Real Sociedad

La Real no ha recibido ninguna oferta por Iñigo

La Real no ha recibido ninguna oferta por Iñigo

El Inter de Milán, dentro del ramillete de clubes que le siguen, le tiene en su agenda junto a tres o cuatro opciones más

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

Ahora que empiezan a concretarse diferentes transacciones, el mercado de fichaje adquiere una mayor velocidad, la temperatura sube y las presentaciones de jugadores se repiten, la rumorología se activa y los nombres de la plantilla de la Real ligados a equipos europeos se suceden un día sí y el otro también, como era previsible después de la magnífica temporada realizada. Es el peaje a pagar.

El de Iñigo (Ondarroa, 1996) es el último nombre en salir, como antes surgieron los de Odriozola o Rulli. Al central de Ondarroa le siguen los directores deportivos de media Europa como corresponde a un jugador internacional que ha brillado en una Real que ha despertado todo tipo de elogios en la última Liga. Atlético de Madrid, Real Madrid, Barcelona, Manchester City, Chelsea, Juventus, Milán e Inter tienen su nombre anotado en sus agendas desde hace tiempo como se espera de un jugador que destaca en la Liga.

Es el Inter de Milán es el que mejor le tiene posicionado en su lista de futuribles centrales junto a otras tres o cuatro opciones más. Iñigo gusta en Italia, pero hasta ahí. Ese gusto por el buen fútbol no se concreta en nada más.

La Real, según ha podido saber este periódico, no tiene oficialmente ninguna oferta por Iñigo encima de la mesa y tampoco el entorno del jugador se ha dirigido a la planta noble del Estadio de Anoeta para trasladar cualquier presunto interés de terceros.

Iñigo está contento en la Real, como así lo ha manifestado siempre en sus declaraciones públicas y como corroboró en abril del año pasado cuando renovó hasta junio de 2021. Su deseo siempre ha sido triunfar en el club que le dio la oportunidad de jugar en Primera en la temporada 2011/12 y sigue pensando en tratar de comandar junto con Illarramendi una generación que dé muchas alegrías. Su peso tanto dentro del campo como en el vestuario es indiscutible.

Desde el primer día de la pretemporada, Iñigo se está mostrando sonriente y dicharachero. A la conclusión del entrenamiento del viernes colgó una fotografía en su cuenta de Twitter en la que se le ve corriendo con sus compañeros bajo el lema '#AupaReala'.

32 millones de cláusula

Sabiendo que hay muchos condicionantes externos que pueden aparecer en cualquier momento y que son imposibles de controlar, si se planteara una oferta oficial por Iñigo, el club realista se cree con la suficiente solidez como para aguantar los embates del mercado y se remitiría sin ninguna duda a la cláusula de rescisión fijada en 32 millones de euros como hizo en los casos de Griezmann, con el Atlético de Madrid, e Illarramendi, con el Real Madrid. No va a haber ninguna duda al respecto. No negociaría.

Sobra decir que la Real considera a Iñigo un pilar fundamental en su proyecto de futuro, ha sido indiscutible con todos los entrenadores que han pasado por el banquillo realista en los últimos años (Montanier, Arrasate, Moyes y ahora Eusebio) y precisamente por eso hizo una apuesta importante el año pasado para asegurarse su concurso en los próximas temporadas siguiendo la senda que abrió con el regreso de Illarramendi, al que firmó hasta 2021 con una cláusula de rescisión de 40 millones. Iñigo es presente y futuro de la Real.

Con el jugador contento y la Real cerrada a iniciar cualquier posible conversación por él, solo los clubes más potentes económicamente de Europa podrían hacer frente a una cláusula de 32 millones por un central, al que además deberían abonar por temporada una ficha más alta que la que tiene hoy.

En ese supuesto podría encajarse el Inter de Milán, que de la mano del grupo chino Suning, estaría tratando de fichar un central con características similares a Iñigo. Acostumbrado a construir la casa por el tejado mediante fichajes rimbombantes, el Inter está hoy tocando a media Europa para el primer proyecto del técnico Luciano Spalletti, hasta la temporada pasada en la Roma.

El realista es una de las tres o cuatro opciones que maneja un club que trata de dar salida a no menos de nueve jugadores (Ranocchia, Santon, Nagatomo, Biabiany, Medel, Jovetic, Gabigolantes...) antes de empezar a dar forma a su nuevo proyecto.

Spalletti es muy dado a jugar con tres centrales y para ello ha puesto la diana en Iñigo, entre otros. Por de pronto acaba de fichar al defensa internacional eslovaco, Milan Skriniar, y sigue a otros como Stefan de Vrij (Lazio), Konstantinos Manolas (Roma) y Kalidou Koulibaly (Nápoles).

Más

Fotos

Vídeos