EL PRIMER MAL MOMENTO

Cinco penaltis

La Real domina a ratos, genera ocasiones, pero no consigue superar a un equipo bien plantado. Toca seguir. El domingo, nuevo reto

ÁLVARO VICENTESan Sebastián
  • 1

En la dificultad conoceremos a esta Real

1 El primer momento complicado de la temporada ya ha llegado. No todo iba a salir rodado, no siempre la Real iba a dominar los partidos y no siempre iba a salir a hombros. En la dificultad es cuando comprobaremos de qué pasta está hecho este equipo.

  • 2

En el fútbol las emociones mandan. Están por encima de la razón. Tan rápido nos ha acostumbrado la Real a lo bueno que se nos había olvidado que se puede perder lejos de Anoeta. La Real no hincaba la rodilla desde la última visita al Camp Nou en la jornada 32 de la pasada Liga. Ayer salió al campo con toda la fe en conseguir un buen resultado, su dinámica positiva nos hizo creer en sus opciones de seguir sumando, pero sucumbió ante un equipo con oficio. Nada que objetar. El Levante estuvo mejor.

  • 3

Se hizo raro que la Real no marcara algún gol. No se había quedado sin ver puerta desde la jornada 30 de la 2016/17, cuando perdió en el Calderón por 1-0. Los realistas se mostraron ayer dinámicos y creativos, generaron ocasiones. Recuerdo un cabezazo de Llorente, otro de Aritz, un remate por encima del larguero de Willian José, un disparo de Zubeldia desde fuera del área, otra de Canales... A los nuestros se les veía frustrados. Lo habían intentado todo, pero no era su día. Mucha culpa la tuvo el Levante.

  • 4

El gol en el minuto 44, un jarro de agua fría

Había acumulado méritos la Real para ponerse por delante en el marcador, había entrado al partido mucho mejor que su rival, se había hecho con el balón, pero para desgracia de la Real el 0-1 llegó en una acción difícil de repetir. Un centro mal dirigido, un compañero que pasaba por allí... y Chema se saca un remate imparable. El tanto cayó como un jarro de agua fría a segundos de alcanzar el descanso.

  • 5

Las rotacionesno son una elección

Eusebio no debería dudar. Asumió el riesgo de hacer debutar a un canterano y aunque éste no estuvo acertado, no hay nada que objetar. Zubeldia entró y fue uno más. Y De la Bella, más de lo mismo. Jugar en Europa va a llevar a pagar de vez en cuando algún peaje como éste. Habrá que trabajar para que no ocurra, pero es lo que tiene jugar cada cuatro días.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos