Se perdió el balón y el partido

La Real sufrió ante un Madrid superior en el centro del campo y que contó con un arbitraje amigo

Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

No pudo ser. El Madrid fue superior en Anoeta y rompió la racha inicial de la Real. Esta vez el centro del campo no pudo hacerse con el balón. Fueron los de Zidane los que llevaron casi siempre el control del juego y ya sabemos que la mejor forma de defender que tiene el equipo de Eusebio es llevar el peso del juego. Ayer no fue así. Desde el comienzo, los madrileños se asentaron mejor en el campo, ocupando los espacios que no encontraron los txuri-urdinak. Así, esta vez tocó correr más hacia atrás que hacia arriba. Los blanquiazules se desgastaron corriendo detrás del balón como otras veces tienen que hacer sus contrarios. Se dejaron todo en el empeño, hasta terminar extenuados, sin bajar los brazos en ningún momento, lo que siempre es de agradecer. Y por si todo esto fuera poco, contaron esta vez con un rival que tuvo un arbitraje amigo, muy amigo, que llegó a desesperar hasta el mismo Xabi Prieto y, por supuesto, a la grada.

El partido, en una jugada

El gran mérito de la Real es que, pese a todo, tuvo rasmia como para empatar el encuentro con el gol de Kevin y estar a unos centrímetros incluso de ponerse por delante. Lo más difícil, remontar el 0-1 en plena superioridad del Madrid, estaba hecho. Y pudo adelantarse la Real, en una acción que cambió el partido, porque del 2-1 se pasó en segundos al 1-2, en la jugada más discutida del partido.

¿Fue falta a Llorente? Les voy a decir una cosa. Viendo el arbitraje de ayer, de lo que no tengo ninguna duda es de que si la acción es al revés, en ataque de la Real, el árbitro hubiera señalado falta al defensa. Pero... Pero no lo hizo y cuando los realistas todavía se lamentaban de no haberse adelantado en el marcador por centímetros, el balón ya estaba en la portería. Fue, sin duda, la jugada del partido y todo un mazazo.

Las notas del partido

Lo mejor.
La Real supo empatar y pudo adelantarse a pesar de la superioridad inicial del Real Madrid
Lo peor.
Esta vez el control del juego fue del contrario y tocó correr y sufrir en defensa
El dato.
¿Por qué los realistas vieron tarjetas amarillas por protestar y los del Madrid no?
La clave del partido.
Del posible 2-1 se pasó al 1-2 en la jugada más polémica del partido; el árbitro no pitó nada

Derrota indolora

Lo mejor para la Real es que se trata de una derrota indolora, en lo que a la clasificación se refiere. Los de Eusebio son terceros y mantienen su gran inicio liguero, aunque ya sé que perder contra el Madrid en Anoeta nunca nos gusta. Pero no hay que dar un solo paso atrás. La Real tiene un plan y, si ayer no pudo ponerlo en práctica, fue por el buen hacer de los hombres de Zidane, que presionaron mucho y bien y no les dejaron jugar.

Pero fue un partido, solo un partido ante uno de los mejores equipos, frente al que esta vez no se pudo hacer nada. Por eso, no queda sino levantarse y seguir como hasta ahora, porque esto va rápido y esperan otros dos partidos en una semana frente a los dos equipos de Valencia. La Real es tercera y debe defender su posición desde su juego, desde el fútbol que sabemos que tiene, porque lo estamos viendo cada semana. A pesar del encuentro de ayer, poco ha cambiado en el panorama realista. Que te gane el Madrid es algo que puede pasar. La idea de derrotarle y seguir en el liderato con el Barcelona era muy ilusionante, pero se fueron tres puntos, solo tres puntos y solo llevamos cuatro jornadas de Liga y una europea. Lo dicho. Levantarse y seguir. Y a Valencia recuperar ese juego que tanto nos gusta.

Más

Fotos

Vídeos