Real Sociedad

El faro de la Real Sociedad también se queda sin luz

Impotencia. Illarramendi, con los brazos en cruz, protesta al colegiado una acción del partido, ayer en Anoeta./JOSÉ MARI LÓPEZ
Impotencia. Illarramendi, con los brazos en cruz, protesta al colegiado una acción del partido, ayer en Anoeta. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Illarramendi, que no ha sido convocado por Lopetegui, se enreda en la desidia general del cuadro realista

BORJA OLAZABAL

La noche es oscura. Llueve. La visibilidad, prácticamente nula. Un viaje que parecía plácido, con guateque y cócteles, ha sido enturbiado por una tormenta que ha dejado a todo el pasaje mareado. Solo queda llevar el barco a tierra firme. Al menos, para que nadie se ahogue. Tampoco va a ser fácil. Y es que hasta el faro de la Real Sociedad se está quedando sin luz.

Asier Illarramendi es uno de los mejores centrocampistas de la Liga. Hablando de mar, nos podríamos incluso lanzar a la piscina y firmar que está entre los más destacados de Europa. De lo contrario, no lo hubiera fichado el Real Madrid. De lo contrario, no estaría en la terna de candidatos para reforzar el centro del campo de todo un Borussia Dortmund de cara a la próxima temporada.

Tiros a puerta
1
Pases buenos
47
Pases fallados
17
Centros al área
1
Balones recuperados
5
Regates
1
Faltas recibidas
4

El de Mutriku ha guiado el juego de la Real Sociedad durante muchas jornadas, pero ayer no se vio su luz. Jugó fuera de la posición en la que más brilla. Esa es la decisión que toma Eusebio con uno de sus jugadores más importantes. Con Zubeldia por delante de la defensa, a Illarra le toca colocarse como volante, algo más adelantado. No participa tanto en la creación del juego. No es tan efectivo.

Contra el Getafe, como en otras ocasiones, tendió a emparejarse con Zubeldia para sacar el balón de atrás. Es el azpeitiarra el que se sitúa entre los dos centrales, pero al mutrikuarra le gusta estar cerca.

Lo único que gana Illarramendi en esta posición es que se encuentra más liberado para incorporarse al ataque. En el minuto 33, por ejemplo, estuvo cerca del gol. La Real Sociedad salió a la contra con Oyarzabal por banda izquierda. El eibartarra centró y fue Illarra el que llegó al área para rematar, pero no alcanzó a conectar con la pelota. Y lo que no pierde es su exquisito rigor táctico. Si Zubeldia sale a presionar alto o conduce hacia arriba el balón, es el '4' de la Real el que le hace la cobertura.

Pero todo lo bueno que puede aportar Illarramendi se diluye entre la desidia general. El faro se va quedando sin luz y hace cosas fuera de lo común como fallar un pase fácil. Era la última opción de la Real Sociedad, en el minuto 92. El centrocampista inició el contraataque con una buena conducción y quiso abrir hacia la galopada de Odriozola, pero mandó el balón fuera. El faro se apaga, la Real se va a pique.

La selección, más difícil

Y así, todo es mucho más complicado. Es más complicado hacer buenos partidos. Es más complicado ganar. Es más complicado que Lopetegui se acuerde de Illarramendi para jugar en un puesto en el que hay overbooking. Asier estaba llamando a la puerta. Alguna vez se la han abierto. Pero él, y la Real Sociedad, tienen que tocar mucho más fuerte.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos