Real Sociedad

La Real Sociedad no tiene prisa por fichar en el mercado de invierno

La Real Sociedad no tiene prisa por fichar en el mercado de invierno

En las últimas ocho temporadas solo ha incorporado en enero a Demidov y Canales

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

En los tres últimos mercados de invierno la Real no realizó ninguna contratación. Canales fue el último jugador que llegó en esta ventana de fichajes en 2014. Y tiene pinta de que en esta tampoco va a haber novedades, salvo sorpresa mayúscula. Eso no quiere decir que la Real no esté atenta a los movimientos que se puedan producir en este mercado que se abre el 1 de enero y acaba el día 31.

El club, de acuerdo con Eusebio, confía en lo que pueden aportar Guridi y Agirretxe de enero a mayo tras recuperarse de las lesiones que han sufrido. El primero sale de una intervención en la rodilla para corregir una osteocondritis disecante; el segundo ha superado una rotura de fibras.

Los dos se vienen entrenando con normalidad en los últimos días y ahora pretenden minutos de juego para ir adquiriendo ritmo de competición. El técnico ve en Guridi un jugador de talento que puede dar descanso a cualquiera de los hombres del centro del campo y confía en que Agirretxe sea capaz de seguir el ritmo del grupo tras dos años desde que Navas le lesionó.

Con ellos dos en el verde, la no incorporación de jugadores no debe extrañar porque la Real tiene claro que no va a realizar ninguna locura en este mercado por conseguir un refuerzo concreto, como así lo han asegurado en repetidas ocasiones su presidente Jokin Aperribay y el técnico Eusebio, y porque hay unanimidad en que no se trata de traer por traer, sino de mejorar lo que hay.

Todos -o casi todos- los jugadores fichables suelen tener pegas en este punto de la temporada. Si no es el alto precio que hay que pagar por ellos, es la falta de ritmo de competición, así que la Real, con el beneplácito del técnico, se quedaría como está, salvo que algún jugador decida hacer las maletas o pueda surgir alguna oportunidad interesante.

Canales es quien acaba contrato en junio de 2018 y por tanto a partir del 1 de enero es libre para negociar con otros clubes. Si decide salir, entonces sí, la Real movería ficha.

En Anoeta lo tienen claro y así ha sucedido en los últimos ocho años transcurridos desde el regreso a Primera, en los que solo han llegado en enero dos futbolistas: Vadim Demidov en 2011 y Sergio Canales en 2014. Pero fueron dos casos atípicos.

El internacional noruego lo hizo porque el Rosenborg no quiso soltarle cuatro meses antes para que iniciase la Liga. La Real ya había llegado a un acuerdo con él para venir a San Sebastián, pero el club noruego pidió una cantidad por su traspaso cuando en enero quedaba libre. No hubo acuerdo y se retrasó su llegada hasta el mercado invernal, cuando en realidad se trataba de una operación gestada en verano.

En el caso del cántabro la Real aprovechó la crisis en la que estaba sumido el Valencia para hacerse por tres millones y medio con un futbolista interesante que entonces contaba con 22 años y ya tenía una importante experiencia en Primera tras haber jugado también en el Racing y el Real Madrid. El club sospechaba que en junio podía salir Griezmann, como así sucedió, y era una forma de ganar tiempo con un jugador que, entre otras posiciones, podía jugar en la izquierda y se adaptaba al estilo de juego blanquiazul. Desde entonces, nada de nada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos