Real Sociedad

Jarro de agua fría en Anoeta

Preparados. Los jugadores de la Real se ejercitaron ayer en Anoeta para preparar el encuentro ante el Real Madrid. / JOSÉ MARI LÓPEZ

La Real Sociedad, que disparó al larguero con 1-1, ve cortada su racha ante un campeón de Europa que fue mejor

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZSan Sebastián

No se pueden sacar muchas conclusiones negativas de un partido contra el Real Madrid. Ni aunque haya concluido con derrota. Enfrentarse al mejor equipo del mundo, hoy por hoy, con una décima parte de su presupuesto, no puede ser un termómetro muy fiable para medir a la Real Sociedad. Así que, como ya saben el resultado, me voy a quedar con lo positivo. Porque hay detalles que tampoco pueden caer en saco roto.

Cumplidas las cuatro primeras jornadas, el cuadro blanquiazul es tercero en la tabla por detrás de Barcelona y Sevilla y aventaja en un punto a los blancos. No hay que olvidarlo. Anoche, sin encontrarse nunca a sí mismo, fue capaz de plantar cara al vigente campeón de Liga y de tener una gran ocasión para adelantarse en el marcador en el minuto 35 cuando Kevin estrelló el balón en la madera con 1-1. Una jugada que pudo haber cambiado el partido y que no lo hizo. Para ganar a los grandes es necesaria una dosis de suerte que esta vez no se dio.

El partido que realizaron los dos laterales, Odriozola y Kevin, es para tenerlo en cuenta. Ninguno supera los 23 años y fueron la mayor amenaza para un Madrid que con Zidane goza de una gran organización defensiva. Diego Llorente también confirmó en una cita de altura que estamos ante un gran central, haciendo daño en las jugadas de estrategia a las torres blancas en más de una ocasión. Como en ese cabezazo que con 1-2 obligó a Keylor a evitar el empate. Y Januzaj dejó destellos de gran clase. Le falta mucho todavía, pero además de calidad técnica exhibió velocidad con buenas arrancadas jugando a pierna natural, lo que es un recurso más a tener en cuenta en ataque para una temporada que se presenta tan larga.

Este traspiés no puede frenar la buena inercia que trae el equipo en este arranque de curso en una semana que se presenta complicada, con sendos duelos ante Levante y Valencia en los que habrá que sumar para seguir gozando de esos puestos de privilegio.

1 Real Sociedad

Rulli, Odriozola, Aritz, Llorente, Kevin, Xabi Prieto (Juanmi, min. 69), Illarramendi, Zurutuza, Januzaj (Agirretxe, min. 77), Willian José y Canales (Vela, min. 57).

3 Real Madrid

Keylor, Carvajal, Varane, Ramos, Theo (Nacho, min. 93), Modric, Casemiro, Isco, Bale, Mayoral (Lucas Vázquez, min. 75) y Asensio (Dani Ceballos, min. 86).

goles
0-1: min. 19, Borja Mayoral. 1-1. min. 28, Kevin Rodrígues. 1-2: min. 36, Kevin Rodrigues, en propia meta. 1-3: min. 60, Bale.
árbitro:
Iglesias Villanueva (Gallego): Mostró amarilla a Diego Llorente, Asensio, Illarramendi, Januzaj, Modric, Willian José, Casemiro.
incidencias
Partido de la cuarta jornada de Liga disputado en Anoeta con 24.966 asistentes y una recaudación de 87.825 euros.

Sin rotaciones; solo dos cambios. Eusebio apostó por los hombres que tan bien lo estaban haciendo en este arranque de temporada. A pesar de jugar tres partidos en la semana, solo hizo dos cambios respecto al duelo europeo del jueves contra el Rosenborg. La primera novedad estuvo en el lateral izquierdo. Kevin, que tuvo descanso ante los noruegos, recuperó la titularidad en detrimento de De la Bella. Y fue de los mejores. Con Navas e Iñigo lesionados, Aritz y Llorente tuvieron continuidad en el centro de la zaga, con Odriozola en la derecha. En el centro estuvieron los intocables Illarramendi, Zurutuza y Prieto. Arriba se dio la segunda variante, al entrar Januzaj por Vela para jugar en la izquierda. El belga venía de hacer un buen partido en Riazor y, esta vez en la otra banda, dejó detalles interesantes.

Con Willian José como referente más adelantado, Canales tuvo continuidad en el equipo, guardándose el técnico las balas de Juanmi y Vela en la recámara para cuando el partido estuviera más maduro, como en Vigo. El problema fue que para entonces la Real ya perdía por 1-3.

El Madrid quita el balón a la Real Sociedad. El partido no arrancó con buenas sensaciones, ya que el Real Madrid se hizo con el balón y jugó en campo contrario a través de largas posesiones. No es habitual en los de Eusebio verles con un 42% de posesión al descanso y eso cambió su guion. Porque tuvieron que idear otro plan. Casemiro, Modric e Isco sometían al centro del campo local, apoyados por las ayudas que les ofrecían desde los costados Bale y Asensio. Así que estirar el empate inicial sin goles no parecía una mala estrategia. El problema fue que los blancos no pensaban lo mismo y metieron ritmo al partido, queriendo aprovechar el mayor tiempo de recuperación desde su partido europeo con respecto a la Real. Su principal amenaza consistió en lanzar hacia arriba a los laterales, Carvajal y Theo, mientras Bale y Asensio les limpiaban esas zonas con apoyos interiores.

Una llegada de Theo hasta línea de fondo con pase atrás fue abortada en el remate final de Asensio por Kevin, tras lanzarse con arrojo al suelo. Carvajal también ganaba la acción a Januzaj por su banda, obligando a Aritz, Llorente e Illarramendi a despejar los balones que caían desde la esquina. La Real no está acostumbrada a correr tanto tiempo detrás del balón y a defender tan cerca de su portero, y se le notaba muy incómoda.

Kevin responde al gol de Mayoral. Tal y como estaba el partido a nadie extrañó que el Real Madrid se adelantase en el marcador. Fue en la segunda jugada tras un córner botado por Modric desde la derecha. El balón cayó a Ramos, defendido por Llorente, pero Mayoral llegando desde atrás fue el que fusiló a Rulli. Zurutuza no pudo impedir el remate.

Las cosas se ponían mal pero la Real Sociedad reaccionó desde lo que mejor sabe hacer: sumar pases en campo contrario. En la jugada combinativa más larga de la noche tuvo la paciencia necesaria y la virtud de saber encontrar la puerta abierta por el carril derecho. Odriozola ganó el duelo a Bale y Kevin, llegando desde atrás, robó la cartera a Carvajal para batir a Keylor Navas de volea. Al meta costarricense se le escurrió la pelota como un salmonete para alegría de la hinchada txuri-urdin, que le recordó durante toda la noche su comportamiento tras cargarse a Agirretxe hace dos años.

¡Ay ese disparo al larguero...! En ese momento la Real se vio capaz de hacer daño a su rival y, en una jugada calcada, otro centro de Odriozola acabó con remate de Kevin. Aunque esta vez se estrelló en el larguero. Anoeta no tuvo tiempo ni de lamentarse porque en la contra posterior, tras una clara falta de Mayoral sobre Llorente, llegó el 1-2.

En la segunda parte Eusebio lo intentó de todas las maneras, pero nada resultó. Ni meter en el campo a Vela, Juanmi y Agirretxe ni cambiar el sistema para jugar con dos delanteros. Un carrerón de ese portento físico llamado Bale sentenció la contienda a falta de media hora.

Más

Fotos

Vídeos