Real Sociedad

Quique Setién, un técnico muy especial

Quique Setién, un técnico muy especial

El técnico del Betis dice que «encajamos tantos goles porque no nos da para todo», pero no duda de su filosofía de juego

J.T. SAN SEBASTIÁN.

Fue un futbolista «especial», un futbolista de clase, un fino interior que debutó con el Racing de Santander en Primera División con 19 años y que jugó 14 temporadas (y casi 400 partidos) en Primera, en tres equipos: Racing, Atlético de Madrid y Logroñés.

Que estamos ante un personaje y un técnico singular lo definen sus principios éticos, que los proclamó cuando jugó en el Atlético y plantó cara al mismísimo Jesús Gil y Gil y su filosofía de vida, que la explicó en Lugo, donde se forjó como entrenador y desde donde dio el salto a la UD Las Palmas antes de aterrizar en el Villamarín. Verán. «Para entender algunas cosas de las que hago hay que entenderme a mí, que no es fácil porque los resortes que mueven mi vida no pasan por grandes aspiraciones. Mi vocación era ser futbolista y mi ego y mis satisfacciones las cubrí ahí. Entrenar me permite seguir en el fútbol», fue su declaración de principios en el once gallego. «Ya tengo un coche que me trae y me lleva y una casa donde vivir. Aspiro a estar a gusto. Para eso necesito sentirme amigo de mis futbolistas y del club que defiendo, percibir el cariño y ofrecerlo».

Ahora, en el Betis, mantiene idéntica filosofía. «Hay mucha gente dentro del fútbol, no solo los dirigentes, que sin haber dado una patada a un balón le han sacado mucho rendimiento. Pero el Betis es lo que siempre me gustó. El presidente es un hombre muy normal, no te llama en las victorias ni en las derrotas. Está a lo que tiene que estar y no le ves por el entrenamiento o el vestuario».

El Betis, al igual que la Real, vive instalado en un vaivén. Solamente Barça, Real y Celta han marcado más y solo Dépor y Las Palmas han encajado más. Lo mismo gana en el Bernabéu y mete cinco en casa del Sevilla que se lleva una manita en Eibar o seis del Valencia en el Villamarín..., pero Setién se defiende.

«A que no nos da para todo. Si fuéramos más conservadores encajaríamos menos, pero la realidad es la consecuencia de nuestra filosofía y tipo de jugadores. Y hemos encajado mucho, pero en partidos concretos. Por ello hemos buscado refuerzos atrás (Bartra)». Pero Setién nunca llegó a dudar de su esquema. «En absoluto. Y creo que los jugadores tampoco. Saben que yo no sirvo para inculcar otras cosas. El 3-5 ante el Sevilla que logró en el Pizjuán fue la consolidación de una idea, de un proyecto a tres años. Nos sirvió para que algunos vean cómo aun dando pases hacia atrás en ocasiones se pueden meter cinco goles».

Setién dixit...

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos