Real Sociedad

La Real Sociedad se mira al espejo

Illarramendi, De la Bella, Januzaj y Prieto se dirigen hacia el campo 2 de Zubieta en el que se ejercitaron ayer por última vez. A su espalda, asoma Eusebio./PEDRO MARTINEZ
Illarramendi, De la Bella, Januzaj y Prieto se dirigen hacia el campo 2 de Zubieta en el que se ejercitaron ayer por última vez. A su espalda, asoma Eusebio. / PEDRO MARTINEZ

Tras dos derrotas seguidas, recibe, con una pareja de centrales inédita, a un Valencia al alza que no sabe lo que es perder por ahora

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

La Real se va a mirar hoy al espejo en Anoeta a partir de las 20.45 horas (beIN). Éste le va a decir si es tan guapa como en las tres primeras jornadas, cuando derrotó al Celta, Villarreal y Deportivo, o le empiezan a salir las arrugas que asomaron el pasado jueves en el campo del Levante. Esta noche pasa la prueba del algodón ante un Valencia al que le acompañan más los resultados -no ha perdido todavía- que el fútbol por el momento. El Valencia nos va a decir si los jugadores realistas están cansados, si la dosificación de esfuerzos realizada por Eusebio ha sido acertada y si la Real está capacitada para pelear con un equipo que este año sí parece va en serio con Marcelino en el banquillo y que vuelve a ser un serio aspirante a plaza europea si consigue no descarrilar.

Lo mejor que puede hacer la Real es ganar hoy para borrar de un plumazo las dudas que han podido generar las dos últimas derrotas, pero no va a ser fácil conseguirlo porque el Valencia no sabe lo que es perder en las cinco jornadas disputadas. Para añadir más pimienta a la cosa, la Real llega con dos entrenamiento a este partido desde que jugó el jueves en el campo del Levante, apenas ha tenido tiempo de preparar de forma específica el duelo de hoy, y en el horizonte tiene, el jueves que viene, el partido en San Petersburgo.

Aritz-Zubeldia, los centrales . La Real parte con ligera desventaja en este duelo porque sin los lesionados Iñigo y Navas, y con Llorente, sancionado tras ver dos amarillas ante el Levante, Eusebio va a tener que apostar por una pareja inédita en una zona sensible como el centro de la zaga. El técnico confirmó ayer que Zubeldia retrasará su posición para acompañar a Aritz. Nunca han jugado juntos y no hay forma de saber cómo pueden responder. Es una incógnita. Odriozola recuperará su sitio en el lateral derecho tras descansar ante el Levante y no será extraño que ante las dificultades que puedan tener Aritz y Zubeldia, Eusebio mantenga a De la Bella en el flanco izquierdo. Ser superiores en el centro del campo es la mejor forma de evitar problemas a la espalda por lo que el trío Illarramendi-Zurutuza-Prieto es inamovible por más que Pardo haya entrado en la convocatoria tras superar el problema respiratorio que le dejó fuera de los dos últimos partidos. Es lógico que a Eusebio le entren dudas de a quién poner en la delantera. Salvo sorpresa, Willian José es fijo en punta. La incógnita es a qué dos situar en las bandas: si apostar más por la creatividad y verticalidad de Juanmi y Januzaj o por jugadores más propensos a trabajar pero con menos gol como Canales. Parece pronto para apostar por Oyarzabal de inicio porque no ha sido hasta esta semana cuando ha podido entrenarse con el grupo. Vela se ha quedado fuera por decisión técnica.

Oyarzabal y Pardo vuelven a una convocatoria al superar problemas físicos

En diez partidos de la Real ante Marcelino, ocho derrotas y dos empates

¿Acusarán el esfuerzo? Nadie sabe cómo puede afectar a la Real que llegue a este partido con menos horas de descanso que el Valencia. Lo normal es que las piernas les pesen a los realistas a medida que avancen los minutos porque el jueves por la noche estaban jugando mientras el Valencia llevaba ya dos días recuperándose. Está por ver. Si se gana, quedará en anécdota. Lo que parece garantizado es que será un gran encuentro entre dos buenos equipos.

No sorprende ya a estas alturas que las televisiones apuesten por el partido en Donostia para uno de los horarios preferentes del fin de semana. Los encuentros de Anoeta resultan entretenidos, competidos y muchos han tenido un gran nivel. El estadio registrará de nuevo una gran entrada para ver a la Real discutir la victoria con una de las mejores plantillas de la Liga, un Valencia que siempre ha sido mal rival, pero que sabe que para ganar en Anoeta va a tener que hacer muchas cosas bien. Es un campo en el que los puntos se venden muy caros. El Valencia lo sabe bien. Solo ha logrado sumar un punto de los últimos 18 disputados. El Valencia ganó por última vez en la 2010/11 y desde entonces ha acumulado un empate y cinco derrotas.

.Algo tiene Marcelino. En apenas tres meses ha logrado enderezar el rumbo de una nave a la deriva. Jugadores que hace nada estaban de capa caída, como Parejo o Santi Mina, hoy tiran del carro. Para empezar ha hecho del Valencia un equipo serio, compacto y bien trabajado al que es difícil hacerle gol. Solo ha encajado tres en cinco jornadas, dos en el Bernabéu. Ha ganado a Las Palmas (1-0), ha empatado ante el Real Madrid (2-2), ante el Atlético (0-0), Levante (1-1) y en la última jornada goleó al Málaga (5-0), en un partido en el que su rival bajó los brazos de forma descarada después de encajar el primer gol y permitió el lucimiento de Zaza, con tres goles en siete minutos.

Fiel al 4-4-2, Marcelino se presenta en Anoeta con los mismos dieciocho que ha convocado en las últimas cuatro jornadas y con el convencimiento de que otra vez puede ganar a la Real. Los números están con él. De las diez veces que se ha enfrentado a la Real en Primera en sus diferentes etapas al frente del Recreativo, Rácing de Santander, Sevilla y Villarreal, ha conseguido ganar ocho y empatar dos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos