Por lo menos, portería a cero

La Real suma un punto en un partido bien llevado, pero en el que le falta ambición para irse a ganar

Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Suele pasar. Se enfrentan dos equipos de los que más goles marcan y de los que más goles encajan. Se espera mucho, por lo menos goles, pero a la hora de la verdad nos encontramos con casi todo menos precisamente eso, goles. En este caso, mejor para la Real que sumó un punto frente a un equipo que está pasando por una buena racha. Visto así hay que darlo por bueno, aunque si les digo la verdad tengo la sensación de que incluso a la Real se le escaparon dos puntos.

Seguramente Eusebio no pensará lo mismo. Si hizo un cambio en el descuento me imagino que será porque daba por bueno el empate. Puede que fuera lo mejor. Puede. Pero yo me quedé con las ganas de ver qué hubiera sucedido si Eusebio cambia antes, si le da más minutos a Januzaj o mete a Bautista antes en el campo. Porque la Real controlaba. Es verdad que el Betis aprovechaba todas las pérdidas de los de Eusebio, unas cuantas, incluso cerca del área de Adán para, a la contra, plantarse en el área realista, pero creo que hubiera merecido la pena intentarlo. Igual es que he perdido de golpe la negatividad que tenía la semana pasada, pero veía el gol realista a nada que se hubiera dado un paso al frente. Hubo varias jugadas en las que, en vez de profundizar cuando había ocasión, los de Eusebio prefirieron parar el juego y empezar de nuevo con los pases al pie. Es como si jugar al espacio no fuera una opción, porque desmarques hubo unos cuantos. Es posible que esa falta de confianza que arrastra la plantilla y arrastrará hasta que consiga dos victorias seguidas, tuviera algo que ver en ello, pero con un poco más de ambición, de determinación, la victoria era una opción.

Claro que el Betis también tuvo sus opciones, pero menos de las que se esperan de un equipo que juega en su campo. Eso sí, Setién no tuvo reparos en meter en la segunda parte a dos delanteros...

En cuanto a la Real, buen estreno de Moyá, con una mano salvadora en la primera parte. Lo mejor, sin duda, fue mantener la portería a cero, algo que no sucedía lejos de Anoeta desde el derbi de San Mamés, allá por el mes de diciembre. Lo primero para que lleguen las victorias, está claro, es la portería a cero. Ahora hace falta que dure, porque este equipo tiene gol y los goles seguirán llegando.

Con el punto, la Real se queda en una zona templada de la que solo puede salir si logra victorias de forma inmediata. Decíamos ayer que por Sevilla pasaba el último tren de la temporada. Pues el punto da una oportunidad más, la que tendrán los blanquiazules el domingo en Anoeta frente al Alavés. Todo lo que no sea sumar los tres puntos frente a un equipo que no se parece en nada al anterior desde que está Abelardo, significará quedarse en esa zona de nada y de nadie en los últimos diez encuentros de la temporada.

Dos cosas más. Una buena y una mala. La respuesta física del equipo es positiva. La sucesión de partidos no se nota y ayer la Real acabó entera. Y la mala. ¡Vaya manera de jugar los saques de esquina en corto! Entre mal, fatal y horrorosa.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos