Real Sociedad

PIANO, PIANO, SI VA LONTANO

PIANO, PIANO, SI VA LONTANO

MIGUEL GONZÁLEZEL REMATE

No sé cómo pero ya hemos sacado de nuevo la calculadora a pasear. En un mes hemos pasado de no encontrar tres equipos peores a sentirnos imbatibles. Porque ahora nadie parece que nos vaya a toser. «Si jugamos así ganamos en el Camp Nou», me decía un amigo cuando nos cruzamos en el parking de motos del Atano.

El fútbol es algo tan volátil que solo vale lo último que hayas hecho, para lo bueno y para lo malo. Por eso Imanol quiere frenar la euforia, porque sabe el terreno que pisa. Que le preguntas por su continuidad en el equipo la temporada que viene, te dice que la Primera División le viene grande y que el mérito es de los jugadores. Le hablas de Europa y te responde que el límite es el próximo partido, en este caso el de Málaga. El 'cholismo' elevado a la máxima potencia. Si le ha ido bien al Atlético así, se supone que a nosotros también.

El choque de hoy me recuerda al que hace cuatro años jugamos en el Villamarín ante un Betis que descendió matemáticamente cuando salía del hotel hacia el campo. La Real se jugaba certificar su presencia en Europa y lo hizo con un tanto de Vela de penalti en un mal partido. Una fiesta en medio del funeral bético que a punto estuvo de aguarse porque un balón se estrelló en la madera de Bravo cuando nadie lo esperaba.

Ahora el Málaga no se juega nada. O se juega mucho, según se mire. Porque nadie quiere hacer el ridículo ante los suyos y menos después de una temporada tan calamitosa. Sus jugadores necesitan reivindicarse en estas cinco jornadas para tratar de hacerse un hueco en la élite, porque para muchos el descenso significará dejar de ser futbolistas de Primera. Y eso duele. En el orgullo y, sobre todo, en el bolsillo.

Con el adiós del Málaga ya solo quedan ocho equipos que no hayan bajado en estos ocho años que lleva la Real en la máxima categoría desde su regreso en la 10/11. Los tres grandes, el Valencia, Sevilla, Athletic y Espanyol. Mantenerse no resulta fácil para ninguno de los mortales. Que se lo digan al propio Málaga, que tuvo un pie en las semifinales de la Champions hace tres días, como quien dice...

Por eso hay que ir despacio. Un objetivo a corto plazo sería superar el noveno puesto y los 48 puntos de hace dos años. Y si se gana en La Rosaleda quedará al alcance de la mano. Después, ya se verá. Piano, piano...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos