Segunda B

La posesión del Sanse no es suficiente en Lezama

La posesión del Sanse no es suficiente en Lezama

Los de Imanol Alguacil caen en el derbi ante el Bilbao Athletic merced a los goles de Guruzeta y Vicente después de dominar el partido

IMANOL LIZASOAIN

El Sanse de Imanol Alguacil vio cortada este sábado su racha de cinco encuentros sin perder -hay que remontarse hasta el 18 de noviembre para recordar la derrota en Zubieta por 0-1 frente al Gernika- tras caer en Lezama por 2-0 en el derbi frente al Bilbao Athletic.

Como le ocurre al primer equipo en estas últimas semanas, el filial txuri-urdin tuvo la posesión del balón durante gran parte del partido. Guiados por un gran Capilla y un eléctrico Sangalli, los guipuzcoanos metieron en su campo a los de Gaizka Garitano, sobre todo en la segunda parte, donde el Sanse gozó de las mejores ocasiones para llevarse los tres puntos. Pero, esta vez, la diosa fortuna quiso ponerse del lado de los locales, que marcaron tras dos graves fallos de los centrales blanquiazules.

Pese a que fue en la segunda mitad donde el juego de los realistas fue más abrumador, Jauregi dispuso en el minuto nueve de la oportunidad más clara del partido. Desde más de 35 metros el ‘9’ txuri-urdin vio a Oleaga adelantado y probó fortuna con un potente disparo que, por desgracia, se estrelló de lleno en el poste izquierdo. Tres minutos más tarde Guruzeta a punto estuvo de dar un susto a Unai Agirre, que se estrenaba con el Sanse, pero su remate, tras una gran jugada de Iñigo Vicente, lo despejó el cancerbero del Sanse. Un minuto antes de que el primer acto llegara a su fin, un cabezazo de Calvillo se marchó desviado. Así las cosas, ambos equipos se retiraron a vestuarios para consumir los quince minutos reglamentarios de asueto.

La tónica apenas varió en la segunda mitad. El Sanse era quien llevaba el control del partido, con un Capilla desatado que llegaba al área vizcaína con una facilidad pasmosa. La primera ocasión de los últimos cuarenta y cinco minutos, tal y como ocurrió en la primera parte, vino de la mano de Eneko Jauregi. Un gran centro desde la banda derecha fue rematado de forma un tanto tímida por el delantero txuri-urdin, que intentó picar el esférico en el remate, pero su cabezazo fue atrapado sin problemas por Oleaga. Pocos minutos después fue sustituido por Muguruza.

Guruzeta, el verdugo

En el minuto 70 llegó el primer tanto del Bilbao Athletic, obra de Gorka Guruzeta, hijo del ex jugador realista Javier Guruzeta. Le Normand trató de despejar de espuela un envío de Areso desde la banda derecha. Falló y el balón le cayó a Guruzeta que batió por bajo a Agirre. El tanto del delantero donostiarra sentó como un jarro de agua fría a los pupilos de Alguacil, a los que les costó reaccionar con rápidez.

Tres minutos más tarde, Calvillo tuvo el empate en sus botas con un buen lanzamiento de falta, pero Oleaga llegó a tiempo para mandar el esférico a córner. El técnico oriotarra quemó las últimas naves con la entrada de Arrieta y Celorrio en detrimento de Muñoz y Calvillo, pero justo un minuto después llegó el segundo tanto del Bilbao Athletic, de nuevo tras una concatenación de errores de la zaga blanquiazul. Ugarte perdió el balón en la zona de creación y Le Normand tampoco estuvo fino al impedir el avance de Iñigo Vicente, que se plantó, un poco escorado, a pocos metros de Agirre. Su disparo, raso y algo tímido, entró por el centro de la portería. Se llevaban los de Garitano un derbi en el que el Sanse fue mejor, pero le faltó lo más importante en este deporte, el gol.

El realista Ander Guevara aseguró al término del partido que «tener la posesión y desplegar un buen juego no te asegura nunca la victoria en el fútbol. Hemos puesto todo nuestro esfuerzo en el campo. En la primera nos ha costado un poco más, pero en la segunda hemos estado muy cómodos. Una pena».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos