Real Sociedad

La Real se despide de la Copa con la cabeza alta

La Real se despide de la Copa con la cabeza alta

Las de Gonzalo Arconada rindieron a gran nivel en Lezama en el partido de vuelta de cuartos, pero no pudieron remontar el 1-2 de la ida en Zubieta

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

La Real Sociedad acaba la temporada con la cabeza alta después del buen juego desplegado en Lezama. No le sirvió para darle la vuelta a la eliminatoria de cuartos de la Copa tras el 1-2 con el que llegaba de Zubieta, pero sí para confirmar que tiene un equipo de presente y futuro. Porque la Real fue mejor que el Athletic, el que es el primer equipo de la otra Liga, la que juegan todos menos el Barcelona y el Atlético de Madrid. El partido de ayer no se pareció en nada al jugado en Anoeta hace dos semanas cuando la Real perdió 1-4 ante 21.500 aficionados.

La Real, sin la capitana Sandra Ramajo, lesionada en su rodilla izquierda y presente ayer en Lezama junto a la exjugadora Maialen Zelaia, se mostró como un equipo sólido atrás y con muchas variantes en ataque, algo que ya sabíamos pero que por hache o por be ha costado ver esta temporada. Nunca sabremos qué habría sido de este equipo si el arranque de Liga hubiera sido otro, cuando perdió los siete primeros partidos y eso le hizo ir contracorriente.

La Real entró al partido con buen pie. El Athletic se vio sorprendido por un equipo ambicioso, vertical y que no dio un balón por perdido. Desde el primer minuto, la línea defensiva blanquiazul se situó cerca del círculo central y al Athletic le costó horrores salir de su campo. Chini y Zornoza, entre líneas; Beristain, por la banda derecha, y Nahikari, en la posición más adelantada, llevaron el peligro de las txuri-urdin en la primera parte. El empate a uno con el que se llegó al descanso no hizo justicia a lo que se había visto sobre el terreno de juego porque la Real fue superior a su rival. Solo un error en una jugada desafortunada de la zaga de la Real impidió que se llegara al descanso con ventaja. Fue en el minuto 28 cuando Ane Etxezarreta trató de despejar en el borde del área una incursión por la izquierda de Córdoba. El balón rebotó en la pierna de la delantera rojiblanca, de 19 años, y acabó colándose en la portería lejos de Quiñones.

Pero la Real reaccionó rápido. Nahikari culminó en el área pequeña una sensacional jugada hilvanada desde atrás. El balón corrió por la banda izquierda, Pizarro se lo entregó a Beristain y ésta, de primeras, se lo dio a Nahikari para empujarlo a la red. Es su decimoséptimo gol esta temporada.

Ese tanto de la Real pudo llegar antes porque desde el principio mostró sus intenciones de tratar de darle la vuelta a la eliminatoria tras el 1-2 en Zubieta el pasado sábado. La ocasión más clara fue de Beristain. En otra larga combinación en la que tocaron el balón media docena de las jugadoras, la getxotarra de la Real remató de cabeza en posición acrobática tratando de salvar la salida de la portera del Athletic.

Era la Real la que estaba cómoda en el campo, la que trataba de jugar el balón, mientras que el Athletic abusaba del juego en largo intentando hacer valer la mayor estatura y físico de sus jugadoras más adelantadas. La Real se mostró tan sólida en la primera parte que apenas concedió. Un remate manso de cabeza de Lucía Córdoba fue todo lo que contabilizamos.

Las ocasiones de Zornoza

A un gol de empatar la eliminatoria, la Real tuvo más problemas en la segunda mitad. El juego se equilibró. Probablemente porque el técnico del Athletic, Joseba Agirre, les leyó la cartilla a sus jugadoras en el vestuario y porque las realistas pudieron acusar el esfuerzo físico.

Si hubo ocasiones de gol fueron para el Athletic. Lucía Córdoba tuvo el 2-1 en el minuto 62 en un disparo con su pierna izquierda que se fue muy cerca del poste izquierdo. Pero tampoco concedió mucho más una Real a la que le costó pisar el área del Athletic, pero que seguía estando a un gol de llevar a la prórroga la eliminatoria.

Esa oportunidad la tuvo Zornoza en el minuto 80. Ella y sus compañeras seguirán acordándose hoy de la doble ocasión que tuvo. La primera llegó tras una buena incursión por la banda izquierda de Eizaguirre. Zornoza, desde un lateral del área, disparo con potencia a portería lo que obligó a exprimirse a la portera del Athletic. Todavía fue mejor la segunda ocasión. Zornoza disparó a bocajarro desde dentro del área pero otra vez Ainhoa despejó de puños. Ahí tuvo la Real la ocasión de lograr el premio que mereció.

Esas dos ocasiones animaron a la Real. Quedaban diez minutos pero sus jugadoras no iban a entregar la cuchara antes de tiempo. Ese paso al frente permitió que el Athletic aprovechara los espacios que las realistas dejaron a su espalda.

Y cuando el partido llegaba a su fin, Lucía Córdoba, la referente del Athletic esta temporada, especialmente en la recta final, destapó todas sus virtudes: velocidad para ganarle en la carrera a Itxaso y calidad para definir en el mano a mano con la portera Quiñones. Ella fue la que sacó de un aprieto al Athletic, que pasa a semifinales ante el Barça.

.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos