Real Sociedad

Otro paso adelante

Optimismo. Los jugadores realistas corren ayer en el z2. En la imagen, Kevin, Januzaj e Iñigo charlan durante el calentamiento. / PEDRO MARTÍNEZ
Optimismo. Los jugadores realistas corren ayer en el z2. En la imagen, Kevin, Januzaj e Iñigo charlan durante el calentamiento. / PEDRO MARTÍNEZ

La Real quiere afianzarse en la lucha por Europa a costa del colista Las Palmas en Anoeta (16.15 horas)

Axel Guerra
AXEL GUERRA

La Real Sociedad quiere dar otro paso adelante. Sumar una nueva victoria que afiance su trayectoria en una temporada en la que está respondiendo en las tres competiciones que está disputando. Después de certificar el jueves ante el Rosenborg el pase a los dieciseisavos de final de la Europa League, llega el turno de sumar una nueva muesca en la Liga.

Los realistas reciben al colista Las Palmas (16.15 horas), que ha perdido los últimos ocho encuentros de Liga y que buscará en Anoeta una victoria que les ayude a empezar a cambiar su dinámica. Con mucho que ganar y poco que perder por parte de los canarios, es un partido trampa para los de Eusebio que necesitan sacar adelante para recortar distancias con los dos equipos que tiene por encima en la tabla en la lucha por Europa, el Villarreal y el Sevilla, que le aventajan en tres y cuatro puntos respectivamente y que se enfrentan entre sí esta tarde en el Estadio de la Cerámica (18.30 horas).

Continuidad en Anoeta. El choque es el tercero de los nueve que los txuri-urdin van a afrontar hasta el 20 de diciembre, cuando se detenga la competición. Antes de jugar el primero de ellos hace nueve días contra el Girona, Eusebio reconoció que este último mes de competición «es muy importante» para ver a qué puede aspirar la Real y que «va a marcar mucho» el resto de la campaña. En los dos partidos anteriores de esta fase, los realistas dieron los primeros pasos hacia esa posición deseada tras empatar en Montilivi y vencer en Trondheim.

Ahora les restan siete partidos hasta fin de año en los que contarán con el factor favorable de jugar cinco de ellos en Anoeta -Las Palmas (Liga), Lleida (Copa), Málaga (Liga) Zenit (Europa League) y Sevilla (Liga)-, lo que provoca que buena parte de sus opciones de éxito en esta fase dependan del nivel que ofrezcan como locales. Además, tendrán que hacer frente a dos salidas complicadas como al Wanda Metropolitano para enfrentarse al Atlético de Madrid y a San Mamés para disputar el derbi ante el Athletic.

La Real en el último encuentro ante su afición logró una victoria convincente en el derbi contra el Eibar (3-1), tras una primera parte en la que desarboló al rival. Contra el Las Palmas tiene la oportunidad de dar continuidad al buen rendimiento que ofreció ante los armeros y hacerse fuertes en Anoeta, dejando definitivamente atrás el bache de resultados, más que de juego, que entre septiembre octubre provocó que se escaparan diez puntos del estadio donostiarra después de perder con el Real Madrid, el Valencia y empatar frente al Betis y el Espanyol.

Reponerse al cansancio. Derrotar al Las Palmas también supondría acabar con la tendencia que señala que la Real no ha ganado los partidos siguientes a los largos viajes que ha realizado cada vez que ha jugado a domicilio en la Europa League. Tras volver de San Petersburgo dispuso de poco más de dos días para recuperarse del esfuerzo y empató ante el Betis (4-4), mientras que a la vuelta del viaje a Skopje contó con un día más de descanso porque el partido ante el Espanyol se disputó en lunes (1-1). Ante los canarios, los de Eusebio van a contar con 64 horas desde que finalizó el choque ante el Rosenborg hasta que se inicie el del Las Palmas.

'Annus horribilis' del Las Palmas. A pesar de contar con una plantilla con jugadores de calidad, algunos de ellos internacionales como Jonathan Viera, Vitolo, Aquilani o Lemos, el equipo amarillo solo ha sumado dos victorias en todo el campeonato: en la tercera jornada ante el Málaga (1-3) y en la cuarta frente al Athletic (1-0). Desde entonces, todos los partidos los cuenta por derrotas. Solo ha vencido en Copa al Deportivo de La Coruña en Riazor (1-4). La mala racha de resultados se puede extender a todo 2017, puesto que desde enero los canarios solo han ganado cinco partidos de Liga y empatado tres de los 34 que han disputado.

Tras la marcha de Quique Setién al Betis, el entrenador del filial Manuel Márquez fue el elegido para dirigir al primer equipo. El entrenador canario dimitió tras perder ante el Sevilla (1-0) y el Leganés (0-2) y con el equipo fuera de los puestos de descenso. Le sustituyó en el cargo Pako Ayestaran.

El beasaindarra no ha podido reconducir la trayectoria de la nave canaria en las seis jornadas de Liga que se ha sentado en su banquillo. El balance de los partidos habla por sí solo: no ha sumado ningún punto, ha encajado veinte goles y ha marcado tres. Si no logra una victoria en Anoeta podría ser destituido, según apuntan los medios canarios.

El 4-1 del año pasado. Históricamente la estadística es favorable a los blanquiazules cada vez que han recibido la visita de los insulares. Lo han hecho en 37 ocasiones y en 27 de ellas la victoria correspondió a los donostiarras. La última, la temporada pasada cuando el equipo que dirigía Quique Setién llegó a Anoeta como una de las revelaciones de la Liga-era tercero con nueve puntos que había sumado en cuatro jornadas-, avalado por un juego atractivo y vertical. Además, la campaña anterior el Las Palmas había sido uno de los cocos de los txuri-urdin tras apear a los realistas en Copa y ganarles los dos partidos de Liga.

La Real, en cambio, se encontraba en una situación delicada con cuatro puntos y necesitaba ganar imperiosamente para mirar con más optimismo al futuro. Aquella tarde los realistas se regalaron un partidazo y desarbolaron a su rival. Fue la primera victoria de las cinco consecutivas que lograron en Anoeta entre septiembre y noviembre -Las Palmas, Betis, Alavés, Atlético de Madrid y Valencia -y que les catapultó en la clasificación. Marcaron Willian José (2), Vela y Zurutuza y el juego que desplegaron fue la reivindicación de todo el fútbol que los txuri-urdin llevaban dentro y que hasta ese momento no habían mostrado. En suma, la antesala de lo que hoy es la propuesta futbolística blanquiazul.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos