Real Sociedad: con un frontón y un guardián no fue suficiente

Real Sociedad: con un frontón y un guardián no fue suficiente
Agencias

El equipo txuri-urdin estrenaba en el Wanda en un momento delicado. Por orgullo y por amor propio sus futbolistas tenían que demostrar ante el Atlético de Madrid su verdadero potencial futbolístico

ALFREDO CASTILLO

Esta Real, que inició el campeonato maravillando a todos tanto por su juego como por los resultados obtenidos, se ha diluido como un azucarillo en una kupela de sidra, además de perder puntos con suma facilidad ante rivales que parecían no ser superiores casos de Levante, Getafe, Las Palmas, Betis, Español, Girona .

Eusebio decidió colocar a Prieto de extremo derecho y a Zubeldia de medio centro, como consecuencia los dos medios puntas eran Illarra y Zurutuza. Durante el partido al entrenador se le cayó esa banda derecha tan potente como es Odriozola, Prieto, Oyarzabal: cuestión de decisiones que luego no salen.

El primer tiempo fue intenso, tanto la Real como los colchoneros compitieron de tú a tú para saber qué equipo era el más eficaz. Xabi Prieto fue el primero en dejar un balón de oro. Después fue Felipe Luis quien, bajo palos, despejó y alejó el peligro hasta que Oyarzabal se internó y se fue como una bala contra Oblak. En su intento de buscar el balón, el donostiarra chocó contra él y tras el penalti, que Willian José transformó por el centro y abajo el colegiado señaló en el minuto 28 el punto fatídico gol.

Pero el partido no había acabado y no falto mucho para que un activo Fallon Correa nos metiera el miedo con tres ocasiones en duelos ante un espectacular Rulli que tuvo una gran noche, siendo el mejor de todos. Aun así, ante un equipo entrenado por el cholo y el Profe Ortega no vale con competir solo treinta y tres minutos ya que es un rival batallador, intenso, constante y que con una presión asfixiante no te deja maniobrar. Y es que desde el minuto treinta y tres la Real defendió muy poco con la posesión y el control del juego con balón. Y así sufriendo nos fuimos a vestuarios.

En el segundo tiempo salió un equipo colchonero a por todas: desbocado, incansable, intenso, luchador con un amor propio brutal. Ante esta avalancha la Real Sociedad no pudo, ni supo su mister, primero frenar y ni después contrarrestar.

Fue Felipe Luis en el minuto 64 quien puso las tablas en el marcador. Pero Simeone quería más, iba a por la victoria. Con ese objetivo en la cabeza, decidió meter no solo al Niño Torres, también a Carrasco, unos cambios que terminaron por descontrolar a la Real Sociedad. El equipo madrileño en esos momentos era muy superior a una Real sin su balón.

Los rojiblancos entraban por los dos costados con mucha facilidad y la fragilidad defensiva donostiarra era brutal. Tanto fue así que en un cambio de orientación a la espalda de Kevin, mal defensor, Antuan Griezman metió el pie junto al poste y puso el segundo gol en el electrónico en el minuto 88.

En mi opinión gano bien el equipo colchonero ante un frontón y un portero que evitó un resultado escandaloso con sus intervenciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos