Nueva derrota de una Real Sociedad en caída libre

Willian José disputa un balón en el área de Guaita. /J.M. López
Willian José disputa un balón en el área de Guaita. / J.M. López

La Real Sociedad se deja remontar después de un buen arranque en el que se adelantó con un golazo de Willian José

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZSan Sebastián

Esto pinta bastante mal. No para bajar, porque afortunadamente hay tres bastante peores que la Real Sociedad que lo están haciendo rematadamente mal, pero sí como para que la marea del descontento se lleve por delante lo que encuentre a su paso. La semana venía calentita después de la polémica sobre el precio de los abonos del nuevo campo y el equipo se echó una mano al cuello en el peor momento con otra actuación lamentable en la que ni siquiera supo aprovechar el ir por delante en el marcador. La crisis es tan profunda que ya no saca rédito ni de las circunstancias más favorables. Como resultado, nueva derrota en Anoeta y el cabreo del personal que sigue aumentando.

Con Eusebio amortizado, las miradas se dirigen más arriba y este sábado se escucharon gritos pidiendo la dimisión del director deportivo. Como estará el tema, que hasta el speaker se llevó una buena bronca cuando en el descanso informó a los socios por megafonía de la reubicación en el nuevo campo. La Real Sociedad está en caída libre y aún quedan nueve jornadas por delante que, visto como está el panorama, pueden hacerse eternas. Y tener graves consecuencias. Ojito.

Ahora mismo el blanquiazul es un equipo que no se sostiene por ningún lado. Solo Willian José y Odriozola, que ven cerca el caramelo de jugar el Mundial, ofrecen algo diferente, aunque el segundo empieza a acusar una temporada demasiado cargada. Con esos dos y la ilusión de Zubeldia hay que tirar hasta mayo, porque el resto parece no jugarse demasiado. Unos porque están reventados, como Illarramendi, Zurutuza y Oyarzabal, otros porque han cogido vacaciones anticipadas o están cabreados porque no disfrutan del rol que esperaban en el equipo, y los últimos en llegar porque no tienen la culpa de este desaguisado.

1 Real Sociedad

Moyá; Odriozola, Héctor Moreno, Navas, De la Bella; Illarramendi, Zubeldia, Zurutuza (Juanmi, min. 73); Canales (Januzaj, min. 66), Oyarzabal (Agirretxe, min. 84) Willian José.

2 Getafe

Guaita; Antunes, Cabrera, Djené, Damián; Amath, Mauro, Fajr, Portillo (Mora, min. 90); Molina (Hugo Duro, min. 88), Ángel Rodríguez (Gaku, min. 78).

GOLES:
1-0, min. 22: Willian José. 1-1, min. 45+1: Djené. 1-2, min. 51: Ángel.
ÁRBITRO:
Estrada Hernández (Comité Catalán). Amonestó a Odriozola, Zubeldia, Jorge Molina, Antunes, Fajr, Mauro, Cabrera, Ángel y Damián.
INCIDENCIAS:
17.509 espectadores en una tarde muy lluviosa en Anoeta. La afición mostró su malestar contra el director deportivo Lorenzo Juarros durante y al final del partido.

Lo preocupante de todo es que ahora, además de seguir siendo un coladero atrás, a la Real Sociedad se le está olvidando jugar al fútbol. Aquel equipo que encajaba porque exponía mucho en ataque ya no existe. El Getafe le buscó arriba y eso le obligó a jugar en largo. Lo curioso es que después de hacer lo más difícil, adelantarse en el marcador, se dejara remontar en el único córner que lanzó el conjunto azulón en la última jugada del primer tiempo y en un saque de banda a favor. Tremendo. Y después, con cuarenta minutos por delante, no generó ninguna casión de peligro ante Guaita. De hecho, después de tanto elogio al fútbol moderno y de salón, fue tan su impotencia que acabó colgando balones a la olla fruto de su impotencia. Realmente, para este viaje no se necesitaban alforjas.

Obligada a jugar en largo. El Getafe saltó a Anoeta con una actitud valiente, buscando ahogar la salida de balón de la Real desde atrás con una presión avanzada, con dos delanteros encimando a los centrales y dos jugadores verticales en las esquinas. Eso hizo que el cuadro txuri-urdin tuviera que jugar más largo que de costumbre, repitiéndose en varias ocasiones el lanzamiento en profundidad de Moyá hacia Willian José. El brasileño era el hombre ideal para sujetar el balón en campo contrario y sacar a sus compañeros de atrás. La otra opción era tratar de sorprender por la banda izquierda con Oyarzabal, que jugó en perfil natural.

Aunque el ritmo de juego no era demasiado elevado, lo que no interesaba nada a la Real, en el primer cuarto de hora acumuló buenas ocasiones. Un pase en profundidad de De la Bella a Oyarzabal sin cumplirse el primer minuto a punto estuvo de aprovecharlo el eibarrés, pero Guaita desvió su remate. Después, otra buena acción por dentro de Zubeldia en la que habilitó por fuera a Oyarzabal acabó en el remate al poste de Willian José. La tercera llegada fue en estrategia, en una falta que lanzó Canales y Navas casi la cuela desde una posición complicada. Oyarzabal no acertó a rebañar en el segundo poste.

Las claves del partido

Presión adelantada del Getafe
Bordalás apretó arriba a la Real que, como consecuencia, tuvo que jugar en largo. Eso le hizo distanciar sus líneas y quedar más expuesta en las transiciones defensivas. Por eso sufrió ante la contra rival.
Zurutuza, bloqueado en el empate
El Getafe lanzó un córner y marcó. Máxima efectividad. La Real defendió mal y Zurutuza acabó por los suelos ante el bloqueo que sufrió. De la Bella no puede impedir después la llegada de Djené.
Derrota en un saque de banda favorable
Que un saque de banda a favor sea el origen del gol de la derrota demuestra el desequilibrio del equipo. Bastó que Willian no acertara a sujetar el balón para que se abriese una autopista al gol de Ángel.
Illarra, alejado de la zona de creación
El de Mutriku jugó más en campo contrario, alejado de la zona de creación, y eso hizo que la Real sufriera mucho para generar juego después del 1-2 cuando más encerrado estuvo el Getafe.

Willian José sigue a lo suyo. Visto semejante inicio a nadie extrañó que la Real se adelantara en el marcador antes de la media hora, en una jugada en la que gran parte del mérito es de Zubeldia. En un córner a favor que despeja el Getafe, el de Azkoitia evita una contra, roba el balón y lo centra con perfección al corazón del área. Ahí aparece con el fusil Willian José para ganar de cabeza la acción a Cabrera y enviar con todo el balón al fondo de las mallas. El delantero blanquiazul está en otra dimensión, como lo demuestra los 18 goles que lleva marcados en la presente temporada -trece en Liga- y su llamada para la canarinha, con la que tiene muchas opciones de ir al Mundial y acompañar a Gabriel Jesús y Firminho en el ataque brasileño. Ahora mismo, y viendo el nivel de sus compañeros, uno se pregunta qué hace aquí. Ese es uno de los riesgos de seguir encadenando derrotas, que la desbandada que empezó con Vela e Iñigo sea general en verano.

Un córner desata la tormenta. Hasta el minuto 44 la cosa iba bien. La Real Sociedad era superior y el segundo gol local parecía más cercano que el primero visitante. Aunque, eso sí, el equipo se hacía muy largo sobre el campo y no estaba bien colocado para afrontar las transiciones defensivas. Pero gracias a Zubeldia salvaba el tipo. En esto llegó el único córner que lanzó el Getafe. Zurutuza sufrió un bloqueo, Djené se quedó libre de marca y cabeceó a placer ante Moyá.

Ni defender un córner sabe ya este equipo. Es tal la falta de confianza que sufre que esa circunstancia se convierte en irremontable. En la grada se mascaba que la derrota estaba al llegar. Y ver cómo se produjo dolió mucho más. En un saque de banda a favor que Willian José no pudo sujetar y en el que Amath le roba el balón. Este mete en profundidad para Ángel que, con la complicidad de Navas, Héctor Moreno y De la Bella, termina marcando desde lejos. En los 40 minutos que quedaban la Real no dio ni miedo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos