El Real Madrid, obsesionado con el PSG

Cristiano Ronaldo durante la sesión de ayer. / EFE
Cristiano Ronaldo durante la sesión de ayer. / EFE

Recibe a la Real con el objetivo de cargarse de moral para el crucial duelo del miércoles ante el PSG en los octavos de Champions

ÓSCAR BELLOT MADRID.

«Lo único que queremos es continuar, estar más cerca del liderato sin pensar en el miércoles». Zinedine Zidane intenta evitar que el crucial duelo de la próxima semana ante el París Saint-Germain distraiga antes de tiempo a sus futbolistas, por mucho que en él se jueguen la temporada y el futuro muchos de ellos, incluyendo el propio técnico. Aunque su dimisión de la pelea por el título se hizo efectiva varias jornadas atrás, el Real Madrid carece de un colchón mullido sobre el que recostarse en puestos de Champions. El Villarreal aprieta y del Santiago Bernabéu ya se han escapado demasiados puntos. Toca tomarse muy en serio la visita de la Real antes de la colisión de transatlánticos que se producirá dentro de cuatro días en el feudo de Chamartín.

Catorce años lleva la el cuadro txuri urdin sin doblegar a la escuadra merengue en el Santiago Bernabéu. Sólo el eterno Xabi Prieto, bigoleador aquel 23 de mayo de 2004 en su segundo partido como titular en Primera y que incluso se permitió el lujo de lanzarle a César un penalti a lo Panenka, queda de los catorce futbolistas de la Real que pisaron ese lejano día el césped. Desde entonces, un empate y nueve victorias del Real Madrid.

Zidane, uno de los galácticos de aquel Real Madrid, aunque no disputó el choque en el que el hoy capitán de la Real Sociedad se estrenó ante los blancos, suma cuatro triunfos en otros tantos duelos como entrenador contra el cuadro blanquiazul. Mantener el pleno resulta primordial para que su equipo llegue vitaminado en lo anímico al combate a vida o muerte con el PSG.

Pocos cambios en el once

La proximidad de esa cita sitúa a Zidane ante la disyuntiva de reservar futbolistas o plantear un once reconocible, a riesgo de añadir complicaciones en forma de lesiones a un duelo de exigencia mayúscula. Todo apunta a que optará por una vía intermedia. Isco se perfila como titular, un día después de que el galo saliese al paso de los rumores sobre su presunto malestar con el malagueño y proclamase su deseo de que se quede «toda la vida» en el club. El preparador podría conceder descanso a Varane, uno de sus pupilos más frágiles en el apartado físico, lo que abriría espacio en el once a Nacho. El polivalente defensa, que no calentó banquillo ante el Levante, se rodaría en el eje de la zaga antes de cubrir el próximo miércoles la vacante de Carvajal, sancionado en Champions, y oficiar como secante e Neymar.

Necesita el Madrid de una actuación convincente tras el empate de la pasada jornada ante el Levante, que cortó lo que parecía el inicio de la resurrección con las goleadas que el vigente campeón de Liga y Champions endosó al Deportivo de La Coruña (7-1) y al Valencia (1-4). Los brotes verdes quedaron segados de cuajo en el Ciutat de Valencia, donde los pupilos de Zidane volvieron a incurrir en sus pecados habituales. Quizá la Real los pueda aprovechar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos