MUCHO QUE DECIR

El prtido ante el Getafe llega tras una semana en las que las noticias en torno a la Real Sociedad han dado mucho que hablar

Axel Guerra
AXEL GUERRA

El partido ante el Getafe llega tras una semana en la que las noticias en torno a la Real Sociedad han dado mucho que hablar y se ha prestado poco atención al choque de esta tarde en Anoeta.

En primer lugar, por la no continuidad de Eusebio Sacristán la próxima temporada. A falta de diez jornadas para el final de la Liga el equipo se ha quedado sin objetivos por los que pelear y el ciclo del pucelano acabará esta temporada. Tras dos años y medio en el banquillo txuri-urdin, su proyecto ha dado síntomas de agotamiento y el club optará por cerrar una etapa positiva con una apuesta firme por una idea de juego atractiva, la aparición y consolidación de varios canteranos y la clasificación para Europa, pero que corre el riesgo de cerrarse con un sabor amargo si el equipo deja llevarse en esta última fase del campeonato y no endereza su trayectoria. Ayer, pese a todo, el técnico, fiel a su discurso, insistió en su «ilusión por seguir con este proyecto».

Por otra parte, la presentación por parte del club el miércoles de la campaña para que los socios elijan sus ubicaciones en el nuevo Anoeta y, sobre todo, las nuevas tarifas, que han levantado mucho revuelo. Tanto, que el club se vio forzado a publicar información adicional el jueves y a dar nuevas explicaciones ayer mismo.

En este contexto recibe la Real Sociedad al conjunto azulón, un equipo al que tradicionalmente se le ha dado muy bien Anoeta. De nueve visitas al estadio donostiarra ha ganado en dos y ha empatado en cinco. Es decir, la victoria solo ha caído en dos ocasiones del bando guipuzcoano.

Los blanquiazules están sobreaviso del rival que les espera, uno al que le gusta llevar los partidos a la exigencia máxima, hacerlos largos e intensos, tal y como pudieron comprobar en la primera vuelta en el Coliseum. Entonces, Oyarzabal abrió el marcador en la primera parte, pero el Getafe le dio la vuelta en el último cuarto de hora de partido, tras salir a la contra en dos jugadas de estrategia a favor de la Real. Para comer cerillas.

Aquellos puntos perdidos, como los de Montilivi o los que se quedaron por el camino contra Málaga y Las Palmas en Anoeta, son los que han llevado al equipo a esta situación en marzo. Los jugadores lo saben. Ellos tienen mucho que decir. Empezando por hoy.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos