Real Sociedad

La Real Sociedad busca el 'título' de mejor equipo vasco

Último entrenamiento. Imanol y sus ayudantes se disponen a iniciar la sesión preparatoria de ayer en Zubieta. Agirretxe, Prieto y Carlos Martínez son baja hoy. / MICHELENA
Último entrenamiento. Imanol y sus ayudantes se disponen a iniciar la sesión preparatoria de ayer en Zubieta. Agirretxe, Prieto y Carlos Martínez son baja hoy. / MICHELENA

Real y Athletic buscan esta tarde en Anoeta una victoria en el derbi que les dé una última alegría en una temporada para olvidar |

ÁLVARO VICENTE

La Real Sociedad busca esta tarde en Anoeta, a partir de las 16.15 horas (beIN), maquillar su irregular temporada con una victoria ante el eterno rival. Ganar hoy al Athletic, con Iñigo Martínez en sus filas, no hará olvidar las tardes grises que ha ofrecido el equipo esta temporada, pero sí aliviría en parte los sinsabores que ha tenido que tragar su sufrida afición. La previa de este derbi escenifica bien lo que ha sido esta intermitente temporada: nadie se atreve a descifrar qué Real Sociedad nos vamos a encontrar este sábado, si la que pasó por encima de un equipazo como el Atlético de Madrid en su última comparecencia en Anoeta o la que tres días después deambuló en Málaga, sin dar una patada en noventa minutos, en el campo de un equipo descendido. Tiene pinta de que se puede acercar a la versión ofrecida ante el Atlético porque estamos habituados a que sea así: a cada patinazo mayúsculo, emerge la mejor Real, la que no da un balón por perdido.

Enterrada la posibilidad de pelear por un puesto europeo, la Real Sociedad llega a este partido en la undécima plaza con 43 puntos después de jugarse 34 jornadas -quedan cuatro partidos para acabar la Liga- y el Athletic está situado tres posiciones más abajo con tres puntos menos. A ninguno de los dos les va a resolver la vida sumar tres puntos hoy a efectos clasificatorios, pero no hay nada más satisfactorio que ganar un derbi.

Al equipo txuri-urdin se le presenta la oportunidad de volver a ganar al Athletic en Anoeta, algo que no hace desde el 5 de enero de 2014. Como curioridad, 17 de los 18 jugadores de la Real Sociedad que protagonizaron esa última victoria no estarán hoy sobre el césped. Solo Pardo repite. Desde entonces, dos empates y una derrota, esta por 0-2 en la última Liga.

El técnico de la Real Sociedad, Imanol Alguacil, podrá dar forma a un once de garantías porque cuenta con toda su plantilla a excepción de los lesionados Carlos Martínez, Prieto y Agirretxe, tres veteranos de guerra, expertos en jugar derbis, que no podrán vestirse de corto. La Real pierde a Prieto, el jugador vasco en activo que más derbis tiene a sus espaldas (20). A esas ausencias se suman Guridi y Toño por decisión técnica.

Imanol optó ayer por dar una lista de diecinueve porque hay dos jugadores -no especifícó quiénes son- que están tocados y no sabe si van a llegar a tiempo. Hoy deberá descartar a uno para dar la convocatoria definitiva de dieciocho.

Lo normal es que la configuración del once se asemeje mucho a la presentada ante el Atlético de Madrid, con algún cambio puntual como pudiera ser el regreso de Moyá en la portería en lugar de Rulli. Aritz, Navas, Héctor y De la Bella formarían en la línea defensiva, Illarramendi y Pardo se situarían en el doble pivote, con Januzaj, Canales y Oyarzabal por delante, con Willian José en punta. Los relevos en el banquillo serán de plenas garantías: Odriozola, Zurutuza...

El Athletic, mejor a domicilio

En este derbi descafeinado, el regreso de Iñigo es de lo poco que pone algo de pimienta al mismo. El central de Ondarroa vuelve por primera vez a Anoeta sin haber dado con el Athletic ese supuesto salto de calidad que buscaba cuando dejó a la Real en la estacada a dos días de cerrarse el último mercado invernal.

Viene con un Athletic nervioso, que pide a gritos que acabe la temporada, que ha protagonizado actuaciones esperpénticas pero que sigue siendo peligroso, especialmente lejos de San Mamés, donde se sacude sus miedos y donde ha sabido competir en sus dos últimas salidas, con victoria en Villarreal y empate que mereció ser también triunfo en el Bernabéu. Para el Athletic este derbi es la oportunidad de darse una alegría en una temporada para olvidar.

Sus números son concluyentes: en la jornada 34 del pasado ejercicio, los pupilos de Valverde llevaban en San Mamés 12 victorias, 3 empates y 2 derrotas. 39 puntos, por tanto. El 76% de los disputados. Habían marcado 35 goles, dos por encuentro. Con Ziganda han sumado en casa 5 victorias, 8 empates y 4 derrotas: 23 puntos. El 45%.

El Athletic sólo ha podido sumar dos victorias seguidas -con las Navidades de por medio: Betis y Alavés- y es el decimosexto equipo de la segunda vuelta con 15 puntos. Son números que desde luego no responden a un equipo que tiene un gasto salarial altísimo y del que se espera mucho más.

El Athletic juega poco a fútbol. No es capaz de generar juego. Beñat, Vesga, San José, Iturraspe y Mikel Rico son inferiores a los que tiene la Real en esa parcela del centro del campo y es ahí por donde se le podría hincar el diente. Sin la presencia hoy de Aduriz, al que una contractura abdominal trae de cabeza, es Williams el jugador a vigilar arriba. Todavía no ha marcado un gol en San Mamés en toda la Liga, pero fuera es otra cosa. Los siete que lleva los ha hecho a domicilio, es decir, con espacios en los que poder explotar su velocidad. El peligro del Athletic es ese.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos