Una Real mejor

De la Bella, Iñigo, Llorente, Odriozola y Xabi Prieto agradecen a los aficionados realistas sus ánimos tras el encuentro./JOSE MARI LÓPEZ
De la Bella, Iñigo, Llorente, Odriozola y Xabi Prieto agradecen a los aficionados realistas sus ánimos tras el encuentro. / JOSE MARI LÓPEZ

El once de Eusebio se queda a un paso de la victoria en un derbi con miedo a la derrota

PEDRO SOROETA

No fue un gran partido, pero sí vimos a una Real mejor. Mejor que un Athletic casi inexistente. Y mejor que la de las últimas semanas. Quizá le faltó creérselo un poco más, dar un paso al frente para irse a por el triunfo, pero también hay que entender que, viniendo de donde venían, los de Eusebio jugaran siempre con la vista puesta en el retrovisor. En otras circunstancias, hace un mes y medio por ejempo, no dudo que la victoria hubiera venido a Gipuzkoa. Pero ya se sabe que los malos resultados, los errores, siempre minan la confianza y ayer a la Real, pese a que fue mejor, le faltó ese plus que necesitaba para sumar los tres puntos. Al menos vimos a un equipo más solvente, sacando bien el balón tanto en corto como en largo y, aunque sin muchas ocasiones claras, sí con llegadas peligrosas. Y sobre todo, sin ningún problema en defensa, ante un Athletic inofensivo, para dejar por fin su portería a cero. De verdad que no recuerdo a un equipo bilbaíno con tan poco en San Mamés. Poco futbolísticamente hablando y poco tambíen físicamente, porque me dio la impresión de que acabaron pidiendo la hora... Lo que no sé es qué pensarán Aduriz y Raúl García cuando vean en televisión lo que hicieron -tirarse, empujar, protestar...- porque las cámaras les dejaron una vez más tan en evidencia que hasta hicieron sonreir a más de uno... Pero lo que nos importa es la Real, que volvió a sumar y que, a pesar de todo, tiene ante sí otra oportunidad para dar el salto en la clasificación. Y la tiene el miércoles en Anoeta, frente a un buen equipo, el Sevilla. Qué mejor para reivindicarse de una vez ante su gente.

Suerte en Europa

La Real se la jugará en Europa con el Salzburgo austríaco en la segunda quincena de febrero. Soy de los que piensa que hubo suerte en el sorteo, porque había rivales mucho más fuertes. Incluso se ha demostrado que no hay tanta diferencia entre ser primero o segundo en la fase de grupos, como bien pueden decir Athletic -jugará contra el Spartak de Moscú, que viene de la Champions- y Villarreal, al que le espera el Lyon. Y digo que hubo suerte porque si la Real quiere hacer algo en la Europa League, no digo ganarla, sino hacer algo, como llegar a las últimas rondas, tiene que eliminar a un equipo como el Salzburgo. No voy a decir que será fácil, no. Pero si definitivamente apostamos por Europa, algo que viendo cómo va la temporada parece bastante sensato, los blanquiazules tienen que dar un paso y seguir adelante. Si realmente decimos en serio que nuestra Real tiene algo que decir en esta competición, es obligado el pase a octavos de final. Seguro que el conjunto austríaco tiene sus armas, sus puntos fuertes, un plan para ganar a la Real, pero pienso sinceramente que Eusebio tiene mejor plantilla. De hecho, yo firmaría siempre jugar contra un conjunto austríaco en las rondas europeas porque, con todo el respeto, no hablamos ni de Alemania, ni de Inglaterra, ni de Italia, ni de Portugal, ni..., sino de un fútbol, el austríaco, que está muy por debajo ahora mismo de LaLiga. Por lo menos eso creo.

Derbi en San Mamés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos