Real Sociedad

Con solvencia de líder

Juanmi adelanta a la Real Sociedad nada más arrancar el partido/
Juanmi adelanta a la Real Sociedad nada más arrancar el partido

La Real gana después de 36 años las tres primeras jornadas de Liga tras marcar cuatro goles en Riazor y someter al Deportivo

MIGUEL GONÁLEZ

¡Cómo estamos disfrutando con esta Real Sociedad! Seguirle todos los partidos allá donde juega es un privilegio, sobre todo tras verle ganar y recibir los elogios de los rivales. Este domingo, mientras juntaba estas líneas en la tribuna de prensa de Riazor, un compañero radiofónico de allí asumía resignado la derrota de los suyos. «Es que además de los cuatro que nos habéis metido, habéis tenido otras cuatro muy claras para marcar. Y nosotros, los goles y para de contar. Se ve una diferencia enorme entre los dos equipos. Parece que hubiese pasado el Barça o el Madrid».

No sé si será para tanto, pero lo cierto es que da gusto mirar la tabla y ver en lo más alto al cuadro txuri-urdin con nueve puntos empatado con el Barcelona y cuatro por delante de los blancos, próximos visitantes de Anoeta el domingo. Y soñar es libre, especialmente viendo cómo ha arrancado la temporada.

Les decía en la previa que Eusebio era el mejor guía de viaje y volvió a confirmarse. Por primera vez en la historia la Real tiene un entrenador que ha vencido más partidos fuera de los que ha perdido -quince frente a catorce-. Eso en 34 salidas. Cuando llegó el técnico vallisoletano en noviembre de 2015 el equipo apenas ganaba dos por curso y ahora suma quince en apenas año y medio. Tremendo. Ha armado un bloque con una idea propia de juego, que sale a por el rival sin importarle el escenario y que tiene carácter, personalidad y juego para superar los malos momentos. Lo hizo en Balaídos y volvió a repetirlo en Riazor cuando el Deportivo le igualó los dos goles que tenía de ventaja. Y cuando alguien reacciona tan rápido tras recibir un golpe es que está capacitado para grandes empresas.

Renta de dos goles de salida. Eusebio puso en liza el once esperado, con dos únicas novedades respecto al partido ante el Villarreal. Los lesionados Navas y Oyarzabal dejaron paso a Iñigo y Januzaj, ambos recuperados tras perderse las dos primeras jornadas por problemas físicos. Y el arranque no pudo ser mejor. La Real Sociedad se lanzó al ataque con el pitido inicial ante la incredulidad de la parroquia de Riazor, que llegó a desesperarse por momentos y a pitar a sus jugadores.

Para el minuto dos Januzaj, muy bien en su debut en la Liga, ya había recibido dos faltas. Tras la segunda, cometida por Mosquera, Odriozola fue el más listo de la clase para poner rápido el balón en juego. Un centro al espacio de Xabi Prieto para que Juanmi, con la caña siempre preparada, la enganchara a la red puso en ventaja al cuadro txuri-urdin. Un remate de esos que gusta al de Coín, que convierte en fácil lo difícil.

Sin tiempo siquiera para anotar la jugada, Juanmi pudo batir de nuevo a Tyton, pero el meta local lo evitó al sacar una mano milagrosa. Sin embargo, en el córner posterior los de Eusebio volvieron a golpear. El despeje de Bruno Gama cayó a la frontal del área y allí Illarramendi, que lleva varios meses en plan cañonero desde que marcó en febrero aquel golazo en Cornellá, la empalmó al palo largo sin que esta vez Tyton pudiera reaccionar. El de Mutriku ya pudo marcar ante el Celta y el Villarreal y ayer hizo doblete. Avisos de que su propósito no estaba lejos de cumplirse. Dos goles de ventaja en los primeros cinco minutos fuera de casa. Ver para creer.

El riesgo de confiarse. Quedaba todo el partido por delante y, como confesó Eusebio en la sala de prensa, los suyos se relajaron y dieron un pasito hacia atrás. Y ahí la Real es vulnerable. Llegó al descanso con menos posesión y menos acierto en el pase que el Deportivo, y ello era sinónimo de que iba a sufrir. Willian José no lograba sujetar ningún balón para sacar a sus compañeros de atrás y así era difícil salir de la cueva tras los despejes de la retaguardia. En la primera parte catorce realizaron entre Aritz (8) e Iñigo (6). Tras una de esas acciones, y con los blanquiazules metidos atrás, una pelota cruzada por Schär hacia Adrián López acortó distancias.

El inicio del segundo acto no hizo sino confirmar los peores temores. Si tiene el balón y una posición adelantada en el campo, la Real domina el partido. Respira tranquila. Pero si esto no ocurre, lo pasa mal. Especialmente porque no es buena en el área propia. Como se vio en el gol del empate local. Adrián López se impuso en el salto a Odriozola para que marcase Andone. En Vigo fue Wass el que ganó la acción a Kevin en el 1-0. Los dos laterales son muy buenos en los noventa metros finales del campo, sobre todo en la fase ofensiva, como se vio con Odriozola, pero en los duelos atrás no tienen ni los centímetros ni el peso de Carlos Martínez y Yuri, quienes hace un año jugaban ahí. Y hay que tenerlo en cuenta cuando uno decide meterse en la cueva a guardar un resultado.

2 Dépor

Tyton; Juanfran, Schär, Sidnei, Luisinho; Fede Cartabia (Fede Valverde, min.64), Guilherme, Mosquera, Bruno Gama (Lucas Pérez, min.49); Adrián López y Florin Andone (Bakkali, min.71).

4 Real Sociedad

Rulli; Aritz, Íñigo Martínez (Llorente, min.66), Odriozola, Kevin Rodrigues; Illarramendi, Zurutuza, Xabi Prieto; Januzaj (Carlos Vela, min.73), Juanmi (Canales, min.54) y Willian José.

Goles:
0-1, min.3: Juanmi. 0-2, min.4: Illarramendi. 1-2, min.27: Adrián López. 2-2, min.50: Andone. 2-3, min.82: Llorente. 2-4, min.86: Illarramendi.
Árbitro
Munuera Montero, del colegio andaluz. Mostró amarilla a Juanmi (min.44), Kevin Rodrigues (min.54) y Odriozola (min.80) por parte de la Real Sociedad.

Reacción de equipo grande. Pepe Mel, animado por el empate, dio entrada a toda su artillería, con Lucas Pérez, Valverde y Bakkali. Para colmo de males, Eusebio tenía que emplear uno de sus cambios para cubrir con Llorente al lesionado Iñigo, con su rodilla izquierda tocada. Pero ahí, cuando los nubarrones asomaban por Riazor, emergió la mejor Real, liderada por Illarramendi y Prieto en el centro, refrescada con la entrada de Canales y Vela, y con un puñal por la derecha llamado Odriozola.

Iñigo, antes de retirarse, pudo marcar en dos ocasiones, Canales también tuvo una buena opción tras pase de Prieto e incluso Willian José lo probó con un remate de cabeza.

Pero tuvo que ser la estrategia la que desequilibrara la balanza. Ante el Villarreal los tres goles fueron a balón parado y esta vez un córner ganado por Aritz en el primer poste sirvió para que Llorente rebañase en el segundo. Aun faltaba contemplar la obra de arte de Illarramendi en el 2-4, con ese tanto digno del mismísimo Messi en el que se escapa de Mosquera, Luisinho y Sidnei para batir con la izquierda a Tyton. La mejor rúbrica para el mejor arranque liguero en 36 años.

LA REAL SE IMPONE EN RIAZOR

Fotos

Vídeos