Real Sociedad

Eusebio y Valverde, dos legados de la escuela Cruyff

Los fichajes de 1998. Arriba aparecen, de izquierda a derecha, Recarte, Salinas, Cruyff, Soler, Manolo Hierro y Serna. Abajo, Bakero, Valverde, Unzue, Eusebio y Begiristain./El periódico de Catalunya
Los fichajes de 1998. Arriba aparecen, de izquierda a derecha, Recarte, Salinas, Cruyff, Soler, Manolo Hierro y Serna. Abajo, Bakero, Valverde, Unzue, Eusebio y Begiristain. / El periódico de Catalunya

Fueron compañeros en el Barcelona dos años, entre 1988 y 1990, y formaron parte del Dream Team que cambiaría la historia del fútbol a finales del siglo XX. El técnico realista apenas lleva dos años en los banquillos de Primera mientras que el azulgrana presenta una trayectoria más dilatada, con catorce campañas en la elite

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Eusebio Sacristán y Ernesto Valverde se verán las caras el domingo (20.45) en Anoeta. Ya lo han hecho en los dos últimos años, cuando el segundo entrenaba al Athletic, pero ahora lo harán en un enfrentamiento entre la Real y el Barcelona. En este club ambos se conocieron en 1988, cuando Johan Cruyff los reclutó para formar parte del Dream Team. Eran dos de los fichajes con los que el entonces presidente José Luis Núñez reflotaría la nave blaugrana junto a los de los realistas Luis Mari López Recarte, José Mari Bakero y Txiki Begiristain, Julio Salinas, Juan Carlos Unzue, Soler y Ricardo Serna.

Al ser seis de ellos vascos, contando a un Valverde que nació en Cáceres pero se crió en Vitoria, y estando ya allí Zubizarreta y Alexanco, a aquel equipo culé se le bautizó como el 'EuskoBarça'. Años después el genio holandés explicaría así por qué fichó a tanto vasco: «Porque eran valientes y en aquel entonces los jugadores catalanes no lo eran».

Eusebio Sacristán

Natural de
La Seca (Valladolid)
Fecha de nacimiento
13-4-1964
Edad
53 años
Posición
centrocampista
543 partidos
Jugó 19 años en Primera, siendo el tercer jugador con más partidos (543) en la historia detrás de Zubizarreta y Raúl.
15 veces internacionales
Jugó con la selección española entre 1986 y 1992.
Escuela holandesa
Los siete años que estuvo a las órdenes de Cruyff y ser ayudante de Rijkaard han influido en su libreto.
100 partidos con la Real
Los cumplirá el domingo ante el Barcelona. En este tiempo fue sexto en los partidos que dirigió en la 15/16 y sexto en el curso pasado.

Ernesto Valverde

Es de
Viandar de la Vera (Cáceres)
Fecha de nacimiento
9-2-1964
Edad
53 años
Posición
delantero
249 partidos
Sumó en Primera entre el Espanyol, Barcelona y Athletic. Marcó 69 goles.
1 vez internacional
Jugó ante Islandia el 10 de octubre de 1990.
Influencia rojiblanca
Después de seis años como jugador del Athletic, pasó siete años como técnico en Lezama antes de dirigir al primer equipo rojiblanco en 2003.
623 partidos en el banquillo
Sumando sus etapas en el Athletic, Espanyol, Olympiacos, Valencia y Barcelona. Ha ganado 3 Ligas y 2 Copas en Grecia y la Supercopa de España 2015.

Eusebio no procedía de la cantera vasca, sino de la castellana. Se formó en el Valladolid, donde completó cuatro temporadas en Primera desde su debut con el conjunto blanquivioleta y pasó una en el Atlético de Jesús Gil, a las órdenes de Menotti, antes de recalar en el Camp Nou. No era el más alto, el más fuerte ni el más rápido, pero sí uno de los más inteligentes con el balón y sin él. Y Cruyff quería futbolistas que entendiesen el juego para la revolución que pretendía implantar.

Eusebio tiene inquietud por la viticultura y a Valverde le apasiona la fotografía

Al realista le ha marcado la escuela holandesa tras convivir con Johan Cruyff y Frank Rijkaard

Fichados por Clemente

Sin embargo, cuenta la leyenda que no fue el holandés el que recomendó su fichaje sino Javier Clemente, que era el elegido por Núñez, natural también de Barakaldo, para ser el entrenador azulgrana. Pero había elecciones y ante la opción de que la oposición apostase por Cruyff, el presidente cambió sus planes y dejó de lado a su paisano, que seguiría un año más en el Espanyol, al que había clasificado tercero en la Liga en la 86/87 y hecho finalista de la UEFA 87/88. Pero los favorables informes que ya había dado de ambos jugadores les valió su fichaje por el Barça.

Pertenecientes a la misma añada, la del 64, su paso por el Camp Nou fue bien distinto. Valverde no jugó mucho en las dos temporadas en las que estuvo, y eso que venía de ser uno de los artífices de aquel Espanyol que tuvo en su mano la Copa de la UEFA en la final ante el Bayer Leverkusen. En 1990 ficharía por el Athletic. En cambio, Eusebio se convertiría en uno de los mitos del Dream Team, al estar siete temporada en Can Barça y conquistar una Copa de Europa, cuatro Ligas, una Recopa y una Supercopa de Europa, entre otros títulos. Siempre recuerda que fue el que provocó la falta de la que se sirvió Koeman para ganar aquella final de Wembley ante la Sampdoria en 1992.

Seguramente ninguno de ellos pensaría entonces en ser entrenador. A Valverde, al menos, sus compañeros no le veían sentado en un banquillo. «Le tiraba más la fotografía. Allí donde íbamos aparecía él con una cámara», recuerda uno de ellos. Durante su etapa en el Espanyol había iniciado un curso en la Escuela Industrial de Barcelona, pero vivía enfocado para la fotografía.

Hace cuatro años La Fábrica Editorial publicó 'Medio Tiempo', un extenso trabajo fotográfico con 66 instantáneas entre 2004 y 2012 que retrataban su entorno fuera y dentro del terreno de juego. Paisajes de viaje, fotografías sociales de Grecia, el ambiente del estadio de fútbol, retratos familiares o de sus compañeros de equipo.

En el caso de Eusebio, le tira el campo. Algo normal en La Seca, el pequeño pueblo vallisoletano del que es natural y que es conocido como la cuna del Verdejo. Esa tradición vinícola que se transmite de generación en generación también le caló hondo. En el pueblo hay diecisiete bodegas que emplean a la mayor parte de sus 1.100 habitantes. Con su familia regenta una bajo la etiqueta Ababol, que trata de recuperar vinos de los de antes con uva ecológica. En la pasada edición de San Sebastián Gastronomika recibió un premio por parte del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero en reconocimiento a su apoyo y pasión por el vino.

Dos hombres tranquilos

Su inquietud por los banquillos comenzó cuando vieron finalizar sus respectivas carreras como futbolistas. Dieron sus primeros pasos en los clubes que más les marcaron: Eusebio en el Barcelona y Valverde en el Athletic. El actual técnico de la Real empezó como asistente de Frank Rijkaard, quien contribuyó a seguir ahondando en la línea marcada por Cruyff quince años antes. En 2008 se haría cargo de un banquillo, al coger al Celta en Segunda. De ahí pasaría al Barça B antes de recalar en la Real en noviembre de 2015.

Valverde empezó en los cadetes del Athletic hasta llegar al filial rojiblanco y de ahí al primer equipo. Tras su etapa en Bilbao, pasó por Espanyol, Villarreal, Olympiacos, Valencia y Athletic, de nuevo, antes de recalar en el Barcelona.

Eusebio vive sus horas más difíciles en San Sebastián justo cuando está a punto de cumplir su partido número cien en el banquilo txuri-urdin. Su llegada supuso un soplo de aire fresco para un conjunto que venía de tocar fondo con Moyes. En su primera temporada trató de amoldarse a lo que había y de introducir cambios de forma progresiva. Pero su apuesta por un fútbol combinativo se notó desde el principio, aunque algunas soluciones de emergencia, como la de situar a Diego Reyes de 'cuatro', chocaran con su libro de estilo. El caso es que la Real fue la sexta que más puntos (39) obtuvo en las 27 jornadas que dirigió en el ejercicio 15/16, solo superado por Real Madrid, Atlético, Barcelona, Athletic y Villarreal. Fuera de casa ganó en Cornellá, San Mamés, Sánchez Pizjuán y Mestalla, demostrando personalidad para jugar en escenarios importantes de LaLiga.

En diciembre de 2015, además, perdió en el mismo partido, en la visita al Bernabéu, a Agirretxe y Canales, y lejos de asustarse por ello sacó en el mercado de invierno a Chory Castro para dar entrada en el once a Oyarzabal. Algo parecido sucedió en enero pasado con la lesión de Carlos Martínez y la apuesta por Odriozola. Al contrario de Moyes, su pensamiento es que la mejora del equipo reside dentro de la plantilla y del propio club, entendiendo el mercado como un recurso puntual y no como algo recurrente.

La pasada temporada ya pudo implantar un estilo reconocible que llevó a la Real a la sexta posición después de practicar durante varios meses el mejor fútbol de la categoría, lo que le hizo sonar como candidato a sustituir a Luis Enrique en el Barça. Hombres como Willian José, Illarramendi, Odriozola o Yuri se encumbraron entre los mejores del campeonato en sus posiciones. Ahora, en un año en el que ha tenido que alternar Liga y Europa, las cosas no le van demasiado bien, aunque sigue teniendo margen de maniobra. En función de que sepa reaccionar ante la adversidad, su estancia en San Sebastián será más o menos larga.

Valverde regresó al Athletic en 2013 en una difícil situación. Tras la marcha de Bielsa, se encontró con una plantilla agotada y con la baja de importantes jugadores como Llorente, Amorebieta o Javi Martínez. Pero esto no fue ningún problema para él, que en su primera temporada lo clasificó para la Champions.

Posteriormente, su buen hacer permitió al Athletic jugar en Europa de forma recurrente, llegar a una final de Copa e incluso conquistar la Supercopa de España, con el mérito de hacerlo sin ser campeón ni de Liga ni de Copa. Logros colectivos aparte, supo gestionar una plantilla en la que descubrió a jugadores como Iñaki Williams y en la que reconvirtió a Mikel San José como centrocampista.

Contra viento y marea

En verano, la necesidad de agitar el vestuario tras los tres años con Luis Enrique llevó a Bartomeu a ficharle. Y ha salido adelante contra viento y marea, porque más adversidades no se le han podido presentar. Primero tuvo que lidiar con un verano de locos tras la espantada de Neymar al PSG sin la posibilidad de encontrar un recambio de garantías. Así, afrontó la Supercopa con un equipo de circunstancias y sucumbió ante el Real Madrid.

En lo institucional, el club vivió un terremoto después de que Agustí Benedito convocase una moción de censura contra Bartomeu. Fueron muchas semanas de noticias al respecto que podrían haber descentrado al entrenador y a los jugadores. Pero Valverde siguió a lo suyo. Más tarde, cuando el equipo parecía arrancar llegó la lesión de Dembélé en Getafe, que le hizo perderse prácticamente la primera vuelta. El único fichaje que habría hecho olvidar a Neymar había caído.

Por si fuera poco, le tocó lidiar con el desafío secesionista catalán. Hasta tuvo que responder en rueda de prensa a cuestiones políticas que poco tenían que ver con él. El caso es que ha podido con todo y ahora el Barcelona presume de liderar con holgura el campeonato, con 16 puntos sobre el Real Madrid después de endosarle un 0-3 en el Bernabéu, y entrar en octavos de Champions como primero de grupo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos