perla red': Januzaj no había jugado con ninguna selección y tenía hasta seis camisetas distintas para elegir. Los ingleses se frotaban las manos con la posibilidad de que jugará con ellos.

Januzaj podía jugar con Albania y Kosovo por el origen albano-kosovar de sus padres, con Turquía y Serbia por el vínculo le viene por parte de sus abuelos y podría haber llegado a adquirir la nacionalidad inglesa, pero tendría que cumplir cinco años de residencia en el país. En la televisión albanesa llegaron a debatir su futuro en un programa titulado 'Héroe o traidor'. La familia Januzaj se enojó por ese debate. Finalmente se decantó por la que parecía más natural, la de su país de nacimiento, con la que jugó el Mundial de Brasil.

El dorsal 11 de Giggs

En ese primer año en el Manchester United, en la 13/14, jugó 27 partidos y marcó cuatro goles. El propio Moyes aseguró que, junto a Rooney, era el joven con mayor talento con el que había trabajado.

Tras jugar completa también la temporada 2014/15 en el United bajo el mando de Louis Van Gaal, en la que heredó el dorsal número 11 del galés Ryan Giggs, y en la que disputó 21 partidos y no marcó ningún gol, en la siguiente, en la 2015/16, ya empezó a ver que su protagonismo estaba decreciendo. Solo jugó cinco partidos con el United y se buscó una salida en forma de cesión al Borussia Dortmund.

En la Bundesliga tampoco terminó de explotar. Jugó por dentro como enganche con libertad y por las dos bandas. Apenas sumó 517 minutos en doce partidos, tres de ellos como titular, por lo que en el invierno de 2015, solo seis después de llegar a Alemania, el Borussia decidió poner fin a esa cesión. Su reencuentro con Van Gaal fue desastroso, disputando apenas veinte minutos repartidos en tres partidos de los últimos 23 que jugó el United desde enero a junio de 2016. Acabó en el equipo de los reservas.

En el arranque de la 16/17, con Mourinho en el banquillo del United, Januzaj fue despojado sin previo aviso del dorsal 11. Tras jugar 45 minutos en el estreno de la pretemporada frente al Wigan y actuar los últimos 24 en la derrota frente al Borussia Dortmund en China, el entrenador ya no le citó para el choque frente al Galatasaray en Suecia ni tampoco contó con él en el homenaje a Rooney que se disputó en Old Trafford ante el Everton. Ya le había puesto la cruz, una situación también sufrida por Schweinsteiger.

Januzaj fue cedido al Sunderland, en la que disputó veintiún partidos en los que marcó un gol. Acabó perdiendo la categoría con Moyes en el banquillo. Ahora le quedaba un año de contrato con el United, pero tras rechazar ofertas de clubes europeos -Marsella, Roma, Lyon y especialmente Mónaco- se ha decantado por la Real. Quiere tener la posibilidad de sumar minutos con continuidad para relanzar su carrera. Será su estreno en la Liga.

Fotos

Vídeos