Real Sociedad

Una plantilla en reconstrucción

Imanol Alguacil hace un receso con sus jugadores en Zubieta en uno de los entrenamientos de esta su primera semana al frente del primer equipo de la Real./LOBO ALTUNA
Imanol Alguacil hace un receso con sus jugadores en Zubieta en uno de los entrenamientos de esta su primera semana al frente del primer equipo de la Real. / LOBO ALTUNA

La Real piensa ya en el futuro; del análisis del equipo que hagan el director deportivo y el entrenador dependerán las entradas y salidas | Los nueve partidos que quedan deben servir para sellar la permanencia y evaluar a todos los jugadores

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Competir al máximo en las nueve jornadas que restan para acabar la Liga, obtener resultados para lograr la permanencia matemática cuanto antes y exprimir la plantilla con los jugadores disponibles son los retos de Imanol Alguacil al frente de la Real Sociedad tras coger el equipo esta semana al ser destituido Eusebio. Pero, en la medida en que esa continuidad en Primera se consiga antes, el entrenador también debería tener la oportunidad de poner en valor a los jugadores que no han tenido minutos esta temporada y someter también a la plantilla a una evaluación con perspectiva de futuro. En esta recta final de Liga, la Real tendría ya trabajando al director deportivo encargado de analizar este proceso y de analizar la plantilla junto al futuro entrenador, se haga oficial o no su nombramiento. Ambos, Roberto Olabe y el nuevo técnico, compartirán momentos para hacer juntos este análisis e ir despejando algunas incógnitas: ¿Cómo va a jugar la Real? ¿Qué disposición va a plantear sobre el terreno? ¿Qué patrón de juego va a tener? En función de este análisis conjunto, teniendo en cuenta lo que hay y no hay en Zubieta, y el rendimiento ofrecido por los distintos jugadores, se producirán movimientos en las próximas semanas para configurar la nueva plantilla que tendrá la Real Sociedad en la temporada 2018/19. Por delante hay una planificación compleja que va a exigir de todos. En la Real lo saben bien, de ahí este cambio de ciclo con la temporada sin terminar, con el técnico y el director deportivo fuera, para tener margen de tiempo suficiente.

Portería Moyá seguirá y se fichará un nuevo portero

La continuidad de Moyá está asegurada en el club. Tiene dos años más de contrato. Es un portero contrastado que ha cumplido con el papel que se le presupone desde el primer día. Transmite confianza a sus compañeros, aporta experiencia dentro y fuera del terreno de juego, tiene conocimiento de la alta competición al estar habituado a competir al más alto nivel luchando por títulos, y es un fijo en el esquema de la Real.

Con la presencia segura de Moyá en el equipo es difícil pensar que Rulli, con 25 años como tiene, quiera limitar su continuidad en la Real a luchar por un puesto con el riesgo de que después de ser desbancado de la portería esta temporada pudiera estancarse en la suplencia en la que viene. En cualquier caso, tiene contrato en vigor hasta 2022. Este es el último verano en el que el Manchester City, poseedor del 30% de sus derechos, tiene una opción de recompra por valor de 14 millones de euros. No hace tanto Rulli tenía un importante valor en el mercado. Sin ir más lejos, el Nápoles pujó fuerte por él hasta el último momento en el pasado mercado de verano. Es un jugador candidato a salir, salvo que el nuevo entrenador y el director deportivo entendieran que es recuperable y con confianza esté en condiciones de luchar por ser la primera opción en la portería, algo que se presume complicado, entre otras cosas, por la desconfianza hacia él que ha mostrado el aficionado de Anoeta.

La participación de Toño en la competición cuando Rulli estaba lesionado y el bajo rendimiento que ha dado en esos partidos le hacen ser candidato a dejar la Real a pesar de que tiene un año de contrato. Saldrá cedido o se rescindirá su contrato.

Ante esta fotografía en la portería, hay muchas probabilidades de que haya que fichar un portero en condiciones de competir con Moyá, salvo que alguno de los guardametas de las categorías inferiores de la Real consiguiera captar la atención de los nuevos responsables técnicos. Por ahora no ha sucedido y es improbable que pueda suceder.

Defensa Zaldua volverá y se traerá un lateral izquierdo cedido

En la línea defensiva, en el lateral derecho Carlos Martínez acaba contrato. Después de un año prácticamente inactivo por distintas lesiones que ha sufrido es previsible que deje la Real.

Odriozola tiene contrato en vigor hasta 2022. Internacional y con muchas posibilidades de jugar el Mundial de Rusia este verano, es un valor de la plantilla de la Real, pero el club no es ajeno a todo lo que se cuece a su alrededor en los últimos meses debido a su alto rendimiento y no descarta que uno de los grandes pudiera plantear una oferta que fuerce su salida a pesar de que su cláusula de rescisión es de 40 millones de euros. El club mejor posicionado es el Real Madrid. Sigue sus pasos desde hace tiempo y ve en Odriozola un refuerzo inmejorable para su lateral derecho, en el que solo tiene confianza en Carvajal.

Ante esa perspectiva de que ni Carlos Martínez y Odriozola puedan no seguir, el regreso de Zaldua, tras una temporada cedido en el Leganés, donde se ha erigido como uno de los jugadores de confianza de Asier Garitano, y el ascenso del canterano Gorosabel son las alternativas de la Real para la posición de lateral derecho,

En el centro de la zaga, tras la marcha de Iñigo al Athletic, son cuatro los jugadores que tiene el equipo: Elustondo, Llorente, Navas y Héctor Moreno. En principio seguirán todos, pero tampoco hay que descartar algún movimiento en la medida en que los nuevos responsables técnicos determinen que las características de estos cuatro necesitan un complemento que aporte algo que no tienen ninguno de ellos. Dependerá del patrón de juego y de la visión futbolística que se quiera instaurar. En principio, la Real tiene esta posición cubierta, pero no hay que descartar nada.

En el lateral izquierdo, De la Bella se ha afianzado como titular. Tiene un año más de contrato. Volvió de Grecia para disputar el puesto y se lo ha ganado. Es uno de los veteranos del equipo y además de su rendimiento en el campo ha aportado consistencia en el vestuario, donde está bien considerado por técnicos y compañeros. Seguirá.

La probabilidad de que Kevin Rodrigues salga cedido para ganar recorrido es alta, salvo que convenza al nuevo técnico. La previsión es que la Real recurra este verano a una nueva incorporación en forma de cedido para darle tiempo a Kevin y al jugador del Sanse Aihen Muñoz hasta agotar el año de contrato que le queda a De la Bella.

Mediocampo Sin Prieto y Canales, se fichará a un jugador

En el centro del campo, Illarramendi, Zubeldia y Zurutuza son fijos. A partir de ahí las dudas alcanzarán a Pardo y Guridi por diferentes motivos. Pardo lleva varios años en el primer equipo y no ha sido capaz de afianzarse como titular. Guridi sabe que el año pasado ascendió al primer equipo porque era del gusto de Eusebio, que ya no está. Ha estado un año sin competir por una lesión de rodilla y su progresión ha quedado cortada. Su continuidad o no dependerá del nuevo entrenador, de si ve en él lo que veía el anterior. Es un jugador que si demuestra lo que vale tendrá posibilidades de quedarse en la Real y si no lo hace saldrá cedido. Xabi Prieto anunciará en los próximos días si continúa o se retira. En ese caso probable, pondría fin a su inmaculada trayectoria en la Real. El fútbol estará siempre en deuda con él. Canales acaba contrato y no seguirá.

En esta línea llegará un refuerzo de fuera. Es una posición en la que se han perdido efectivos en los últimos meses (Markel, Granero, Gaztañaga...) y hace falta un 'ocho'. Desde este movimiento del club, en función de qué jugador llegue, se analizará el futuro de Guridi y los canteranos Sangalli y Merquelanz, hoy en el Sanse.

Delantera Llegará un jugador de banda rápido y vertical

En la delantera incluimos a Oyarzabal, pero depende de cómo juegue el equipo bien podríamos apuntarlo en el centro del campo. Willian José, Januzaj y él parecen fijos en la futura Real. Hay alguna duda con Januzaj por ser un jugador de unas características muy determinadas. Habrá que ver si encaja en el estilo de juego. El objetivo es conseguir que explote, aunque el verano es largo y hay posibilidad de que teniendo el cartel que tiene y si la manera de jugar que propugna el nuevo técnico colisiona con la especificidad de Januzaj, no hay que descartar que se le ponga en el mercado, aunque es una posibilidad remota. En principio se cuenta con él porque tiene un gran potencial por explotar. Tras su primer año de adaptación a la Liga se espera que sea un jugador importante en la Real.

Puede haber dudas con Bautista y Agirretxe. Son dos jugadores de condiciones muy diferentes, de edades muy diferentes y en consecuencia el perfil del nuevo entrenador y el esquema de juego va a condicionar la elección entre uno y otro. Con Willian José en el puesto de nueve asegurado, se abre una incógnita con estos dos delanteros.

Con Juanmi están abiertas todas las opciones. Es un jugador que puede estar incómodo si no es titular, tiene cartel y por sus características está llamando a que su situación en la plantilla esté condicionada por el director deportivo y el entrenador, a cómo quieren que se juegue.

La Real buscará un jugador de banda, rápido, con capacidad de desborde y profundidad, al que ya tendría identificado.

Cedidos Markel tiene muchas opciones de volver

En cuanto a los jugadores que están cedidos, la inactividad de Héctor en el Alavés, donde ha estado siete meses parado por una lesión en la rodilla, no le pone fácil su recuperación por parte de la Real. Con David Concha, de 21 años, sucede algo parecido. Puso fin a su cesión en el Barcelona B antes de tiempo porque tuvo que pasar por el quirófano para corregir una dolencia en la cadera. Su falta de continuidad le hace perder opciones de ocupar un puesto en la primera plantilla. Tendría que volver a demostrar que puede tener sitio en una nueva cesión.

En cuanto a Markel Bergara, poco más se puede escribir de él. Ha demostrado en su cesión al Getafe lo que ya sabíamos, que es un jugador competitivo en Primera. Se ha ganado la confianza del técnico del Getafe desde el primer día. Ha pasado dos veces por el quirófano esta temporada y todavía sigue con la ilusión de un canterano. Le queda un año de contrato. Su eventual recuperación va a depender de la opinión del futuro entrenador, de la misma manera que en su salida tuvo mucho que ver Eusebio, que ya no está. Es potencialmente aprovechable para la Real.

Canteranos El ascenso o no del Sanse a Segunda condicionará

La Real, como club de cantera que es, tiene un ramillete de jugadores que piden paso en el Sanse. Lapeña, Guevara, Sangalli, Gorostidi, Merquelanz, Capilla y Muguruza, todos ellos jugadores de muy distintas características. Muchos de estos casos pueden tener la oportunidad de mostrarse en la pretemporada y su futuro en el primer equipo dependerá del nuevo entrenador. La situación de todos puede depender también de un eventual ascenso a Segunda del filial, que podría facilitar un trasvase más justo a nivel competitivo de un equipo a otro. No hay que descartar que algún jugador de las categorías inferiores pueda incorporarse a la pretemporada del primer equipo.

Las claves

PORTERÍA
Moyá seguirá, Rulli tiene muchos boletos para salir y Toño saldrá cedido o se rescindirá su contrato
DEFENSA
Carlos Martínez y Odriozola podrían salir. De la Bella seguirá y Kevin sería cedido
MEDIOCAMPO
El futuro de Pardo y Guridi dependerá del nuevo entrenador. Se fichará un 8 para reforzar esa posición
DELANTERA
Con Willian José en el puesto de nueve, se abre una incógnita con el futuro de Agirretxe y Bautista
CEDIDOS
Zaldua y Markel Bergara tienen muchas opciones de volver; Héctor y Concha volverán a salir
CANTERANOS
Lapeña, Capilla, Sangalli, Muguruza, Merquelanz, Gorostidi y Guevara podrían hacer la pretemporada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos