La Real cae en picado

Mikel Oyarzabal. / J.M. LOPEZ
Mikel Oyarzabal. / J.M. LOPEZ

Tras sumar nueve puntos en las tres pimeras jornadas, solo ha logrado 24 en las veintiséis restantes

Axel Guerra
AXEL GUERRA

Basta con hacer una comparativa entre la clasificación de la Liga de la tercera jornada con la de hoy para entender la caída en picado que la Real ha sufrido desde entonces. Allá por septiembre, los blanquiazules eran colíderes junto al Barcelona, después de haber ganado los tres primeros partidos del campeonato -Celta (2-3), Villarreal (3-0) y Deportivo (2-4)- e igualar el mejor inicio liguero en la historia del club txuri-urdin. Veintiséis jornadas más tarde, el equipo blanquiazul es decimoquinto con 33 puntos, es decir, solo ha sumado 24 de los últimos 78 posibles, a un ritmo de 1,08 puntos por partido, en otras condiciones insuficiente para mantener la categoría si no fuera porque esta temporada hay tres equipos que lo están haciendo rematadamente mal.

La fotografía clasificatoria es más clarificante aún cuando solo se tiene en cuenta esas veintiséis últimas jornadas. Con 24 puntos, la Real sería cuarta por la cola, con solo dos de ventaja sobre el Levante -el primer equipo que ocuparía puestos de descenso-, seis sobre Las Palmas y 10 sobre el colista, el Málaga.

El inicio de temporada en la Liga y el estreno en la Europa League con una contundente goleada contra el Rosenborg en Anoeta (4-0) dispararon la ilusión y las expectativas, que el equipo no ha sido capaz de cumplir.

Es el cuarto equipo más goleado y al que más veces le remontan cuando está en ventaja

El primer aviso de que las cosas no iban bien llegó en septiembre. El equipo sufrió tres derrotas consecutivas contra Real Madrid (1-3), Levante (3-0) y Valencia (2-3) y logró empatar contra el Betis (4-4) en Anoeta con un gol in extremis de Llorente. Trece goles en cuatro partidos anunciaban uno de los principales problemas que ha arrastrado durante toda la temporada: su endeblez defensiva. Es el cuarto equipo de la Liga que más goles encaja (52), solo por delante del Betis (53), Las Palmas (58) y Deportivo (60).

Tras el parón liguero de octubre, los de Eusebio pusieron freno a la sangría de tantos recibidos y ofrecieron mejores sensaciones. Ganaron en Mendizorroza (0-2), empataron con el Espanyol (1-1) en Anoeta, perdieron contra el Getafe (2-1) y se llevaron el derbi contra el Eibar (3-1).

Entre noviembre y diciembre la Real volvió a pasar por un nuevo bache. Empató en Montilivi (1-1) después de adelantarse en el marcador, empató en Anoeta (2-2) contra un Las Palmas que venía de perder los anteriores seis partidos de Liga, perdió en el Wanda Metropolitano (2-1) tras un buen encuentro y sucumbió 0-2 con el colista, el Málaga, que no ha vuelto a ganar un partido desde entonces. La imagen de los txuri-urdin mejoró en los dos últimos choques. Empató en San Mamés donde mereció un mejor resultado y ganó al Sevilla (3-1) en el último partido de 2017.

El cambio de año no le sentó bien. Perdió los cuatro partidos de enero: Leganés (1-0), Barcelona (2-4), Celta (1-2) y Villarreal (4-2), donde el equipo naufragó en la primera parte. A partir de febrero los blanquiazules encadenaron tres victorias consecutivas en Anoeta contra Deportivo (5-0), Levante (3-0) y Alavés (2-1). Entre medio perdieron en el Bernabéu (5-2), Valencia (2-1) y empataron en el Villamarín (0-0). En estos dos últimos la imagen volvió a ser positiva y aún se soñaba con alcanzar la séptima plaza y volver a Europa por segundo año consecutivo.

En tierra de nadie

Pero las dos últimas derrotas han dado al traste con todas las opciones. El partido en Cornellá (2-1) demostró que el proyecto de Eusebio estaba amortizado y se había llegado al fin de un ciclo. La derrota «muy dolorosa» ante el Getafe en Anoeta (1-2) fue la sexta ocasión en la que los realistas veían cómo les remontaban un marcador esta temporada, más que a ningún otro equipo. Decimoquinta con 33 puntos, la Real está condenada purgar en tierra de nadie las nueve jornadas que restan, en las que jugará en casa contra Girona, Atlético, Athletic y Leganés, mientras que deberá visitar a Eibar, Las Palmas, Málaga, Sevilla y Barcelona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos