Real Sociedad

Las claves de la operación blindaje de la Real

Igor Zubeldia, a la izquierda de la imagen, se ejercita ayer en Zubieta junto a Bautista, Odriozola, Agirretxe, De la Bella y Xabi Prieto./LUSA
Igor Zubeldia, a la izquierda de la imagen, se ejercita ayer en Zubieta junto a Bautista, Odriozola, Agirretxe, De la Bella y Xabi Prieto. / LUSA

El azkoitiarra, que lleva disputados 18 partidos en su estreno en la élite, firmó hace dos años hasta 2021 con una cláusula de 30 millones. Tras renovar a Aritz, trabaja en la mejora del contrato de Igor Zubeldia para evitar la amenaza del Athletic

MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

Apenas se ha cumplido una semana del fichaje de Iñigo por el Athletic y la Real ya ha puesto en marcha su 'operación blindaje' para defenderse de futuras agresiones rojiblancas en el mercado. La primera de esas maniobras ha sido la mejora de contrato de Aritz Elustondo, que dos años después de firmar su último contrato en Anoeta, ha visto ampliada su relación con el club txuri-urdin hasta 2022 con un aumento de ficha y un incremento también de su cláusula de rescisión de 30 a 50 millones de euros, una cantidad más adecuada para tratar de defender la continuidad de los jugadores en el club con los tiempos que corren. El siguiente en pasar por las oficinas será Igor Zubeldia.

Y es que el dinero que están repartiendo las televisiones en los últimos años ha inundado el mercado de millones y los blindajes de antaño se están quedando obsoletos. Se vio el verano pasado con la operación de Neymar por el Paris Saint Germain tras desembolsar 222 millones de euros o la reciente adquisición de Aymeric Laporte por el Manchester City a cambio de 65 millones, que desembocaron en la marcha de Iñigo. Todo ello ha colocado a un club como la Real en estado de alerta, ya que le deja en una situación de evidente desventaja, sobre todo cuando invierte tantos años en formar a un futbolista que se le puede ir a las primeras de cambio. No ha sido el caso de Iñigo, pero el peligro está ahí.

Cláusulas para el Atheltic

Mikel Oyarzabal
60 millones
Jon Bautista
50 millones
Aritz Elustondo
50 millones
Álvaro Odriozola
40 millones
Asier Illarramendi
40 millones
Rubén Pardo
40 millones
Jon Guridi
32 millones
Igor Zubeldia
30 millones
David Zurutuza
30 millones
Imanol Agirretxe
30 millones
Joseba Zaldua
30 millones
Xabi Prieto (*)
30 millones
Carlos Martínez (*)
30 millones
(*) Acaban contrato el 30 de junio

En los últimos tiempos el club había aceptado con naturalidad que los grandes clubes pudieran pescar en Anoeta, porque lo veían como algo inevitable en algunos casos puntuales. Así, desde 2013 el Real Madrid fichó a Illarramendi, el Atlético se llevó a Griezmann, el Barcelona a Bravo y el PSG a Yuri, por citar algunos ejemplos. Grandes clubes con altas miras a los que es difícil pararles los pies.

Odriozola e Illarra, con 40 millones, y Zubeldia, con 30, son los realistas más 'atacables' para el vecino

Pero ahora el peligro número uno en el mercado es el Athletic, que en los últimos años ha ganado músculo financiero y se puede permitir el lujo de pagar a sus jugadores sueldos únicamente al alcance en el campeonato del Barcelona, Real Madrid y Atlético.

Dos son las razones que explican este crecimiento. La Primera es la construcción del nuevo San Mamés, que le ha generado nuevas e importantes fuentes de explotación. Hay que tener en cuenta, además, que de los 186 millones que costó su construcción, Gobierno Vasco, Diputación y la BBK de entonces pusieron 55 millones cada uno, con lo que el club no se tuvo que hipotecar para levantarlo. Una situación diametralmente opuesta a la que sucede ahora con Anoeta, en la que la Real pagará de su bolsillo el 75% de su remodelación y el poco dinero público comprometido va condicionado a la readecuación del miniestadio de atletismo y a la reurbanización de la zona.

La segunda causa del crecimiento económico del conjunto rojiblanco reside en el dinero que ha ingresado por los jugadores que les han fichado. Casi 150 millones de euros por el pago de las cláusulas de Javi Martínez (40), Ander Herrera (36) y Laporte (65) por parte del Bayern, el United y el City que le hacen más temible que nunca. Para intentar evitar más fugas Urrutia ha elevado los sueldos significativamente como quedó demostrado con las renovaciones de Kepa y Williams, a los que fijaron sueldos de 4,6 y 4,2 millones de euros, respectivamente. Cifras que doblan las que reciben los blanquiazules mejor pagados.

Odriozola, Illarra y Zubeldia

No obstante, y a pesar de esa situación de clara desventaja, la Real está dispuesta a dificultar que haya más fugas por la A-8 en los próximos años. Para ello quiere actualizar las cláusulas de rescisión al nuevo contexto, aunque ello también signifique mejorar los contratos de los jugadores. De los 23 integrantes de la plantilla, hay doce que no son susceptibles de ser fichados por el Athletic al no ser vascos, casos de Rulli, Toño, Llorente, Navas, Héctor Moreno, Kevin, De la Bella, Pardo, Canales, Januzaj, Juanmi y Willian José, aunque alguno de ellos a lo mejor entra en una filosofía tan laxa e inconcreta por haberse formado en Zubieta. Vaya usted a saber..

Mikel Oyarzabal, con 60 millones, es el que más caro le saldría al Athletic si quiere volver a pescar aquí

.

Los que sí serían fichables por el eterno rival son Odriozola, Carlos Martínez, Aritz, Illarramendi, Zubeldia, Zurutuza, Guridi, Prieto, Oyarzabal, Agirretxe y Bautista. De este grupo, Xabi Prieto tiene el mejor blindaje posible, el del amor a los colores, porque a sus 34 años y con el brazalete cosido al brazo, tiene claro que acabará su carrera en la Real. Agirretxe y Zurutuza, que ya han superado la treintena, es difícil que vistan otra camiseta después de hacer toda su carrera en el mismo club. Por si acaso, tienen una cláusula de 30 millones.

Oyarzabal, al que el Athletic trató de fichar con nocturnidad y alevosía hace dos veranos, tiene un precio para rescindir su contrato de 60 millones en el caso bilbaíno, una cifra que parece inalcanzable para el eterno rival. Para el resto de clubes es de 50. Aritz y Bautista están en los 50 'kilos', un listón también muy elevado para su trayectoria en Primera División y su juventud, especialmente cuando su valor de mercado ronda los tres millones en ambos casos, según el portal especializado 'transfermarkt'.

Ahora mismos los tres realistas más vulnerables serían Álvaro Odriozola y Asier Illarramendi, con 40 millones, además de Igor Zubeldia, con 30. El lateral donostiarra, con una familia más txuri-urdin que ninguno, no tiene en su mente cambiar a un equipo como el Athletic, lo mismo que el de Mutriku, que cuando dejó el Real Madrid pudo acabar en San Mamés, donde le ofrecían más dinero, pero lo rechazó tajantemente para volver a casa.

En el caso de Igor Zubeldia, la Real trabaja para alcanzar pronto una renovación que le permita estirar más allá de 2021 su actual contrato y elevar, de paso, su cláusula por encima de los 30 millones. El de Azkoitia firmó por última vez hace dos años, cuando estaba en el Sanse, en una renovación conjunta con Bautista, Odriozola y Luca Sangalli. Ahora ya es miembro de la primera plantilla plantilla a todos los efectos y su consolidación entre los mayores va por buen camino, como demostró el viernes ante el Deportivo.

A sus 20 años, debutó en Primera División con Eusebio en la última jornada de la temporada 15/16 en el triunfo en Mestalla por 0-1 que permitió a la Real ser novena. El curso pasado, en nómina del Sanse aún, disputó cuatro encuentros en Primera coincidiendo con los problemas físicos que afectaron a Illarramendi y Zurutuza en el tramo final de la temporada. En este suma ya 18 encuentros, trece de Liga, cuatro de la Europa League y uno de Copa, en los que acumula 1.128 minutos de juego y ha marcado un gol y dado una asistencia. Lleva tres encuentros seguidos como titular en Liga y en el Bernabéu podría sumar el cuarto este sábado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos