Real Sociedad

La Real Sociedad tiene que ganar ocho de once partidos para aspirar a Europa

Oyarzabal, Illarramendi y Willian José celebran la victoria del equipo a la conclusión del partido ante el Alavés, con Zubeldia, Canales y Odriozola en un segundo plano. / J.M. LÓPEZ
Oyarzabal, Illarramendi y Willian José celebran la victoria del equipo a la conclusión del partido ante el Alavés, con Zubeldia, Canales y Odriozola en un segundo plano. / J.M. LÓPEZ

El séptimo puesto rondará los 56 puntos. Los precedentes con una puntuación similar a la del Girona ahora llevan a esa cifra al final de Liga

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

La Real deberá hacer un final de temporada extraordinario para tener alguna opción de conseguir un puesto europeo. Debería hacer algo que no ha hecho nunca. Los números no le respaldan. El repaso a las últimas ligas, desde la 97/98 cuando se empezó a dar tres puntos por victoria, dice que el equipo debería realizar una machada para alcanzar la séptima plaza que da opción a jugar las previas de la Europa League, siempre que el Sevilla termine entre los seis primeros, como parece. Tomando en consideración el ritmo de suma de los equipos implicados, las actuales diferencias clasificatorias y las referencias de años anteriores, la Real, que hoy tiene 33 puntos, debería ganar ocho de los once partidos que quedan para alcanzar los 56 puntos que ha promediado el séptimo clasificado en las dos últimas décadas, o lo que es lo mismo, debería sacar adelante casi tantos partidos como los que ha ganado en 27 jornadas, nueve. Los números normales ya no valen y hay que recurrir a otra perspectiva, más cercana a la fantasía que a la realidad, pero es la única posible para mantener la esperanza. Si la Real le gana al Espanyol y luego al Getafe, quién sabe...

Ocho triunfos. La Real necesita sumar ocho victorias en las 11 jornadas de Liga que restan. La cifra asusta de por sí, pero aún impresiona más si se tiene en cuenta que para conseguir sus últimos nueve triunfos ha necesitado nada menos que siete meses, desde el 19 de agosto hasta hoy. Desde que la Real derrotó al Celta aquel día, solo ha conseguido ocho victorias más, casi tantas como las que necesita ahora en tres meses. Esta temporada solo ha ganado al Celta, Villarreal, Deportivo (en la primera y segunda vuelta), Alavés (por partida doble), Eibar, Sevilla y Levante, y lo que todavía es peor, no sabe lo que es ganar lejos de Anoeta desde Mendizorrotza. Fuera de casa, en una vuelta desde la visita a Vitoria, solo ha sacado tres empates.

Hacen falta 1,48 puntos por partido. El Girona es el que ocupa la séptima plaza después de 27 jornadas con 40 puntos, lo que equivale a 1,48 puntos por partido. Si mantiene este ritmo en lo que queda de Liga sumaría 16,2 puntos más, lo que le situaría en 56. La Real tiene 33 puntos, por lo que necesitaría sumar en torno a 23 puntos para tener alguna opción. Si tomamos en consideración las temporadas en las que los equipos clasificados en la séptima plaza a estas alturas rondaban los 40 puntos, entre 39 y 41, también la media de puntos para entrar en Europa se va a 56 (55,8) al final de Liga. El Sevilla logró 52 en la 15/16, la Real alcanzó 59 en la 13/14, 60 firmó el Atlético en la 06/07 y 55 en la 03/04, los mismos que el Athletic una temporada antes, el Villarreal acabó con 57 en la 00/01 y el Celta con 53 en la 99/00.

Entre 52 y 63 puntos. La línea que separa qué equipos entran en Europa y cuáles se quedan fuera no ha bajado de 52 puntos desde la 97/98. En el mejor de los casos, la Real estaría a diecinueve puntos de poder tener alguna opción si se repitiera una temporada como la 15/16, cuando al Sevilla le bastaron 52 puntos para meterse en Europa. Se supone que detrás de esa puntuación tan baja se esconde una Liga mediocre, como la que se está jugando, en la que los grandes ganan casi todo y los de la parte baja suman muy poco, pero la realidad es que en la jornada 27 el séptimo clasificado, el Athletic, tenía 41 puntos, ocho más que la Real a estas alturas. Así que ni siquiera en la temporada en la que más barato ha estado entrar en Europa desde que se dan tres puntos por victoria la Real tendría opción.

Pero es que si tomamos como referencia la segunda puntuación más baja, los 53 puntos que le sirvieron al Celta de Vigo en la temporada 1999/2000 para acabar en el séptimo puesto, ocurre casi lo mismo. A estas alturas de campeonato, el séptimo, el Celta, tenía 41 puntos.

Alguna opción más da lo ocurrido en la 11/12, cuando a Osasuna le sirvieron 54 puntos para acabar en la séptima plaza y en la jornada 27 el séptimo, el Athletic, tenía solo cuatro puntos más que la Real.

La Real y sus finales de Liga. No es la Real un equipo que se caracterice por las remontadas en el último cuarto de Liga, no al menos desde la 97/98 y sin tener en cuenta las tres temporadas que pasó en Segunda, desde 2007 a junio de 2010. Solo en siete temporadas mejoró su posición en las últimas once jornadas. Y lo máximo que ascendió en la tabla fueron cinco puestos, los que mejoró en la campaña 00/01, cuando ocupaba la decimoctava plaza a estas alturas y terminó la Liga en la decimotercera posición. Dos o tres puestos es todo lo que mejora de media.

Los rivales directos, en Anoeta. Si hay alguna opción de acercarse a la séptima posición todo pasa por ganar los cinco partidos de casa, candidatos todos a jugar competición europea. Por Anoeta tienen que pasar el Getafe (hoy a cuatro puntos del séptimo), Girona (séptimo con siete puntos más que la Real), Atlético, Athletic y Leganés. A la Real le esperan fuera el Espanyol, el Eibar (ahora a seis puntos), el Las Palmas, el Málaga, el Sevilla y el Barcelona. Habrá que hacer lo imposible para ganar en el Sánchez Pizjuán y cruzar los dedos para que el Barcelona tenga ganada la Liga para cuando la Real le visite en la última jornada.

Más Real Sociedad

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos