Real Sociedad

La Real, escrita por quienes mejor la conocen: sus protagonistas

Xabi Rodríguez posa con el segundo volumen de Memorias de la Real. Su otro autor Beñat Sanz estaba en Bilbao. /AYGÜÉS
Xabi Rodríguez posa con el segundo volumen de Memorias de la Real. Su otro autor Beñat Sanz estaba en Bilbao. / AYGÜÉS

Rodríguez y Sanz publican el segundo volumen de 'Memorias de la Real', con relatos de aficionados, técnicos, jugadores...

ÁLVARO VICENTE

El primer volumen 'Beti, beti, maite. Memorias de la Real' voló. El aficionado de la Real -y los que no lo son- lo hizo suyo en cuanto salió a la calle. En ese momento sus autores Xabier Rodríguez y Beñat Sanz, ambos donostiarras y realistas hasta la médula, se quedaron con las ganas de incluir entonces los testimonios de mucha gente «fundamental en la historia del club», pero cada uno tomó un rumbo y el proyecto quedó aparcado.

Cuatro años después esos recuerdos más personales de aficionados que han seguido durante toda su vida al equipo, «aquellos que han dejado su nombre escrito con mayúsculas en la historia del club», se recogen en un segundo volumen. 'Maite, Maitea. Memorias de la Real'. «Abrimos el vestuario de Anoeta y recuperamos el espíritu del viejo Atotxa, el del barro de Amadeo Labarta, el de los títulos de Liga y el de las noches europeas. Recuperamos la parte de la historia de la Real que no aparece en la historia grande», apunta Rodríguez.

El actor Óscar Terol, el cocinero Juan Mari Arzak, el escritor Fernando Aramburu, el periodista Mikel Ayestaran, el fotógrafo Jon Cazenave... El listado de los agrupados bajo el título de «La Afición» es amplio y variado. Pero no menos, los jugadores, entrenadores y personal del club que también han aportado su particular visión de la Real. El utillero Mitxelo Olaizola, el delegado del primer equipo Juantxo Trecet, el emblema del equipo femenino Aintzane Encinas, la eterna Mari Ayestaran... «Sus relatos nos demuestran que hay 'muchas reales' diferentes más allá de Puertollano, las dos Ligas y la actual».

Este segundo volumen también es autoeditado, en este caso a través de una campaña de micromecenazgo, y se puede adquirir ya en las principales librerías de nuestro territorio a un precio que sus autores defienden como asequible.

Benito Díaz, Ángel Paz...

En un trabajo de un año, «desde enero a diciembre», según explica Rodríguez, han tenido ocasión de juntar a Álvaro Odriozola y Mikel Oyarzabal, dos de las «joyas» de esta Real asentada en Primera, con un presupuesto de tres cifras, y «que no tiene nada que ver a aquella Real que hizo de la necesidad virtud».

Sin llegar a destripar las anécdotas que pueblan las más de trescientas páginas de este nuevo ejemplar en txuri-urdin, Rodríguez habla con pasión de gentes como Benito Díaz, Ángel Paz, Salvador Artigas, López Ufarte y Arconada que tanto han significado en la centenaria historia de la Real. «Intentamos meternos dentro de esa Real. Todos sabemos que Zamora metió el gol en El Molinón, pero no cómo se formó el equipo o qué se respiraba en ese vestuario. Quién mejor que ellos para contarlo».

López Ufarte desvela que el Athletic le trató de fichar, Txiki Begiristain rememora los tiempos en los que la Real alojaba a los futbolistas de fuera en una pensión donostiarra y Ángel Paz recuerda como la Real importó la táctica WM de Herbert Chapman. Rodríguez no sabría quedarse con un relato. «Los protagonistas se han 'desnudado' y nosotros solo podemos estar agradecidos y sentirnos afortunados de poder haber descubierto una Real fabulosa en un proceso largo, bonito y reconfortante para los chalados de la Real como Beñat y yo».

Les queda la pena de no haber podido sacar nada a Raynald Denoueix. «Nos trasladó de forma muy educada que los recuerdos más bonitos los quería mantener en privado y nosotros lo respetamos», desvela Rodríguez. «Pero nosotros no nos rendimos y tuvimos la suerte de que Mikel Alonso, un jugador que estaba en su plantilla, se haya apuntado también a este segundo volumen. Más de un lector se va a sorprender con Mikel, es un artista».

De entre los aficionados ilustres que han puesto su grano de arena, Rodríguez tiene palabras para el periodista de TVE, el ordiziarra Salvador Martín Mateos, «porque en una infancia dura como la que tuvo, por el momento político que se vivía en este país en ese momento, la Real fue su refugio. La Real le permitía ser ganador. Es uno de los muchos testimonios que nos permiten recuperar la Real que las nuevas generaciones queda olvidada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos